MIS PRIMEROS RECUERDOS DE ABUSOS SEXUALES

Por Ester Clapés

Hace días que mi mente no hace más que volver a un punto de retorno de mi infancia.

Un punto de retorno asqueroso en el que abusaron de mí.

Es uno de los primeros recuerdos que tengo de abusos sexuales.

Me siento horriblemente mal, porque es cómo si hubiera rebobinado una cinta de vídeo de esas antiguas y se hubiera encallado justo allí.

No paro de soñar en este suceso, de pensar en ello, etc y hoy he decidido vomitarlo relatando la primera vez que recuerdo haber sido abusada sexualmente:

Para aquel entonces yo tenía seis años, aproximadamente. Vivíamos en Sabadell, en una casa, me acuerdo, porque teníamos un patio con un pino gigante. Recuerdo que llegué de catequesis con mi amiga S y nos pusimos a merendar pan con chocolate y miramos un poco la tele.

No sé por qué al cabo de un rato vinieron la madre de S (amiga íntima de la familia) y el hermano mayor de S, ( I ). Yo ya tenía miedo de I, o sea que no creo que fuera la primera vez, pero mi mente me lleva allí.

Me acuerdo de que me fui a mi habitación para que no me encontrara. (Mi madre estaba tomando café con la madre de ellos y mi amiga S estaba mirando “Inspector Gadget” en la tele). Recuerdo cerrar la puerta de la habitación y coger un libro de “Babar” de aquellos que se podían meter en la bañera, y lo abracé mientras ví cómo I entraba en la habitación y cerraba la puerta.

Me quitó el libro y lo tiró. Me cogió, me bajó los pantalones y me estampó contra el armario. Se dedicó a restregarse contra mí todo el rato. Yo no reaccioné. Sentí asco, miedo. Y otro tipo de miedo. Miedo a que me pillaran. Pensaba que ya había entrado en su juego sin querer… y no sé… él hizo lo que quiso. Hasta que paró. (Al cabo de unos años entendí que “hasta que paró fue hasta que obtuvo un orgasmo”)

Y éso me dio más asco aún.

Él terminó, se fue de la habitación y se unió a ver los dibujos animados.

ester1

Yo me quedé en la habitación con la puerta cerrada.

No recuerdo más.

Mi mente se bloqueó.

No recuerdo a qué hora se fueron ni a que hora salí de la habitación.

Creo que entonces empecé a tener a mi amigo imaginario y a tener “mis dos mundos” 

Necesitaba crear un mundo paralelo al mio para poder sobrevivir a todo aquello.

Supongo que mi mente lo creó o lo creyó oportuno. Era un mundo de fantasía donde yo me podía sumergir y evadirme cómo una loca.

“Alicia en el País de las Maravillas”, “Dumbo” o “Peter Pan” eran mis favoritos para inspirarme en mis aventuras, para no hablar de “Pippi Langstrum” .

Tuve que callarme muchos años por miedo.

El miedo a demasiadas cosas.

Allí empezó todo. Toda mi historia, todo mi diagnóstico que al cabo de unos años los señores de bata blanca iban a realizar.

La cantidad de chucherías que comía a aquella edad, iban a ser sustituidas por benzodiazepinas al cabo de casi veinte años (sin tener yo la culpa de nada).

Mis padres, a los que tanto quería, y a mis hermanos, iban a sufrir las consecuencias (sin tener yo la culpa)

Y es que he estado pensando en todo aquello.

Da igual cuantas veces abusen de ti, da igual si hay penetración o no.

Da igual si fue con seis años o con doce. 

Si te sentiste violada, si realmente éso te ha afectado en tu vida:

ES UN CASO REAL DE ABUSO SEXUAL INFANTIL

ester2

Aún lloro por el dolor irreparable de daños colaterales, eso es lo que siempre llevaré en la conciencia.

Por otro lado, cada día me hago más fuerte y lucho contra la violencia de género y los abusos sexuales a menores.

14 comments for “MIS PRIMEROS RECUERDOS DE ABUSOS SEXUALES

  1. 2 agosto, 2013 at 01:56

    Buenísimo texto. Detalla perfectamente el proceso de abuso/culpa/PTSD.
    Hay que romper el silencio que envuelve los abusos. Nunca es tarde para hacerlo.
    Valiente no es el que no tiene miedo sino el que se enfrenta a sus miedos.

  2. toñi
    2 agosto, 2013 at 04:29

    Deberían observarse detenidamente …y ver que actuan igual que buitres carroñeros.son salvajes…vamos a suponer que Lucía tenga trastornos mentales. .que no lo creo…¿es esto motivo para machacar? …los locos son ellos que jamás entenderán que haya personas con sensibilidad …cultura.

    Ellos están en otra esfera..creo que no toleran al más inteligente entre ellos
    .
    Hay que cambiar la educación de este país. ..nos encaminamos a una involución en masa ..sol unos pocos quieren superarse…no han soportado a Lucia …pero toleran comportamientos agresivos…Lucía.
    No sé si leerás esto
    .pero espero que te mejores.

    Y pases de las hordas enfurecidas.Saludos

  3. mi no entender
    2 agosto, 2013 at 07:12

    Pues chica tan fácil como haber gritado “mamáaaaaaaaaaaaa” en el momento que te empujó contra el armario

    Te hubieras evitado tanto dolor innecesario cortando por lo sano.

    • TU NO ENTENDER NADA
      2 agosto, 2013 at 09:46

      Está claro que no lo entiendes, porque no lo has vivido. Pero desde luego espero que si tienes hijos o los tendrás, no lo sufran, porque con esa mentalidad… vas bien, mira. No,no funciona así. La culpabilidad te bloquea, paraliza. Tu mente cree que si pide auxilio, será aún peor, porque piensas que TÚ has provocado eso, que te hagan eso, que abusen de ti, y además, la vergüenza que sientes, (mezcla entre ajena y propia) te bloquea aún más. ¿No crees que si fuese tan sencillo para un niño, la pederastia no existiría? No me ha ocurrido, pero soy terapeuta. Por desgracia esto ocurre a diario, en este país por ejemplo. Y casi siempre son personas cercanas a la niña o niño. Si fueran desconocidos, la vergüenza o la culpa no estarían aferrados a la criatura.

    • 2 agosto, 2013 at 10:48

      Toñi, no todos los niños reaccionan pidiendo auxilio cuando ocurre un abuso. El miedo les invade, sobretodo porque es una persona mayor que conocen, de confianza incluso, quien comete el abuso y a los niños se les enseña a no objetar a los mayores.
      Diciendo eso solo culpabilizas al menor y eso es terriblemente injusto y algo que debemos evitar a toda costa en casos de abusos. Nunca hay que culpabilizar al menor en una situación de abuso, nunca. Todo el trauma luego se basa y crece en esa culpabilización. Es terrible.

    • Esther
      2 agosto, 2013 at 14:14

      Que bruta! ni ápice de sensibilidad.

    • Eva Álvarez
      2 agosto, 2013 at 15:22

      Qué fácil es decirlo…

    • Superviviente
      3 agosto, 2013 at 04:08

      Hace falta ser insensible y miserable para decir eso.
      Espero que te suceda alguna vez. Será la única forma en que lo comprendas.

    • Nuria
      10 agosto, 2013 at 19:18

      Sería más fácil cogerlos y colgarlos por los cojones,como a según qué personas que hacen según qué comentarios!No gritas “mamá” por varios motivos…que no me voy a entretener en explicar porque ya hace mucho tiempo entendí que no hay peor sordo que el que no quiere oir.Yo tampoco grité” mamá”…

    • otra superviviente
      3 septiembre, 2013 at 22:12

      Que quieres que te diga , 7 años , un vecino viejo , la ley del silencio de la época y tú a sobrevivir , posibles otros , siempre gente muy cercana , que quieres que te diga , enhorabuena por haber tenido una infancia feliz , y luego una adolescencia feliz y luego una existencia feliz , enhorabuena por no ser una superviviente .

  4. Mi no entender
    3 agosto, 2013 at 09:29

    ¿He culpado yo a alguien? Simplemente me sorprende que no fuera capaz de gritar si la estaban acosando sexualmente, punto.

    En su caso se paralizó, pero en muchas ocasiones, por suerte, si lo hicieron y se acabó la historia.

    Espero que al menos, le jodieras bien la vida contándolo a todos. Y aunque sea tarde, nunca está de más denunciar, no se puede ir de rositas. Al menos que pase vergüenza por lo que hizo en su entorno.

    PD: Gracias queridos palmeros, no soy miserable, pero no entro a un blog a hacer la pelota por sistema. Si creas un post público, para opinar libremente de lo que escribes, no todo va a ser “oh si oh que razón tienes”.

    PD2: Thanks a la autora por no censurarme. Valiente.

  5. Mi no entender
    3 agosto, 2013 at 09:32

    Y gracias al terapeuta por su explicación. Muy interesante.

    A la superviviente, mira deseándome que me pase algo así, quedas bastante peor que yo querida.

    • 3 agosto, 2013 at 15:41

      Éste comentario va para MI NO ENTENDER:

      Voy a aclarir tus dudas.

      1- No grité ayuda en aquél momento porqué era una niña de seis años indefensa y aunque a tu mente le cueste comprenderlo lo que recibe la mente del niño a aquella edad es “TE CALLAS Y TE AGUANTAS” y eso hize. Mi mente se bloqueó.

      2- Estos casos prescriven, por lo que no los puedo denunciar.

      3- Yo soy libre de escribir lo que quiera en un blog y de defenderme. Pues soy una víctima y una superviviente.
      Puedes leer más de mi en http://aquestaetstu.blogspot.com.es/

      4- No pretendo que todo el mundo esté de acuerdo conmigo. Solo pretendo ser feliz.

      Que vaya bien.

      PD: gracias Eva por difundir aún más éstos temas.

  6. Esto es una lacra.
    6 agosto, 2013 at 12:28

    Es tremendo el testimonio. Supongo la clave está en que la niña ya tenía miedo. O sea, que algo ya había si no vivido, al menos intuido.

    de ahí nacen tanto el miedo como la vergüenza y por tanto la imposibilidad de hablar.

Comments are closed.