Entre todas las crueldades…

Resultado de imagen de la tortura no es arte ni cultura

Hace treinta años habría sido impensable creer no solo en que podría haber un matrimonio entre personas del mismo sexo, sino que mis amigos homosexuales ( entonces no se decía gay) se lo pudiesen decir a sus padres. Hace treinta años, cuando yo fui por primera y única vez en mi vida a una corrida de toros, y salí de allí asqueada, no encontré a nadie, a nadie, que compartiera mi sentir. Ninguna asociación antitaurnina, ni antimaltrato animal.

Hace treinta años habría sido impensable que una manifestación antitaurina bloqueara las calles de Madrid. Hoy se ha hecho Hace poco un titular del periódico La Vanguardia al referirse a una entrevista conmigo decía que dentro de treinta años la gente que ahora vive en poliamor en la clandestinidad podrá decirlo en alto e incluso encontrar una figura legal para legitimar sus relaciones Estoy segura de que dentro de treinta años en España las corridas de toros serán solo un recuerdo.


Porque, entre todas las crueldades, la más repulsiva es la que tiene por fin la diversión.

 

“España se ha dado cuenta de que no podemos continuar a la cola de Europa en cuestión animal. Es un orgullo saber que la mayoría de nuestro país considera que la tauromaquia es maltrato a los animales y que es el momento de ponerle fin”, ha afirmado Silvia Barquero, presidenta de PACMA. Junto a ella, decenas de pancartas con lemas comoPeligrosa perversión, torturar por diversión; Vergüenza nacional, gozar con esta crueldad; y ¿Toreas por tradición? ¡Restaurad la Inquisición! “Un torero asesina por dinero”, han gritado también los congregados.

 

Hace treinta años habría sido impensable creer no solo en que podría haber un matrimonio entre personas del mismo sexo, sino que mis amigos homosexuales ( entonces no se decía gay) se lo pudiesen decir a sus padres. Hace treinta años, cuando yo fui por primera y única vez en mi vida a una corrida de toros, y salí de allí asqueada, no encontré a nadie, a nadie, que compartiera mi sentir. Ninguna asociación antitaurnina, ni antimaltrato animal. Hace treinta años habría sido impensable que una manifestación antitaurina bloqueara las calles de Madrid. Hoy se ha hecho Hace poco un titular del periódico La Vanguardia al referirse a una entrevista conmigo decía que dentro de treinta años la gente que ahora vive en poliamor en la clandestinidad podrá decirlo en alto e incluso encontrar una figura legal para legitimar sus relaciones Estoy segura de que dentro de treinta años en España las corridas de toros serán solo un recuerdo #antitaurinos #abolición #noalmaltrato #noalmaltratoanimal #toroslibres #adoptanocompres #amoranimal #vamosallámadrid #LasCorridasDeTorosEnLosCoñosDeLasVacas

A photo posted by @lucia_etxebarria_ on