SOBRE EL BULLYING

Este texto lo escribí hace tiempo y se centra en el acoso escolar. Pero releyéndolo ahora, me doy cuenta de que las características del bullying coinciden con lo que le han estado haciendo estas semanas a Lucía Etxebarria. Desde el cómo se ha sentido, pasando por las características del acoso y acabando en la justificación que daban de “es que ella provoca”. Leedlo y comprobadlo

Bullying, seguramente habréis oído hablar de este término que proviene del inglés y que hace referencia al acoso escolar. Bien, en primer lugar, definamos bien qué entendemos por acoso escolar, ya que aunque sea una palabra cuyo uso en los últimos años se ha extendido y mucho, en ocasiones no se usa con el significado adecuado. ¿Si dos niños se pelean en el colegio es bullying? La respuesta es no, ya que no cumple las características que definen a este. Entonces ¿qué es el acoso escolar? Lo que diferencia al acoso escolar en comparación con otros tipos de violencia escolar es que este es un subtipo de violencia escolar (se produce en el entorno escolar) que tiene que reunir unas características concretas que son:

– La repetición, es decir, el niño es atacado de manera sistemática.

– El desequilibrio de poderes entre víctima y agresor, esto es, no son dos iguales, sino que existen entre ellos diferencias de poder en el grupo, edad, etc.

–  Suele darse dentro del grupo a diferencia de otros tipos de violencia en los que la agresión se realiza a escondidas, ya que el acoso escolar se produce cuando hay gente que actúa de testigo, quienes tienen un papel muy importante en que este acoso continúe o no.

Como definición podríamos decir que el acoso escolar se trata de actos repetitivos sobre una persona que no puede defenderse y que se realizan delante del grupo. Estos actos, que recordemos que no deben ser puntuales sino repetidos (para que se denomine bullying), incluyen tanto violencia física, como amenazas, poner motes, excluir del grupo o contar rumores con el objetivo de que los demás niños no se relacionen con él.

Pero ¿realmente se produce el bullying? Aunque la percepción que podamos tener sea que no es algo que no ocurre con asiduidad, e incluso a veces se le quita la importancia que tiene, lo cierto es que las investigaciones en España (Centro Reina Sofía) han dado cifras que no podemos pasar por alto y que nos tienen que hacer pensar en qué está pasando. Aquí van:

– El 75% de los escolares reconoce haber sido testigo de violencia en su centro escolar.

– El 14,5% reconoce ser víctima de violencia escolar (6 de cada 10 víctimas son chicos entre 12 y 13 años).

– El 2,5% de los alumnos se considera víctima de acoso escolar (7 de cada 10 víctimas son chicas).

– El 7,6% se autoidentificaron como agresores de sus compañeros (8 de cada 10 agresores son chicos).

¿Qué ocurre ¿Qué está ocurriendo para que el 75% de alumnos haya presenciado violencia en la escuela? Y lo peor, ¿qué mueve a los niños a ser acosadores de otros? ¿Qué sienten los que son víctimas de esta situación?

Y yo, como padre o madre, ¿cómo puedo saber si mi hijo está viviendo una situación así? Es difícil, dado que aunque ocurra en el colegio, hecho que hace pensar que los niños estarán vigilados y que en seguida los profesores se darán cuenta, no siempre es así, dado que tened en cuenta que esto no ocurre en presencia de profesores, aunque sí en presencia del grupo.

Hace poco vi la película Cobardes, la cual recomiendo para poder conocer desde entro la situación del bullying, y sobre todo porque viéndola se pueden reconocer los indicadores de este, para que podamos saber si nos encontramos ante una situación así. Algunos de estos indicadores que nos pueden hacer saber que un niño está sufriendo acoso escolar son el encontrar a un niño solo y apartado, que se muestra inseguro, triste, deprimido, con ansiedad o dificultad para hablar delante de los demás, así como un deterioro gradual de su trabajo escolar.

También hemos de estar atentos de si tienen heridas que no explican con claridad cómo se las han hecho o si vemos con nuestros ojos que son objeto de burlas, que le ponen motes o les ridiculizan constantemente o que les quita cosas. Pero sobre todo su actitud, su comportamiento, estar atentos a posibles cambios y estar dispuestos a escucharles y a darles la confianza suficiente para que nos cuenten lo que les pasa. Es realmente difícil, y como vemos en esta película, si el colegio o la familia no está atento e interpreta mal las señales se puede estar entendiendo al revés, es decir, el alumno que está acosando puede parecer la víctima porque a veces el alumno al que se le acosa puede reaccionar mal y de manera violenta (imaginad a alguien todo el día metiéndose con vosotros, todo el día intentando aislarte, puede llegar a cansar y cada niño reacciona de una manera). La clave es estar atentos e interpretar de manera adecuada las señales.

¿Qué podemos hacer ante esto? En primer lugar hay que destacar la importancia de la prevención, es por eso que son importantes los factores de riesgo familiares, ya que la falta de cariño, la disciplina inconsecuente y el castigo físico aparecen como factores de riesgo para la aparición de actitudes violentas.

También es importante el trabajo en el colegio de la resolución de conflictos de forma pacífica, así como darle medios a los alumnos para que todos ellos puedan informar de si se está produciendo un caso de acoso, puesto que muchas veces los alumnos son testigos en silencio, ya sea por miedo de que la tomen con ellos o porque si se lo hacen a otros ellos se libran, lo cierto es que muchas veces nadie dice nada y entre todos agravan la situación.

Algo que sorprende pero que suele darse en este a parte de en otros tipos de violencia es el locus de control externo. ¿Qué es esto? Esa expresión se refiere a que cuando alguien agrede o acosa a otra persona, lo hace porque en realidad cree que la otra persona le está provocando y así justifica su acción. Pero no es algo consciente, sino que realmente cree que él está respondiendo a una provocación y que la culpa la tiene la persona que le provoca. Achacar la culpa de sus acciones a los demás les permite, en su forma de ver las cosas, reaccionar ante esto de manera violenta.

Y no me quiero ir sin recomendaros un libro juvenil, aunque también sirve para adultos, tanto padres como docentes, para conocer distintos puntos de vista del acoso escolar, desde lo que sienten las distintas partes. Se trata de 21 relatos contra el acoso escolar de SM, en el que participan escritores como Lorenzo Silva o Espido Freire. Realmente creo que sirve para conocer más sobre este tema, profundizar en él, concienciarse de que supone un peligro para los niños y que debemos contribuir todos a que sepan solucionar sus conflictos de otra manera. Y que si nos damos cuenta de que existe una situación de bullying, sepamos cómo actuar, sepamos proteger a la víctima y también tratar con el agresor para ayudarle a ver lo que está haciendo, definir los comportamientos que no se toleran, así como hacerle ponerse en el lugar del otro niño.

En esta guía del programa Orientados podemos encontrar pasos más concretos de actuación http://www.cefe.gva.es/orientados/profesorado/descargas/Que%20hacer%20ante%20el%20bullying.pdf

Porque pensad en vuestra infancia, en si alguna vez vivisteis vosotros mismos algo así, o más probablemente en si visteis cómo acosaban a otro niño. Pensad en cómo se podían sentir, y decidme si luego es normal que haya personas que digan “eso es cosa de niños, son peleas de niños”. Porque no es lo mismo una pelea entre dos niños que lo solucionan y luego vuelven a ser amigos, que te peguen, insulten, ridiculicen, extiendan rumores sobre ti, no jueguen contigo y te aíslen, día tras día. Y como no es lo mismo a cada problema se le da la solución que requiere.

Por Rocío Crespo

 

 

13 comments for “SOBRE EL BULLYING

  1. Carola
    27 julio, 2013 at 11:07

    Otra cosa ,la Unica acosadora eres tú haces maltrato sipcologico a todos los que te rodean incluidos tus perros ,

    • Maria
      29 julio, 2013 at 08:38

      Nena, te haces de un cansino que no hay quien te aguante ya… Si no te gusta Lucía, no leas sus publicaciones. Estoy harta de leer tus comentarios, que para mi gusto, ya rozan el acoso. Y mira a ver si te compras unos cuadernillos rubio, que por lo visto te hacen mucha falta.

    • Lola
      29 julio, 2013 at 15:35

      Carola. No haces una sola crítica constructiva ni coherente. Es más…lo tuyo no son críticas sino ataques sin fundamentos ni razones. Imagino que debes sentirte muy importante frente a un teclado que obedece a tus dedos y a tus faltas de ortografía sin pudor. En la RAE , las personas como tú están definidas y tienen un nombre. Das mucha pena.

  2. ECP
    27 julio, 2013 at 12:08

    En ese mundo tan raro, de repente veo que estás tú con unas camisetas en favor de la sanidad y la educación pública. Lo que realmente importa, pero parece que hay gente que le da igual. A mí no me da igual. Esos programas están concebidos para desviar a la gente de lo verdaderamente importante. Todavía tuvieron la desfachatez de mofarse de los mensajes de las camisetas, o de que siempre llevabas la misma camiseta. Personalmente, me dio malestar verte sufrir y no te conozco personalmente. ¿Cómo puede ser que gente que te rodeaba mostrara tan escasa empatía?

  3. 27 julio, 2013 at 14:11

    En todo linchamiento los roles son claros:

    La victima.
    No importa cuanto ni que tan alto proclame su inociencia que no solo la van a colgar, sino que afirmarán que ella es la culpable y todos los demás las victimas.

    Los autores.
    Cuantos mas mejor, cuanto mas cruel sea el linchamiento, mas argumentos irracionales usarán para justificarse y mas se reafirmarán que ellos son las victimas y no al revés.

    Los inductores.
    Que explicarán en petit comité, en tercera persona, (como que la cosa nunca fué con ellos) que los autores se vieron obligados a linchar a la víctima, porque está fué culpable de haberselo buscado.

    y por último…

    Los espectadores: Que presencian el linchamiento sin hacer o decir nada para impedirlo.

    Yo tengo muy claro cual ha sido el rol de Lucia en esta película. Tengo muy claro, que mas allá de los concursantes, el resto de “personas” que comen de Telecirco, se han unido a los autores.

    Es por eso, Lucia que no importa que tu verdad sea demostrable porque no quieren que nadie les demuestre su verdad. Lo que quieren es un linchamiento, ya tienen una víctima, desgraciadamente “los inductores” que ya han tirado la piedra y escondido la mano, van a seguir comentando en tercera persona, sacando partido del linchamiento y reavivcando las ascuas cada vez que parezca que se van apagando…

    Y el linchamiento va a continuar para largo, porque en Telecirco, triturar personas “HACE CAJA” que es de lo que viven.

    • valentin
      28 julio, 2013 at 13:17

      Totalmente de acuerdo.:)

    • Lola
      29 julio, 2013 at 15:40

      Perfectamente explicado. Añado que nunca hubiera visto ese programa sin el aliciente de ver a Lucía. Reconozco mi inocencia e ignorancia: “pensar que por una vez telecirco daría un poco de cultura y participantes con algo inteligente que decir!”… Al leerte me he avergonzado de mí misma por haber sido tan ilusa!!!

  4. Carmen
    27 julio, 2013 at 17:29

    Estimada Lucía, En mi humilde opinión te has vendido, como una persona que vende su cuerpo, tu has vendido tu intimidad, lo que me parece muy licito, cada uno puede vender lo que quiera. PERO NO TE PUEDES QUEJAR YA QUE HAS COBRADO (Y MUCHO). Es como si alguna persona acepte cobrar dinero por vender su cuerpo y después de cobrar se quejase de lo víctima que ha sido. DEVUELVE EL DINERO Ó DÓNALO, y luego si quieres te quejas.

  5. nekane
    27 julio, 2013 at 17:56

    … qué bien te auto proteges!, que chulada de amigos tienes!? jó!, ay Lucía que pena das, qué vergüenza y como de bien has enseñado y enseñas quien eres!, cuando se va por dinero como has ido tú, por lo menos se tiene picardía y continúa uno actuando y no enseña lo vergonzante de sus vergüenzas!, más que tú sabes que tu físico no acompaña nada para exhibirte en tv reality sow ante las masas que ven esos programas, tú solita te has metido en la boca de dragón, serás tonta! y todavía no te callas no lo entiendes y gritas a los cuatro vientos: hubiera podido ganar!… ay, pobre y consentida niña rica!

  6. alba
    27 julio, 2013 at 19:00

    Y yo que imagine que salir de ese infierno donde no querias estar te iba a dar un subidon disfrutando como nunca de tu libertad de tus seres queridos de tu dormitorio tu biblioteca tu musica y sin embargo…sales y sigues dentro, ahi, dandole vueltas al tarro intentando justificarte, magnificando…horror, el realiti te persigue!

  7. Rociosinacento
    27 julio, 2013 at 23:42

    Menuda verguenza ajena me da leer estos comentarios.

    Pues yo apoyo a Lucia y creo firmemente que telecinco es un canal especialista en tritutar carne. La trituradora lo tenian que llamar. En los realities ya sabemos como funciona: ponen perfiles muy diferentes a convivir juntos, a la espera de que surja el conflicto, se formen grupos y haya “movida”, que es lo que da audiencia. Audiencia=dinero. Clin-clin!!!
    Lo que me parece injustificable es el acoso hacia una persona que no tiene por que explicar los motivos por los que no quiso seguir aguantando a personajes que disfrutaban machacandola. Los que no lo hicieron desde el inicio, lo hicieron despues por temor a quedarse fuera del grupo. Deleznable.

    Animo Lucia y con su pan se lo coman, ni te hace falta este circo ni creo que vuelvas a acercarte a el, ni a tocarlo con un palo de 10 metros. Si no querian que abandonaras, era porque no querian quedarse sin su espectaculo diario. El unico con un poco de dignidad fue el sargento. Y podia haber hecho un poco mas, se quedo bastante corto.

    Lo dicho. Animos y deja que ladren. Que no te importe.

  8. Mijita
    29 julio, 2013 at 19:43

    Me vais a perdonar, igual vivo en una realidad paralela pero yo no he visto ningún acoso y me parece vergonzoso y repugnante q se utilice esa palabra tan a la ligera cuando hay mucha gente q sufre mucho y encima no cobra un duro por cada lagrima q le cae, flaco favor hacéis a vuestra amiga, admirada o lo q sea de cada uno de vosotros dándole la razón como a los tontos…. A veces la verdad duele y los algodones tienen q desaparecer y ti, Lucía, los algodones se te cayeron del tirón cuando desapatecieron tus protectores q te pintan la realidad q quieres ver, no la que realmente vives.

  9. Laetitia
    1 agosto, 2013 at 17:40

    A Carmen:
    NO estoy de acuerdo con lo que dices “DEVUELVE EL DINERO Ó DÓNALO, y luego si quieres te quejas.”
    Que aceptes dinero por ir a un reality no quiere decir que no te puedas quejar si te han estado acosando o tratándote mal.
    Míralo así, si a ti en tu trabajo te estuviesen jodiendo viva y tratándote mal piensas que debes aceptarlo porque cobras un sueldo todos los meses.
    Que quieras ir a un concurso, reality o cualquier cosa de mierda de estas (a mi no me gusta) por ganar pasta NO quiere decir que por cobrar tengas que permitir que te falten el respeto. Y por desgracia este tipo de programas es lo que fomentan, y las personas que lo ven y también fomentan que cada vez sea mas admitida la falta de respeto. ESO NUNCA

Comments are closed.