NUESTRA MEJOR ARMA

Ninguna bomba ni ningún otro medio de distorsión lograrán hacernos callar. La pólvora no nos asusta porque nosotros tenemos munición mucho más poderosa, la tinta, la tinta de las estilográficas y de las impresoras. Tinta que imprime y multiplica nuestras palabras.

Portada-Charlie-Hebdo-ISIS-Mahoma_EDIIMA20150107_0446_5

Por David Hernández

En la madrugada del 8 de junio de 2008, la banda terrorista ETA hizo estallar una bomba en las rotativas del diario El Correo. Por aquel entonces, yo trabajaba en una televisión perteneciente a Vocento, el mismo grupo de comunicación del periódico. No hubo víctimas mortales y los terroristas no consiguieron su objetivo, pues, a la mañana siguiente, el diario estaba en todos los quioscos, como cada jornada.

Aquel atentado contra la libertad de expresión no nos atemorizó a los periodistas, al contrario, nos dio fuerzas para seguir luchando. Al día siguiente, El Correo publicaba un artículo de opinión titulado ‘Nuestra mejor arma’, que escribió un servidor y que me costó una pintada amenazante en la persiana de la redacción de la televisión en la que trabajaba como presentador. Hoy, he creído oportuno recordarla y traerla a esta otra publicación:

“En la madrugada de ayer, la banda criminal ETA intentó silenciar una vez más a la sociedad. Con la explosión de una bomba en las oficinas de El Correo en Zamudio, quiso paralizar la edición del domingo e infundir el miedo entre los comunicadores. No lo consiguieron. El diario, como cada mañana, llegó a los quioscos respondiendo a los terroristas con un bofetón inesperado. Esta bomba ha supuesto una amenaza a quienes nos dedicamos en profundidad a la información, pretendiendo infundir el pánico entre las personas de este colectivo. No lo han conseguido, ya que ellos matan pero nosotros tenemos un arma mucho más fuerte: la palabra. Los terroristas temen a la dialéctica y tratan de combatirla con pólvora. Temen la informatización de la sociedad, ya que necesitan unos ciudadanos incultos a los que poder disuadir fácilmente e intentar convencerles con un discurso maquiavélico de que tienen un fin que justifica esos medios.

Sin embargo, ETA ha llegado a un punto en el que incluso sus integrantes desconocen el motivo de su verdadera lucha. En la que no se busca nada más que el silencio de la sociedad, derramar sangre y llenar las calles de pánico. Por eso, estamos decididos a luchar contra ese grupo de criminales ofreciendo a la sociedad su derecho a la información. Ninguna bomba ni ningún otro medio de distorsión lograrán hacernos callar. Así, hoy, más orgulloso que nunca de pertenecer al Grupo Vocento, grito con todas mis fuerzas: ¡¡Yo no me callo!!”

Criminales diferentes, pero un mismo medio, las armas, para lograr su objetivo de infundir terror y acallar a la ciudadanía, un medio para alcanzar su fin principal. Hoy, hemos visto plumas en los diferentes diarios y en diferentes manifestaciones para reivindicar la libertad de expresión tras el ataque criminal a manos de fanáticos islamistas contra los dibujantes de ‘Charli Hebdot’ en París. La pólvora no nos asusta porque nosotros tenemos munición mucho más poderosa, la tinta, la tinta de las estilográficas y de las impresoras. Tinta que imprime y multiplica nuestras palabras.

JE SUIS CHARLIE.

10923238_919629271388767_8539622038731209546_n

Twitter: @_davidhernandez