SALA DE ESPERA

1240241_629414500425899_345887062_n

Por David Hernández

Amparo, Lana, Socorro y Clara se encuentran en una sala de espera. No sabemos si están en el médico, en una peluquería, en el metro… Sin conocerse de nada, comienzan a hablar de su vida. Poco a poco, van a desnudar sus sentimientos para mostrarse como son. Sus traumas les impiden disfrutar del presente y caminar hacia delante. Están muertas en vida.

Cada una de esas cuatro mujeres representa a un tipo diferente. Está la que solamente mira al pasado, viviendo en el recuerdo, sin ser capaz de echar la vista hacia delante. También está la mujer que sólo mira al futuro y no vive el presente. Después, la que mira hacia los lados, buscando la mirada de la gente, viviendo de su imagen. Por último, la que no mira a ninguna parte, la que se va dando golpes continuamente.

La obra es un homenaje a Carlos Rico. Un montaje formado por algunos monólogos del autor. Una obra que, pese al dramatismo que vive cada una de estas mujeres, tiene una buena dosis de ironía que lleva al público al romper en grandes carcajadas. Una tragicomedia con muy buenas dosis de humor.

Cuatro maravillosas actrices, dirigidas por Alejandra Nogales, dan vida a estas cuatro mujeres. Gloria Escudero interpreta al personaje más divertido de la obra. Una mujer de poca cultura, pero de mundo. Esperaba vivir su sueño en Madrid y, sin embargo, terminó en la calle Desengaño y en la Casa de Campo. A pesar de todo, ella no mira al pasado, sino a los lados, necesita que la miren. Se cree elegante, pero es lo que denominaríamos una choni. No hace una caricatura exagerada, que suele ser lo habitual en las actrices mediocres a las que ponen a protagonizar series televisivas de éxito. Su interpretación es totalmente creíble, atrapando al espectador y convirtiendo al personaje en uno de los favoritos de la obra.
1184956_629409690426380_355609122_nMay Melero, tan gaditana, es quizá el personaje que más hace reír al público. Esta maravillosa actriz nos muestra un personaje muy simpático y divertido. Ella sufre porque se está quedando calva. El médico le dice que su alopecia se debe a los nervios, que tiene que relajarse. Pero es imposible porque se le cae el pelo y eso le lleva a angustiarse más. Se ve obligada a ir con peluca. Una peluca que, desde muy lejos, se ve que es artificial.
Mar Serrano nos atrapa con su fuerza, con mucho ímpetu. Su interpretación nos hace pensar que el papel que interpreta es uno de los que más sufre, recordándonos a personajes lorquianos.
Carolina Olmedo se mete en la piel de una periodista que está harta de la vida que lleva y es que, a pesar de la basura a la que se ha visto obligada a realizar en radio, también tiene estómago y, como todo el mundo, tiene que comer. Con mucha gracia, la actriz hace una ligera crítica al mundo de los medios de comunicación y a la situación que viven periodistas y actores.

1175253_739498192750862_539550371_n

‘Sala de espera’ no sólo ayuda a evadirse de los problemas, también consigue que nos riamos de ellos. Porque, al fin y al cabo, la vida son dos días y hay que conseguir disfrutar del presente, dejando de mirar hacia atrás, solamente hacia delante, hacia los lados o hacia ningún sitio. Ellas, las protagonistas, también van a conseguirlo.

Twitter: @_davidhernandez

 La compañía teatral Alejarlos ha representado ‘Sala de espera’ con éxito durante todo el mes de marzo en la Sala Trovador. C/ San José, 3. Madrid. (Metro: Antón Martín)