NADIE CAGA EN LOS TEATROS

carruajes

Por David Hernández

Antes de comenzar una función, a mis amigos siempre les deseo mierda. Incluso a Fede Rey y Jaime Reynolds, cuando antes del inicio de cualquier espectáculo en el Teatro del Arte van a salir a escena para presentar la obra que va a representarse, suelo desearles mucha mierda. Es nuestra forma de desearnos suerte. En otros países, algunos desean que se rompan una pierna, pero en caso de que ocurra de forma literal, no quiero ser culpabilizado por ello. Por tanto, prefiero la expresión escatológica.

Imagino que todos sabréis de dónde procede esta tradición. En la época dorada del teatro, en los siglos XVI y XVII, los ricos acudían a los espectáculos en carrozas de caballos. Por eso, cuanta más mierda había en la puerta del recinto, significaba que más público adinerado acudía y más se recaudaba.

Hace algunos años, a María Luisa Merlo le desee mucha mierda antes del comienzo de ‘Un adulterio casi decente’. Se echó a reír y me dijo: “ya no se dice mucha mierda, ahora se dice mucho parking, porque ya nadie caga los teatros.” Desde entonces, a mi madrina siempre le deseo mucho parking.

caganer RajoyHan pasado unos años y, ahora, quizá nadie cague a la puerta de los teatros. Ahora, hay quienes cagan directamente sobre los teatros. Lo hace Wert, el ministro que desprecia a los profesionales del cine y el teatro; lo hace Montoro, quien lo maltrata con el IVA abusivo, por el que muchas salas se han visto obligadas a cerrar sus puertas; y, lo hace Rajoy al permitir a sus ministros estos ataques a la cultura.

El ministerio de Hacienda ha rebajado del 21% al 10% el IVA para las compraventas de obras de arte. Pero aún no rebajado el IVA que está acabando con la cultura. Esta semana, Montoro ha asegurado que está preparando la reducción tributaria del teatro, la música, la danza y el cine. Sin embargo, no dice cuánto podría bajar, ni cuándo está prevista la llegada de esa reducción. Ha señalado que se hará “paso a paso.” Estas declaraciones las hace a escasos meses de las elecciones al Parlamento Europeo, que podrían evidenciar el enfado de los españoles con el PP. Por tanto, quizá se trate de simple marketing y, mientras no llegue esa reducción los teatros seguirán sufriendo. Más de uno verá cerrado el telón por siempre.

Ya no hay mierda de caballo en las puertas de los teatros, augurando una función exitosa. Ahora, la mierda es de gaviota y cae sobre el propio tejado. Mierda corrosiva que está destruyendo nuestros bienes culturales.

Twitter: @_davidhernandez