Desconfía de la palabra “superación”

Una de las preguntas que hago en mis talleres literarios es: ¿Alguna vez has pensado en suicidarte? Evidentemente nadie está obligado a responder. Mucho menos en público. Pero lo hacen. Y sí, lo han pensado. Y sí, han diseñado planes. Y sí, han fantaseado con cuál sería el método más rápido y menos doloroso. Se trata de un tabú enorme, pero es una idea que a todos se nos ha pasado por la cabeza alguna vez. No existe nadie que no lo haya pensado. Muchas más personas de las que crees lo han intentado (yo entre ellas). Y muchos a nuestro alrededor lo consiguieron. Todos tenemos un familiar, un amigo, un conocido, que se suicidó.


De hecho, creo que una de las razones por la que la felicidad en una sociedad como la nuestra nos resulta tan esquiva y escurridiza es que mucha gente creemos que estamos por debajo de lo que somos porque se nos exige estar por encima de lo que somos. Por eso desconfío a veces tanto de la palabra “superación”.
Quieren que seamos Más. Quieren que seamos más delgados, o más fibrados, o más exitosos, o más prestigiosos, o que más seductores. Que follemos más, que seamos más guapos, más sociables, más ingeniosos, más productivos, o incluso más agresivos. 


Por eso, cuando llega cualquier fracaso, un fracaso amoroso o laboral que nos sitúa por debajo del estándar social, la sensación de vacío que nos invade es enorme. Creemos que no estamos a la altura de lo que se espera de nosotros. Pero las creencias son eso: creencias. No todo lo que uno cree es verdad.
De todas las ideas en las que puedes creer, la única verdaderamente importante deberías ser tú

 

Próximo taller : 17-18 noviembre en Madrid.
Si quieres información sobre programas, precio, sitio, escribeme a lostalleresdelucia@gmail.com