MACEDONIA A LA BERLINESA

Ana Botella

Por David Hernández

Ana Botella, la alcaldesa que se hace líos con las peras y las manzanas, antepone el capital a su conocida homofobia. Tras los continuos ataques al colectivo LGBT (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales), cambia su táctica para atraer turismo e intentar reducir la deuda del Ayuntamiento (7.000 millones de euros).

Una-nariz-electronica-distingue-peras-de-manzanas_image365_Las patadas al colectivo homosexual han sido constantes por parte de la regidora del Consistorio madrileño. Nadie se olvida de que el PP interpuso un recurso de anticonstitucionalidad cuando el Gobierno socialista aprobó la ley que permitía el matrimonio igualitario. La mujer del ex presidente Aznar mantuvo una de las posturas más radicales en este asunto. Fue entonces cuando se hizo el lío con las peras y las manzanas: “Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas y, si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos. Hombre y mujer es una cosa, que es el matrimonio, y dos hombres o dos mujeres serán otra cosa distinta.” Después de comerse la macedonia, soltó otra necedad de las grandes: “la adopción de hijos por homosexuales no es una cuestión moral, sino científica.”

El resto de agresiones al colectivo LGBT se han producido a modo de multas contra la celebración del Orgullo y otros obstáculos que ponían en riesgo el evento. Hasta ahora, no le importaba que el evento anual atrajera a más de 200.000 turistas y que reportara ingresos de más de 110 millones de euros. Desde la llegada de Botella al Ayuntamiento, ha causado grandes molestias a los organizadores del Orgullo. Se han prohibido escenarios en algunos puntos de la localidad, se ha intentado boicotear la celebración en la emblemática plaza de Chueca y se ha cambiado el recorrido de la manifestación. Además, en la última edición, el Consistorio multó al Orgullo Gay con 160.000 euros por exceso de ruido, poniendo en peligro su celebración.

Orgullo Gay

A pesar de todo, Ana Botella está demostrando que su hipocresía no tiene límites al promocionar Madrid como destino turístico para homosexuales en Berlín. Lo ha hecho mediante la firma de un acuerdo de colaboración turística entre la capital española y la alemana en el marco de la ITB, la mayor feria de turismo del mundo. Un acuerdo marco de colaboración entre la empresa municipal Madrid Destino, Cultura, Turismo y Negocio, más conocida como Madrid Negocio, y la entidad de colaboración público-privada Berlin Tourismus & Kongress GMBH.

Pese a los obstáculos homófobos que no ha dejado de poner Ana Botella a los madrileños, ahora pretende que los homosexuales alemanes vengan a tomarse una relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor y a probar a romantic dinner in Madrid de los Austrias.

Twitter: @_davidhernandez