SÉPTIMO

SEPTIMO2

Sebastián (Ricardo Darín) y Delia (Belén Rueda) se acaban de separar, debido a las infidelidades del primero con Marcela, mejor amiga de Delia. Cada mañana, Sebastián acude a casa de su ex mujer para llevar a los niños al colegio antes de acudir a sus quehaceres como abogado de mafiosos.

Luna y Luca tienen la costumbre de bajar las escaleras corriendo, desde el séptimo piso en el que viven hasta el portal, mientras su padre compite con ellos en el ascensor. Delia siempre les advierte que no le gusta ese juego porque teme que se caigan, pero Sebastián siempre se lo acaba permitiendo.

Una mañana, los niños no llegan al portal.

Ricardo Darín está inmenso en el personaje de Sebastián, un hombre con mil cosas en la cabeza dispuesto a cualquier cosa por recuperar a sus hijos. Belén Rueda no me gusta tanto como otras veces.

A lo largo de la película, hay un momento en el que tengo claro quién ha secuestrado a los niños, aunque pronto cambio de idea considerando que pudo haber sido cualquiera. Bien es cierto que tanto los contrarios en el juicio que ese día tiene Sebastián, el portero del edificio, el comisario Rosales, la ex niñera obsesionada con los niños, el vecino antisocial o los mismos padres podrían ser perfectamente los autores del secuestro. Y, pese a ello, el espectador termina por desechar esas sospechas.

SPOILER

Nadie se espera que el móvil del secuestro, lejos del dinero o de una venganza, sea una pugna paterna para quitarle los hijos al ex marido infiel y poder regresar junto a ellos desde Buenos Aires a Madrid. A Delia poco le importa que Sebastián pueda quedarse sin trabajo, expuesto a venganzas por la forma en que consigue el dinero o con una deuda que deprima aún más su situación económica.

Herida por la infidelidad, se cree con la autoridad suficiente para hacérselo pagar eliminándolo de las vidas de sus hijos. La historia actúa como espejo de muchos conflictos entre ex parejas, en los que siempre salen perdiendo los niños, mezclando el papel de antigua pareja con el de padres.

septimo

Se trata de una película diferente y entretenida, aunque reconozco que eché de menos tener el corazón en la boca en algún momento. La intriga se sobrelleva y no llega a ser angustiosa, o al menos no de la forma en que se esperaría.

Eso sí, esta coproducción hispanoargentina nos da un bonito paseo por la ciudad de Buenos Aires, que nunca viene mal.

1 comment for “SÉPTIMO

  1. nekane
    13 noviembre, 2013 at 17:34

    se agradecen vuestras opiniones, gracias!

Comments are closed.