Romper Las Reglas

La moda para hombre ha estado siempre marcada por muchas reglas. Yo soy más de no seguirlas.

 

Trabajé durante tres meses en una tienda de caballero, una zapatería de estilo clásico inglés que se está lanzando ahora al mundo de la ropa (con más o menos buen ojo, que no seré yo el que haga públicas sus opiniones, que luego dicen que soy un resentido).  El caso es que en estos meses me he dado cuenta de dos cosas.  Una: no le des una tienda de ropa/calzado a alguien que no tiene ni idea de trabajar en una tienda y dos: lo mío es la moda de mujer.  De hecho, perdí mi trabajo en esa tienda.

 

 

Y es que, yo, en cuestiones de moda masculina, soy tan básico como el vaquero pitillo, la camiseta blanca y las botas militares.  Ahora, por fin, sé diferenciar entre un zapato oxford y un derby (toda la vida confundiéndolos).  También sé que la forma correcta de hablar de las borlitas esas en los zapatos es llamarlos “tassel”. Y, que en contra de lo predicho por mí mismo cuando empecé a trabajar aquí, ahora sé hacer un nudo de pajarita.  Claro que yo no me considero ningún dandy, ni creo que el estilo señorito de alcurnia inglés sea el que más me conviene, más que nada porque uno aunque no es demasiado osado, tampoco tiene ganas de ir vestido como algunos de los hombres que vi pasar por la tienda en cuestión… A mí que me den mis pitillos, mis camisas de cuadros y mis gafas de pasta.  Lo que mas echaba de menos era mi barba de tres días y mi tupé ligeramente inclinado hacia el lado derecho.

 

Si algo he aprendido en estos años en cuanto a moda, es que las reglas están para romperlas.  Algunos son ( o van de) revolucionarios y se plantan una falda negra para llamar la atención en el desfile de su santo, otros simplemente nos plantamos unos pantalones excesivamente empitillados de color amarillo fosforito con un camisa de vestir y una pajarita (de las de corchete, no os creáis).  A mí, cuantas más reglas me dan, más ganas me da de mandarlo todo a la mierda y ponerme lo que me da la gana.  

 

 

Yo puestos a elegir, siempre preferiré un pantalón con el culo medio caído (sí, soy de esos cuasi-treintañeros que llevan el tiro del pantalón muy bajo siempre enseñando sus bonitos underwear; soy de esos que se quedó en los primeros 2000 americanos) y una camiseta, con botas

 

Lo bueno es que yo sólo llevaba traje en la tienda, y es uno estrechito del Zara que me queda bien bonito, y juro (por ahora, ya que nunca se sabe, con eso de que yo tiendo a tener que comerme muy mucho mis palabras) que no me veréis nunca con unas slippers.  Ni vivo en Downton Abbey, ni soy un Lord inglés.  En mi vida, el único Lord es mi perro.

 

twitter: @mikeyfdez

http://mikeyfblog.blogspot.com

[Las imágenes vienen del Sartorio.]