NADIE COME TIERRA

vertic_880_0-2

Por David Hernández

Un perro muerto, tierra, hojas secas, un par de tomates y una butaca roja en un escenario negro. Oscuridad que envuelve la institución familiar, de la que Sebastián Moreno y Raquel Calonge muestran una visión escalofriante en ‘Nadie come tierra’.

David Utrilla dirige a Teresa Hernández, Itziar Cabello y Manuel Enríquez, que dan vida a personajes que sueñan bajito y comen con miedo. Una madre y sus dos hijos, que viven en el límite entre la fantasía y la realidad. Personajes, llenos de traumas y miedos, que viven encerrados en una casa rodeada por una verja. Una alambrada que encarcela y, a la vez, refugia. Nadie puede atravesar el alambre. El perro lo intentó y murió. Metáfora de la propia familia, de la que nadie puede salir, que, a veces asfixia, pero también protege.

Los intérpretes hacen un magnífico trabajo, dando vida a personajes con múltiples matices, haciéndolos pasar por diferentes estados de ánimo a lo largo de la representación. Consiguen hacer creíbles los personajes y que el público empatice con ellos. El espectador los acompaña por los diferentes estados anímicos y se revuelve en su butaca.

La música en directo de un magnífico Javier Gordo al acordeón ayuda a generar emociones en el público y realza las interpretaciones de los actores.

‘Nadie come tierra’ encantará a los amantes del teatro independiente. Las interpretaciones llevan al espectador a sentir emociones contradictorias y el texto obliga a una profunda reflexión. Hay que experimentarlo.

Twitter: @_davidhernandez

‘Nadie como tierra’ se representa los sábados a las 20.00 y los domingos a las 19.00 en Biribó Teatro. Paseo de la Esperanza, 16, 28005 Madrid (Metro: Acacias). Últimas funciones. Hasta el 26 de abril.

1 comment for “NADIE COME TIERRA

  1. 26 abril, 2015 at 16:46

    Tiene muy buena pinta! Aunque seguro que es bastante desgarradora.

Comments are closed.