Trastornos que repercuten en el niño producidos por otras personas

Los primeros 8-10 años en la vida de un niño, son fundamentales.

 

Los MALOS TRATOS (Síndrome de Kempe) no son algo nuevo, pero a día de hoy es habitual que lleguen hasta nosotros noticial al respecto, debido al fenómeno de los medios de comunicación. Habitualmente se inician en el propio hogar y suelen ser los padres ó familiares cercanos los maltratantes. Los propios padres, en muchas ocasiones ya han sido maltratados en su infancia. Es común que mantengan un nivel cultural bajo y de pobreza, así como destaca en este tipo de casos un alto nivel de paro laboral. Es frecuente que los padres frecuenten algún trastorno de personalidad.

 

Características:

 

  • Niños no deseados.
  • Familias numerosas.
  • Aparición de malos tratos antes de los 3-4 años.
  • Separación precoz de la figura materna.
  • Niños llorones que crispan a los padres.

Sintomatología (maltrato psíquico):

 

  • No se ven las lesiones.
  • Privación de afecto.

Consecuencias:

 

  • Gran inseguridad.
  • Fobia social.
  • Muchas veces se termina en la droga.

En cuanto al MALTRATO FÍSICO, los padres a menudo intentan solaparlo diciendo que ha sido un accidente y, por lo general, los niños también.

 

Lesiones:

 

  • Lesiones óseas: fracturas y luxaciones.
  • Lesiones dérmicas: quemaduras…
  • Lesiones internas.

Es MALTRATO NO VISIBLE la privación de agua, comida, atención médica y demás atenciones necesarias para la subsistencia de un niño.  Hay obligación de denunciar malos tratos infantiles, para no incurrir en un delito de omisión del deber de socorro.

 

Características:

 

  • Retraso psicomotor.
  • Trastornos de conducta (aislamiento, temor).
  • Trastornos del sueño (enuresis, pesadillas, sonambulismo).
  • Lesiones en diferentes estadíos evolutivos.
  • Historia de múltiples ingresos hospitalarios.
  • Niños con claro rechazo hacia los padres, que cambian radicalmente para bien tras pocos días hospitalizados.

El ABUSO SEXUAL en la infancia deja graves secuelas, que en ocasiones no se recuperan nunca.

 

Criterios:

 

  • Edad de la víctima.
  • Edad del agresor.
  • Nivel de autoridad del agresor respecto al niño.
  • Contenido sociocultural alrededor del agresor.

¿Qué puede hacer pensar que existen abusos?

 

Prescolar:

-Pesadillas.

-Gran ansiedad.

-Ausencia de evolución.

 

Edad escolar:

-Problemas escolares claros.

 

Todas las edades:

-Conducta sexualizada (una serie de conocimientos sexuales superiores a los que corresponden por la edad).

-Masturbación precoz.

 

Hay que asegurarse de que el niño conozca muy bien el tema y siempre relate lo mismo.

 

Se considera la existencia de abuso sexual si el niño tiene menos de 13 años ó si se utiliza el engaño manifiesto entre 12 y 16 años.