Resistencia cultural

Candela Peña

Por David Hernández

Los Premios Goya 2013 han recuperado las reivindicaciones de hace 10 años con el ‘NO a la Guerra’. Ahora, ante los intentos del ministro Wert de acabar con el cine por venganza, los trabajadores del séptimo arte han aprovechado la gala anual para alzar la voz y demostrar que, pese a los ataques con los que el Gobierno pretende hundirles, tienen un micrófono para alzar la voz y, aunque cada vez sean más escasos, siguen teniendo algunos medios para crear cultura y difundirla.

El IVA del 21% ha sacudido fuertemente al cine. Por ello, junto con la retirada de subvenciones, se ha visto gravemente perjudicado. El número de producciones se ha reducido drásticamente y la taquilla, debido al empobrecimiento de la ciudadanía, también se ha visto afectada.  Esto ha llevado a todos los trabajadores de las artes cinematográficas a vengarse del Gobierno defendiendo la cultura y criticando todos los recortes en el que parecen considerar su propio canal de televisión.

Además de defender los derechos a la educación, a la cultura y a la libertad de expresión, los trabajadores del cine aprovecharon la entrega de los Premios Goya para reivindicar otros derechos constitucionales como la Sanidad pública. Así lo hizo Candela Peña al recoger el galardón a la mejor actriz de reparto. “He visto a mi padre morir en un hospital público donde no había ni mantas para taparlo”, confesó la intérprete. Maribel Verdú también quiso defender los derechos de los ciudadanos al dedicar su premio a mejor actriz. “Va por los que perdieron sus casas, sus esperanzas, incluso su vida. Por quienes han perdido su futuro por culpa de un sistema que permite que los ricos roben a los pobres”, señaló.

La gala fue todo un ejemplo de resistencia a las imposiciones y los ataques de quienes quieren destruir la cultura para dirigir una sociedad inculta para continuar manipulándola. Aquí, los únicos titiriteros son los dirigentes de un Gobierno que quiere convertir a los ciudadanos en simples marionetas. Ante las imposiciones, la solución es la RESISTENCIA CULTURAL.

Twitter: @_davidhernandez