Rico y Drogadicto: Robin Williams y Philip Seymour Hoffman

 

 

 

 

Desde que se hizo público su consumo de cocaína y alcoholRobin Williams luchó incansablemente durante décadas contra sus adicciones.

El pasado 1 de julio, reingresó por enésima vez a un centro de rehabilitación para dar la pelea nuevamente. Sin embargo, su publicista se encargó de explicar a la prensa que se trató de una medida preventiva y no de una recaída.

El actor pasó «varias semanas» en el centro bajo medidas cautelares.

El propio Williams explicó  que había pasado 20 años limpio

Sin embargo, el 2006 volvió a recaer y debió internase para controlar la situación que afectó tanto a su familia como a su carrera.

Este lunes, Robin Williams fue encontrado muerto en su casa en California.

 

A Williams,  durante años, se le tenía por un actor «feo» y por tanto encasillable en papeles cómicos durante años.  De hecho se quejaba bastante de ello. Solía decir que era muy duro que le tomasen siempre por alguien cómico cuando en realidad él era bastante depresivo y serio. Tampoco es que viniera de una familia muy feliz que digamos. No hablaba del tema en entrevista ninguna, pero de vez en cuando se refería a una triste infancia en un pequeño pueblo de Estados Unidos en el que según él no había nada que hacer.

La madre de Robin era una modelo y el padre un ejecutivo de la general Motors que nunca estaba en casa. A Williams le acosaron en el colegio porque estaba gordito, nunca se olvidaba de aquello

» Vivía en el culo del mundo, me sentía mal y pensé : Pues bebo. Porque me sentía solo y asustado. Y beber te hacía sentir cálido y seguro. Pero luego se convierte en un problema y te aísla todavía más»

 

Cuando leí la noticia me acordé de un  tuit a propósito de Philip Seymour Hoffman

«quien lo tiene todo y muere a los 46 por drogarse es un imbécil»

En primer lugar, quiero aclarar que la drogodependencia es una enfermedad, no es una cuestión de ser listo o tonto.

La drogodependencia es una enfermedad incluida dentro de los trastornos mentales. El DSM-IV-TR (2002) : El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

Pensar que el drogodependiente lo es porque quiere es como pensar que el yonki siempre está esquelético.  Philip Seymour Hoffman era gordo, muy gordo, y luchaba con sus problemas de adicción desde la adolescencia. De hecho, la primera vez que ingresó en una clínica de desintoxicación fue a los 22 años. La última, en julio del 2013.

De paso derribamos el mito del  yonki paupérrimo y tirado. Philip era rico, no solo por su trabajo, sino también por origen, ya que procedía de una familia bien y WASP de toda la vida.

Ayer falleció Robin Williams, otro yonki rico

 

Actualmente el perfil de las personas drogodependientes ha cambiado. Se introduce una amplia gama de perfiles (amas de casa o empleados enganchados a ansiolícos, por ejemplo) y se intensifica el tanto por ciento de personas politoxicómanas.

La sociedad española  coloca el problema de las drogas, por debajo de cuestiones como el terrorismo, vivienda, desempleo, economía, inmigración, delicuencia..  ya que se percibe como algo lejano y marginal, que corresponde a pueblos chabolistas. Sin embargo,  drogadicción la hay en todas partes.

Y es que la drogodependencia, ya lo he dicho,  es una enfermedad. Lo dice la OMS y así lo demuestran estudios médicos en los que se ven deterioros en el córtex  en  aquellas personas que sufren cualquier tipo de adiccion. Por este motivo, muchos profesionales identifican la drogodependencia como una enfermedad crónica como la diabetes. Una enfermedad que requiere una intervención y tratamiento a largo plazo o de por vida, en la mayoría de casos.

Se trata de una dependencia psíquica, porque la persona siente una imperiosa necesidad de tomar droga o, en caso contrario, un desplome emocional cuando no la ingiere y una dependencia física producida por los terribles síntomas de abstinencia al no ingerirla.

Esta enfermedad se caracteriza por su cronicidad y gravedad. Son habituales las recaídas,y la sustitución de una sustancia por otra o la negación del problema, sobre todo en sustancias socialmente más admitidas como alcohol.

Las razones de la drogodependencia estriban  en una mezcla de factores neurológicos ( hay gente más proclive a la adicción porque tiene más receptores dopaminosinérgicos…) psicológicos y ambientales, pero no se engancha el tonto o el estúpido.  La inteligencia poco tiene que ver. Se engancha gente muy inteligente y se enganchan perfectos idiotas. Pero nunca habréis visto a un síndrome de Down enganchado ¿no? No estoy llamando a los Down poco inteligentes, porque algunos sí lo son. Pero si el silogismo es que » solo se enganchan los tontos» y se supone que el nivel de inteligencia de los Down está por debajo de la media ( no siempre, ojo),  concluiríamos en el » los Down se enganchan»

Sí, existen  personalidades predispuestas  mental o genéticamente a la adicción. 
Sí,  la drogodependencia es una enfermedad y las consecuencias del consumo provocan una discapacidad  (enfermedades psíquicas, minusvalías físicas, enfermedades de transmisión..) ¿por qué no se perciben a estas personas como enfermos? ¿Y por qué cuesta que la sociedad los trate como tales?
Por lo demás no creo que  Philip Seymour Hoffman  o Robin Williams lo tuvierna todo.

Empecemos porque Seymour Hoffman tuvo una infancia muy disfuncional… Bueno, no muy disfuncional. Dejemoslo en no muy feliz. Su familia se opuso a que fuera actor y nunca tuvo buenas relaciones con ellos.

Porque era un actor gordo en un medio en el que ser gordo es casi peor que ser pederasta. Y de hecho, fue su físico, poco de acuerdo con los cánones, el que le condenó a ser » el mejor ACTOR SECUNDARIO de su generación» en lugar de  SER  » el mejor ACTOR  de su generación»  sin más.

Porque  acababa de romper con su novia, la diseñadora Mimi O´Donnell, con la que tenía tres hijos.

 


En fin, el dinero no lo es todo, y puede no ser nada. Creo que al pobre PSH le faltaba lo más importante en la vida: autoestima y amor

 

7 comments for “Rico y Drogadicto: Robin Williams y Philip Seymour Hoffman

  1. E.
    4 febrero, 2014 at 15:10

    La drogodependencia no es una enfermedad aunque lo diga la OMS. En los casos normales nadie te provee de la droga, la buscas tú y todo el mundo sabe que es mala y puede matar. Hoy en día nadie puede alegar desinformación y todos sabemos a lo que atenernos. Las consecuencias son las que son.

    • Silvia
      6 febrero, 2014 at 14:23

      Seguramente tu te has tomado una cerveza o una copa de vino alguna vez, no? Y eres alcoholico? Seguramente no, has tenido suerte. Piensa ahora si es o no es una enfermedad.

    • uli
      6 febrero, 2014 at 21:23

      no te enteras de nada

    • Luis Moreno
      6 febrero, 2014 at 23:22

      Estás en un error. La adicción es una enfermedad grave, con riesgo de muerte. Lo dice la OMS y lo decimos todos los que la conocemos.
      Es la única enfermedad grave, en la que no te mueres si sigues el tratamiento adecuado.

  2. Esther
    4 febrero, 2014 at 20:28

    Hola Lucia,me gusta leerte me pareces una persona muy coherente y me gusta como escribes, no miras solo la puerta sino que la abres y vas mas adentro.
    Gracias por ampliar mi visión

  3. uli
    6 febrero, 2014 at 20:32

    Gracias por escribir, Lucía….He conocido casos parecidos a este, amigos míos, muy listos y de alto nivel económico, morir…morir después de todo: Ayuda, familia, amigos…es complicado….aunque es cierto que con medios hay más posibilidades de salir. Pero nadie sabe lo que sufre alguien en el pozo de la adicción si no ha estado dentro….porque de ahí nunca se sale del todo….y sólo caemos los que realmente amamos la vida…Un abrazo

Comments are closed.