NIÑOS Y ANIMALES

Por Kepa Tamames


Corren tiempos de grandes cambios en cuanto al concepto de familia se refiere. Salvo los sectores más conservadores de la sociedad, cada vez se acepta con mayor naturalidad el núcleo familiar como “grupo de facto”, y por ende no queda este tan sujeto a ideas preconcebidas y dogmáticas. La fórmula del “matrimonio y parejita” se nos vuelve arcaica por momentos.

Así las cosas, resulta cuando menos paradójico que, al tiempo que el progresismo ético va ganando terreno a modelos estancos, todavía Así las cosas, resulta cuando menos paradójico que, al tiempo que el progresismo ético va ganando terreno a modelos estancos, todavía demasiados ciudadanos sigan considerando casi ofensivo el hecho de que pueda aceptarse a un perro, gato, hámster, pez, tortuga o periquito como un miembro más de nuestro clan efectivo. Creo sin embargo que tales posturas pertenecen al campo de las mezquindades humanas, de las que, por lo que se ve, tanto nos cuesta zafarnos.

Para mucha gente, la “familia” incluye, desde una perspectiva emocional, a individuos de distintas especies. No se trata de una actitud novedosa en nuestro sistema moral íntimo, pues es una predisposición que nos acompaña desde siempre, y que la llamada sociedad del bienestar no ha hecho sino acentuarla y ponerla de manifiesto. Y también en este ámbito son los niños quienes adoptan un comportamiento más natural, libres aún de clichés arbitrarios que, una vez asumidos, les acompañarán para los restos.

IMAGEN 1

Especialmente ilustrativa resulta la encuesta realizada hace algunos años a niños y niñas de entre 7 y 12 años pertenecientes a cinco países europeos, entre los que se encontraba España. La consulta reveló que aquellos incluían de manera natural a sus animales entre los miembros de la familia. Tan revelador dato puede ser un excelente punto de partida para una reflexión genérica sobre el papel que juega la presencia de animales en la educación, y en general en el desarrollo emocional de cada individuo. En tal sentido, parece claro que la convivencia diaria con animales aporta, cuando menos, elementos y valores deseables en toda sociedad: la responsabilidad, el respeto al otro, la empatía. Además, alimentan en el niño una familiarización con realidades dolorosas pero inevitables, como la enfermedad, el deterioro físico y la muerte. Si se establece un contrato honesto, libre de actitudes egoístas o de supremacía, la relación con ellos es una fuente continua de estímulos positivos que contribuyen a conseguir un gran equilibrio emocional para todas las partes. En dicho entorno, se hace difícil imaginar alguna de las trágicas situaciones que con tanto énfasis (¿simple morbo?) recogen los medios de comunicación cuando determinados animales han causado graves daños a personas. La estadística se muestra tozuda en este aspecto, evidenciando que con frecuencia el sentido común y una buena dosis de responsabilidad consiguen más que cualquier educador profesional.

 IMAGEN 2

Los estudios realizados en torno a la experiencia de niños que conviven cotidianamente con animales muestran cómo los primeros desarrollan un sentido de la autoestima más acusado, un mayor compromiso personal, y en general suelen afrontar con mayores garantías de éxito situaciones conflictivas, como en el caso de episodios depresivos. El niño –o niña– crea con el animal un mundo paralelo en el que se refugia cuando otras alternativas han fracasado. Se confiere así a los compañeros animales el papel de “confidentes” (¡con la seguridad añadida de que no nos van a contradecir!).

 En realidad, no me parece demasiado extravagante percibir a los niños y a los “animales de familia” como pertenecientes a un grupo en cierta forma independiente. No hay más que observar –con el debido respeto– a un animal y a un cachorro humano “contándose cosas”. De verdad lo hacen, aunque las mentes reaccionarias piensen que se trata de una forma más de antropomorfismo. Juegan, cuchichean y discuten para luego reencontrarse y perdonarse ofensas mutuas.

 IMAGEN 4

No sé si viene o no a cuento, pero conozco a una señorita que en su día fue niña (nada original, por otra parte), y cuyos profesores asumieron durante un tiempo que no era hija única, pues mencionaba con total convicción a Héctor (in memorian) cuando le preguntaban si tenía hermanitos. ¡No me negarán que está hecho un galán en la fotografía!


MI BLOG

TU BUENA OBRA

22 comments for “NIÑOS Y ANIMALES

  1. Magdalena Hernanz
    3 octubre, 2013 at 13:47

    Solamente verle los ojos, te conmueve. ¡Son tan buenos los animales y concretamente los perros!. Cuando atacan es q

  2. nekane
    3 octubre, 2013 at 20:46

    Kepa la foto del bebé y el cerdit@ te ha quedado de lo más guarrilla e insalubre!, lo de las adopciones de animales me parce un tema muy serio, pues al haber gente pa tó te encuentras con los que tienen cobras y demás animalicos que luego abandonan en los lugares más insospechados, punto y a parte que, mira hace falta poder adquisitivo para cuidarles-tenerlos en el hogar y hoy día, no sé… has oído que se acaba de morir de hambre a las puertas de un comedor social un chico polaco que apenas pesaba 30K ?… eso sí que duele!

    • pilar
      4 octubre, 2013 at 00:23

      Nekane, me gustaria saber si has acogido a algun indigente en tu casa…por ejemplo, paroles , paroles…como aliviamos nuestras conciencias con estos comentarios. Que fariseos somos…

    • Patricia
      4 octubre, 2013 at 09:08

      pero qué tendrá que ver la velocidad con el tocino ?

      • nekane
        4 octubre, 2013 at 10:02

        el tocino del cerdito?, un indigente en casa ¿?, pues míra es gente con la que frecuento, como con otros pijos, como con otros del montón, como con todo el que patea el mundo!, a ver… habéis visto cerdit@s en el lugar que está en el de la foto, sí, en pocilgas!… No es salubre que un bebé se acerque a ellos! y, menos hoy con la sanidad por los suelos!, no?, que no son peluches! y vamos… no he dicho nada raro todos los días hay casos de animales abandonados, que muchas veces no creo que sea ni por aburrimiento, sino porque es caro, muy caro tenerlos en casa y en tiempos que corremos no nos sobra nada!, …pienso, vacunas, champús, desparasitarlos, veterinarios, seguros, bolsitas recoge-cacas… a ver,a ver con esa pasta podemos adoptar una persona cerca, lejos o hacer más caridad-ayuda con nuestro entorno…

      • pilar
        4 octubre, 2013 at 18:35

        No te enteras de nada.

      • pilar
        4 octubre, 2013 at 18:37

        No te enteras de nada.en ese caso lo inteligente es callar (y mas hacer).

    • geni
      4 octubre, 2013 at 11:40

      Pues a mi querida me duele lo que me dá la gana y no por eso tú eres mejor persona que yo. A mi me duele mucho el maltrato animal. ¿ Te crees tú mejor persona porque te ha dado «penita» la muerte de un pobre hombre? Pues vete al cielo chata!!! A lo mejor eres tan y tan buena que además haces donaciones a pobres, los dejas dormir en tu casa, les das dinero… vaya, vaya, no creo que hagas eso. Tú no eres nadie para juzgar a otros que tienen buenos sentimientos y que hacen buenas cosas por otros seres indefensos que por otro lado a lo peor han estado maltratados por gente tan » buena» como tu!!!

      • nekane
        4 octubre, 2013 at 15:54

        pero vamos a ver! …es que me estoy midiendo con alguien? por qué me faltáis al respeto o me tacháis de prepotente!… se os va la fuerza por la boca, Kepa escribe muy bonito y tiene una buena sensibilidad con los animales.. pero a veces como que s ele vá el tema!, las fotos son cómplices del texto SIEMPRE y yo no tengo que darle lecciones a nadie también soy como soy: llena de defectos como todo dios y me expreso como sé!, qué queréis! ! cierto que no venía a cuento lo del txabal muerto en el comedor social en sevilla con ventialgo y 30Kg de peso!, pero me pillo ahí…

  3. María José Alvarez
    4 octubre, 2013 at 07:56

    Por supuesto que duele que un ser vivo muera de hambre! cualquier ser vivo! el pensar que estamos por encima del resto de los seres del planeta es prepotente… no tenemos más derecho que ellos a vivir y disfrutar del mismo… las fotos me parecen preciosas!

  4. JAMAICA
    4 octubre, 2013 at 13:29

    La cuestión no es fijarse en una de las fotografías que ilustran el artículo. El fondo de la cuestión es valorar el contenido del mismo. Y sí, los animales aportan muchas grandezas en el desarrollo de los niños y niñas. Conozco a multitud de nenes y nenas que han compartido, llorado y jugado con animales no humanos y, ciertamente, tienen ese toque de sensibilidad y empatía que solo los seres sin maldad nos pueden aportar.

  5. pilar
    4 octubre, 2013 at 18:30

    siempre comparando los sufrimientos, si duelen las personas te callas y ACTUAS,bla, bla,bla y cada es muy libre de ayudar a quien quiera ,pero NO A JUZGAR, los actos de los demas por que , lo primero que son es que son altruistas.

  6. pilar
    4 octubre, 2013 at 18:34

    Ah , Nekane , eres tu la primera que has faltado al respeto, deja a los demas hacer el bien , y tu mas hacer con quien quieras y deja vivir.

  7. pilar
    4 octubre, 2013 at 22:51

    Nekane , soy otra Pilar,Estamos llegando a un punto que parece que nos dopamos con Gilipollin Forte, Hasta hace muy poquito el animal humano ha convivido muy cercanamente con otros animales,yo he visto como niños comian en la misma cacerola y sin ninguna milindrez y estan sanisimos. Por dios,tanta salubridad y acaban de decir los expertos (MEDICOS),que tanta higiene hace que estemos desarrollando mas enfermedades y alergias. Hay que dejar al PH de la piel mas tranquilo. No te preocupes de si el niño besa al cerdo. porque igual tu lo has hecho con gente con hepatitis , sida…un poquito de cerebro que se nos va la olla.

  8. pilar
    5 octubre, 2013 at 03:21

    Critica a los irresponsables que adoptan un animal porque ya saben que no hay «seguridad animal» para ellos. Consejos vendo pero para mi no tengo,que facil es vivir asi y no tienes que juzgar a los que con su conciencia y dinero hacen lo que desean, Aplicate el cuento. Los animalistas no se meten con gente como tu,y metete con los que chorrean dinero y lo despilfarran porque se aburren. y sobretodo si son religiosos que no siguen el camino de su Dios, Uf, tienes con quien meterte y no con los que se apiadan de los mas indefensos.

    • nekane
      5 octubre, 2013 at 10:53

      Madre mía! lo habéis sacado todo de contexto!!
      pero buenooooooooooooooooo
      os vosotros aplicáis el cuento ?, saltáis como desataos!
      pues eso: Palabras necias oídos sordos!

  9. pilar
    5 octubre, 2013 at 17:19

    La sorda no te haces que bien que estas al tanto de los comentarios que tu has provocado con tus NECIAS palabras.Y a
    hora ,a acoger indigentes y menos Juzgar a los demas.Venga, queremos coherencia,,,parole, parole parole…

  10. sergio martínez
    5 octubre, 2013 at 20:12

    no le hagais ni caso al troll de nekane, si ni los ke escriben aki la pueden ver, ya se lo han dicho. es una amargada, leed sus comentarios en los artículos, una infeliz criticona ke se pasa el día esperando a ke salga un artículo en esta revista para criticar con su vara de medir de maruja insatisfecha vinagre. a ver si le bloquean la ip, le pienso ke lo harán muy pronto

    • pilar
      6 octubre, 2013 at 00:18

      Sergio,tienes razon. hemos visto su trayectoria de comentarios y ya lo vemos y de manera subyacente lo politiza ( vease , por ejemplo,el articulo de Polis malos), desde ahora ni existe, y que se medique ,por favor, por el bien de la humanidad.

  11. nekane
    6 octubre, 2013 at 10:13

    Pili, Sergio parecéis Pili y MIli

  12. Benita Rafols
    7 octubre, 2013 at 02:25

    A mi personalmente la foto del niñito con el cerdo me ha dado asco, ¡pobre bebé! Su mamá,¿se habria prestado a posar de esa guisa para hacer una fotografia «bonita»? Y si no es un posado… como tienen al niño tan suelto que se acerca tanto al cerdo. Incomprensible.

  13. Benita Rafols
    7 octubre, 2013 at 02:32

    Este añadido a la anterior entrada es para aclarar que queremos a los animales tengo un perro desde hace 15 años y una gata también viejita de 16. Les adoramos y ¡ellos entre si también.!Llevan muy bien la convivencia.

Comments are closed.