País de pandereta

No recuerdo una España tan corrupta desde los tiempos de Felipe. Él no robaba, pero mientras miraba hacia Europa, los que tenía a su lado se llenaban los bolsillos.

La cola del paro rebosaba, la gente estaba sin un duro y la oposición se quejabal saqueo, de las cuentas en Suiza y de todo lo cuestionable, que por cierto era mucho.

Un país que no aprende de su historia está condenado a repetirla, y diecisiete años después volvemos a ser vapuleados por el mismo perro con distinto collar.

Me importa un carajo que sea PSOE, PP ó Perico el de los Palotes. Lo que no se puede consentir es que la opinión del ciudadano no importe para nada, que cualquier espabilado sin preparación alguna como Julián Muñoz se pueda meter en política con el objetivo de lucrarse y además lo consiga, que los chorizos vayan a la cárcel unos añitos pero luego sean ricos de por vida, que nos recorten hasta en lo más básico mientras ellos no viajan en turista “porque da mala imagen”.

¿Qué sentido tiene que se nutra de dinero a los bancos, cuando nosotros no vemos ni veremos un solo céntimo y además lo pagaremos en carne propia?

La iglesia subvencionada, los toros subvencionados, los clubes de fútbol subvencionados, la casa real chupando del bote, se pretende hacer olimpiadas, la fórmula 1 cuesta un ojo de la cara… ¿Pero dónde se recorta? En la sanidad y en la educación.

Privatizar les dará aún más beneficios y cuanto más ignorante es un pueblo, también es más manipulable.

No puede ser que todos sepamos que en tal sitio se lo llevan calentito y no pase nada, que haya políticos con un montón de sueldos, que por “trabajar” unos añitos te quede una paga que ni la de Nescafé y, sobre todo, no es de recibo que el presidente del gobierno y sus compis nos tomen por tontos y donde dijeron digo, digan Diego.

¿Es normal que los organismos públicos parezcan empresas familiares con el tío, la prima, el cuñado y la nuera del político de turno trabajando en ellos? ¿Ó es que esto es como la monarquía, que tienen derechos de sangre?

En los países desarrollados, los políticos corruptos, banqueros y urdangarines amigos de lo ajeno se van a la cárcel y devuelven lo afanado, pero aquí los llamamos señores y si se pasan una temporadita a la sombra -sin soltar el Botín-, lo rentabilizan hasta con un libro de memorias. Ó los indultan, que ahora está muy de moda entre los pudientes.

¿Y si te quejas? Te llevas un porrazo, con suerte de que no se dispare por accidente una bolita traviesa y te quedes sin un ojo.

¿Y estudiar? Para los niños de papá, que si no te lo puedes pagar, hay ciclos formativos muy majos. ¿Qué es éso de estudiar todos? Y nada de becas, que todos sabemos que son para comprar teles de plasma y negándolas se evitan que el hijo del carnicero pueda ir a la universidad con el suyo, e incluso hasta superarlo. Que luego la plebe se alza y tenemos quinceémes.

Ya no te pongas en huelga, que entonces eres un vago y hasta te van a regular ese derecho, porque tu papel en esta vida es el de tragar lo que te echen, que para eso naciste abajo y ni eres rico, ni empresario, ni político ni eres nada. Así que a obedecer al gobierno, que son los que saben y lo hacen por tu bien; sin pensar demasiado, que luego da jaqueca.

Así que nada, no nos revolucionemos ni quedemos por internet que nos multan, a esperar tranquilitos en casa que terminen de saquear el país.

1 comment for “País de pandereta

  1. PATXI2020
    22 enero, 2013 at 19:45

    ESTA MAÑA SALÍ A BUSCAR A LOS ANESTESIADOS DEL 15-M, LES VOLVÍ A DAR BOFETADAS Y NO REACCIONAN, NI SIENTEN NI PADECEN, ESTÁN ZOMBIES EL PAÍS YA SE PUEDE IR A LA MIERDA PORQUE ESTOS DE 15-M VAN A TARDAR EN DESPERTAR.

Comments are closed.