Putas y clientes

por Andrea Menéndez Faya

 

 

En España, lo sabemos, nadie va de putas. Todos los hombres que visitan un puticlub dicen que ellos van por ver lo que hay, pero que no suben. Obviamente, es falso, pero el hombre que reconoce ser un putero es, inmediatamente un Torrente. Por ello, la mayoría se escuda en la curiosidad y no reconoce que, efectivamente, va de putas.

 

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) el 39% de los españoles de entre 18 y 48 años reconoce haber recurrido a la prostitución en alguna etapa de su vida. En un estudio de 2008, 1 de cada 4 españoles admitió haberlo hecho, de ellos el 6% lo habían hecho durante ese mismo año. En 2009 se ratificaron esos datos, y se añadió que un 5,3% de los hombres encuestados habían pagado por tener su primera relación sexual con una prostituta.

p1

¿Qué tipo de hombre es un cliente de prostitución? Cualquiera.

 

Desterrad de vuestra mente la imagen del putero gordo, sudoroso, calvo y facha. Pensad en un tipo normal, joven, guapo o no. Ese hombre puede estar en un momento de su vida en el que se sienta solo, o en el que se sienta caliente. Puede tener dinero en su cartera y estar harto de ligar en un bar. Pasa por delante de un club de carretera, o de una prostituta que espera en la calle y, en una décima de segundo, decide usar sus servicios. No es un crimen. De hecho, en nuestra moral a la que se criminaliza es a la chica, nunca al cliente. ¿Por desconocimiento? Tal vez.

Nuestra cabeza funciona de una manera muy simple, la puta siempre es la mala. El cliente es el tonto que pica. La visión capitalista sería mucho más sencilla: si no hubiese demanda, no tendría sentido la oferta.

 

Conozco a muchos clientes que niegan serlo, conozco pocos casos de los que lo admiten. Os puedo hablar de un chaval que conozco desde pequeña, muy buena persona, pero muy feo. Tiene amigas a patadas pero nadie ha querido jamás acostarse con él. Acabó contratando los servicios de una prostituta por teléfono, perdió su virginidad, y años después va una o dos veces al mes a un burdel. El sexo es vida, no nos olvidemos. Una salud sexual activa reporta diversos beneficios a nuestro cuerpo, en concreto al corazón. Todos tenemos impulsos sexuales, necesidades básicas que satisfacer. Y, sobre todo, todos necesitamos sentirnos queridos. Si no fuese por las prostitutas, hombres como este que conozco –y tiene apenas 32 años- nunca habrían conocido lo que es el sexo, ni sentirse importantes y atendidos durante el tiempo que dure esa relación sexual.

 

Otros casos, muy frecuentes, son los de los hombres casados que ya no tienen sexo con sus mujeres, que apenas las ven por trabajo o que, sencillamente, ya no se quieren. De vez en cuando buscan consuelo y reposo sexual entre los brazos y piernas de estas mujeres.  También los casados o ennoviados que van de putas lo hacen por otro de los motivos más míticos que existen: a ella puedo pedirle que me haga -o que me deje hacer- cosas que a mi mujer/novia no. Por ejemplo, que me estimule el punto G (que me meta un dedo por el culo) o una lluvia dorada. Es muy rara la prostituta que no haya hecho varias veces estos dos servicios. También cosas mucho más raras. Había un señor en el piso de contactos en el que yo trabajé que lo que le hacía correrse vivo era ponerse un pañal y que le echaras la bronca y le azotaras en el culo.

 

Y, por supuesto, el mito putero por excelencia: los camioneros. Pero no sólo camioneros, cualquier trabajo que implique estar horas en la carretera, incluso días, y solo. Desde un simple comercial a un ejecutivo que pase largas temporadas fuera de casa. La soledad permite los vicios, y el sexo es el padre de todos ellos.  

p1

 

Pero sí que es cierto que la mayoría de los hombres que visitan clubs lo hacen en compañía de sus amigos, por pasar un buen rato, soltar testosterona y sentirse machos. Lo hacen para jalear a las mujeres, tocarles el culo, exhibirse de algún modo estúpido que nunca entenderemos las mujeres. Se pagan su copa cuatro o cinco veces mayor que en cualquier discoteca y se van a casa. En despedidas de soltero, cumpleaños o simplemente por tocar las narices al amigo feo o gordo, muchos ponen un bote para pagarle a una puta por subir con él. He visto esos shows a patadas. Les gusta, les parece que queda bien. En realidad, lo que hacen es hundir su honorabilidad e insultar al resto de clientes. Muchos, acaban teniendo bronca y son expulsados del club. No se puede aguantar todo de todo el mundo.

 

José es un cliente asiduo de todos los puticlubs y shows de streeptease del norte de España. Le conozco desde hace seis años, me lo tropiezo en casi todos los sitios. Cuando decidí escribir este libro me ofreció su teléfono para hablarme de todas las chicas que ha conocido durante su vida. Lleva saliendo de putas todos los fines de semana desde que tenía 21 años, ahora tiene 45. Al principio sabía lo que era estar en un salón y no subir nunca a las habitaciones, eso le hizo el blanco perfecto para todas ellas. Que un cliente les diga que no quiere subir es lo que más les excita. Toma siempre un café cortado o una cocacola. Lleva una gorra y le faltan tres dientes. No tiene barba, no le sale. No aparenta la edad que tiene ni por asomo. Al verle, la sombra de Peter Pan se pasea por la estancia.

 

Es de los pocos que pueden decir que tienen un sitio asignado en el club. De los que, si quieren y sin asumir un coste extra, pueden quedarse a dormir solos o acompañados. Las visitas de José es fácil que comiencen atardeciendo con una raya en la espalda de una rusa y amaneciendo en un jacuzzi haciendo un trio con dos venezolanas. Se gasta, aproximadamente, 700 euros al mes en putas. Nunca ha tenido novia. Lo más cerca que ha estado de una relación seria es lo que tiene con Malú.

 

La conoció hace doce años en un burdel de Salamanca y fue él quien le sugirió que viniera a Asturias para tenerla más cerca. Le gustan las brasileñas, por eso se dejó seducir tan fácil al principio. Estaba sentado en la barra del bar, mirando a los chavales que jugaban al billar al fondo y ella se acercó y le pidió que le invitara a una copa. Era una más en aquel circo de mujeres que representaban su función de ligonas. Le hipnotizaron sus ojos verdes y las pecas que los adornaban. Y esa sonrisa siempre cosida a los labios. No era la más guapa, ni la más delgada, pero era la que más brillaba en aquella oscuridad. Se sentó a su lado y comenzaron a charlar de todo y de nada mientras la mano de Malú se deslizaba por su pantalón vaquero, pantorrilla arriba y abajo en una caricia imperceptible. Aquellos ojos seguían sin separarse de los suyos. Le aguantaba la mirada fijamente, como un encantador de serpientes a una cobra, y José supo que la danza no hacía más que comenzar.

Bailaron una bachata, abrazados, con el muslo de Malú tropezándo con su entrepierna en cada vaivén.

 

-Yo no sé bailar -le dijo José.

-Sólo tienes que dejarte llevar.

 

Sabía que iba a dejarse llevar hasta la habitación.

La tomó de la mano y encauzaron el pasillo hasta recepción. Sacó su tarjeta de crédito y reservó habitación para dos horas. 32 escalones más arriba, la puerta de la habitación 203 y unos nervios esperándole como si fuera la primera vez que estaba a solas con una mujer. También había pagado por aquello. Fue rápido, discreto. Ni siquiera recuerda los detalles, ni el nombre de esa puta. Pero algo le hacía saber que el nombre de Malú no se le iba a olvidar tan fácilmente.

 

Ella se desabrochó el top que llevaba amarrado al cuello y dejó al descubierto sus grandes pechos y el lunar bajo el pezón derecho que le llamaba a gritos. Sabía que estaba prohibido tocar aún. Le pasó la mano por el pelo mientras se quitaba la falda de cuero con un leve movimiento de cadera y le besó dulcemente los labios. José se sentó en la cama esperando su turno, desabrochándose tímidamente cada botón de su camisa.

 

Malú se metió en la ducha y abrió el grifo al máximo posible de agua caliente. Se introdujo completamente bajo el chorro de agua -algo que no suelen hacer las chicas, no es muy frecuente que se mojen el pelo para estar con un cliente- y le llamó con los dedos.

p2

José terminó de desnudarse y la acompañó en la ducha. Sintió los brazos de Malú enroscarse alrededor de su cuello y se fundieron en un largo beso, lengua con lengua, aliento con aliento. Sentía sus pechos resbalar contra su piel, barnizados por el calor del agua. Cogió en su mano una gota de gel de baño y comenzó a frotarlos lentamente, mientras la miraba fijamente a los ojos. Ella le devolvía la mirada y aleteaba sus pestañas con cada giro de aquellos dedos tropezando en sus pezones.

 

La mano se deslizaba rápidamente, acelerada por el jabón. Malú sopló una pompa que reposaba en el hombro fuerte de José y acompañó el soplido por su pecho hasta perderse en su abdomen. Allí la mordió. Y continuó mordiendo cada centímetro de piel que encontraba a su paso hasta tropezar con el miembro erguido. Había pagado por dos horas y aquello iba a ser el preludio de una serie de noches que pasaría jugando y retozando con Malú. Sabía que había pagado por todo lo que había conseguido en aquella habitación, pero no había dinero en el mundo que comprara lo especial que le había hecho sentir cada segundo que había pasado a su lado.

 

Una vez terminada la ducha, con sexo oral incluido, se secaron y tumbaron en la cama a hablar. Sólo hablar. José le habló de su trabajo, ella le habló del suyo. Historia común. Obrero de la construcción frente a prostituta. Hombre frente a mujer desnudos en una habitación gris. Pidieron un par de cervezas y se las bebieron calmadamente. Ella le contó que de pequeña quería ser abogada. Él había soñado con ser pintor de pincel fino y terminó siéndolo de brocha gorda.

 

-Algún día tienes que pintarme a mí.

-¿Desnuda?

-Por supuesto, desnuda.

p3

Tampoco podía cerrar los ojos e imaginársela de otra manera. Doce años después, sigue sin poder mirarla a los ojos sin desearla desnuda entre sus brazos. De algún modo, si Malú se dejara, José la convertiría en su mujer. Haciendo croquetas en casa y con dos zagales pegados a cada pierna. Pero Malú sabe cuál es su trabajo, y José sabe cuál es su sitio dentro de él.

11 comments for “Putas y clientes

  1. Alicia
    3 marzo, 2013 at 16:26

    La próxima vez que un trabajador de Bankia me pregunte por qué retiro mi dinero de Bankia, le voy a contestar que es para irme de putas como todo el mundo.

    • juan pito
      7 marzo, 2013 at 09:33

      Soys una panda de reprimidas puritanas! Cualquier hombre casado, cansado de que a su mujer le «duela la cabeza» tres semanas al mes, y tenga «la regla» la cuarta, tarde o temprano, se busca donde meter el nabo.
      La culpa es de todos, no solo de los hombres.

  2. Mely
    3 marzo, 2013 at 18:58

    Vivimos en una sociedad donde todavia hay una doble moralidad y eso impide que la gente obtenga la felicidad. Yo no creo que estos hombres puedan ser felices porque no son capaces de admitir que su vida es la que es y no otra. No apoyo la prostitución porque se que muchas veces hay detrás de este negocio mujeres engañadas por las mafias pero defiendo la libertad de quien quiera ser prostituta por voluntad propia. ¿Cuantos hombres no va por la vida engañando a las mujeres para obtener sexo?, hablo de mujeres que no se dedican a la prostitución, ¿por qué no van de frente simplemente o se van a un burdel y todos tan contentos? Es mi reflexión.

  3. Isangel
    3 marzo, 2013 at 19:11

    Hola, navegando he llegado hasta aqui y me ha encantado tu relato. Gracias por compartirlo.

  4. Rafa Peña
    3 marzo, 2013 at 19:27

    Como molan tus re-incursiones a lo erótico aunque sean fugaces, querida.

  5. 4 marzo, 2013 at 09:24

    Crudo y real. En ocasiones hasta se percibe una especie de afecto casi romántico. Y me ha gustado mucho.

  6. 7 marzo, 2013 at 08:35

    Un texto muy interesante. La visión de los clientes también es importante en este mundo complejo y apasionante que es la prostitución. Lucía, siempre al día!! Gracias!!

  7. Eli
    7 marzo, 2013 at 14:16

    Andrea, una pregunta con todo el respeto: Para escribir tu libro, que seguramente lea aunque no esté de acuerdo con tus ideas, ¿Has contactado con ONG, Organismos Públicos, Asociaciones, etc de ayuda a mujeres prostituídas? ¿Vas a incluir datos de dichas organizaciones sobre la trata de personas, las redes mafiosas y cómo operan, etc? Porque todos sabemos que no sólo existen mujeres que lo hacen voluntariamente (en mi opinión una minoría, en torno al 5%) sino que en los clubs también hay personas esclavizadas. ¿Vas a incluir testimonios de este tipo también? Aprovecho para recordar: Aviso a clientes: NO SE DISTINGUEN unas de las otras. Gracias!

    • 12 mayo, 2013 at 13:27

      Lamentablemente, solo he podido contactar con guardia civil y policia para informarme de esos datos, las ongs y demás asociaciones contrarias a la prostitución se han negado a darme su opinión y que esa opinión forme parte de este libro personificada en historias.

      así mismo, todas las personas que han contestado en los hilos de fb de la página de Lucía Etxebarría diciendo que han sido prostitutas/os o que conocen a alquien que lo ha sido y lo ha pasado fatal, tampoco me han respondido a mis mensajes pidiendo información ampliada.

      por tanto, sigo escribiendo de lo que conozco, nadie se ofrece a presentarme otra realidad.

  8. serpico
    16 abril, 2013 at 21:08

    Muy real en como lo relatas,sinceramente genial,podriamos hallar sabores y texturas en el,en cuanto a las prostitutas que lo hacen de su profesion un modus vivendi,siempre han echo un gran trabajo a la sociedad,sinellas la realidad seria demasiado cruda,las fantasias no existirian.
    felicidades

    Un abrazo

  9. Alvaro
    9 septiembre, 2013 at 14:06

    Muy de acuerdo contigo. Yo soy un chico joven, en buen forma que tengo la gran fantasía de mi vida es sólo que me mires masturbarme. Sólo quiero que me veas para hacerlo ante ti que tan bella me pareces. Gracias

Comments are closed.