Lo que deseas frente a lo que te conviene

En la atracción física y selección de pareja influyen factores tanto biológicos, personales, como culturales. Desde pequeños, tanto hombres como mujeres, creamos nuestra propia imagen de la pareja perfecta. La cual se forma a partir de las personas significativas en nuestra infancia. Por otra parte, en general, los hombres se sienten atraídos por una mujer que refleje señales de fertilidad y salud, por lo que el físico es muy importante.  Están programados de forma biológica

¿Y cuál es el problema de todo esto?  Pues que el no ser consciente de esta programación y mezclarla con mitos nos puede acarrear muchos problemas.

 

Por ejemplo

El hombre que se siente atraído por una mujer de forma arrasadora, llevado por la química del amor. Pasado un tiempo descubrirá que la programación cultural se impone. Él puede desearla, pero su familia su cultura le han enseñado a elegir otro tipo de mujer. Y así vemos a tantos hombres que en casa tienen un tipo de mujer que se parece a su madre  (tranquila, sumisa, paciente y mujercita de su casa) y fuera de casa tiene amantes de otro tipo  (mujeres que le despiertan un deseo sexual que su legítima no le despierta)

O el caso de la mujer que se casa con un hombre con muy buena posición económica, el hombre que su familia quiere para ella. Pero que después, irremediablemente, se siente atraída por otro

Para ilustrar este último caso me gustaría hablar de otra película. La novia, que es una adaptación de la obra de Lorca, Bodas de Sangre 

 

la novia

Reproduzco una escena. En la película  se copia de manera casi literal este diálogo de la obra. La novia, recién casada, habla con Leonardo, su amor de juventud.

Novia: (a Leonardo) ¿Llevas intención?

Leonardo: Ninguna. ¿Qué intención iba a tener? (Acercándose.) Tú, que me conoces, sabes que no la llevo. Dímelo. ¿Quién he sido yo para ti? Abre y refresca tu recuerdo. Pero dos bueyes y una mala choza son casi nada. Esa es la espina.

Novia: ¿A qué vienes?

Leonardo: A ver tu casamiento.

Novia: ¡También yo vi el tuyo!

Leonardo: Amarrado por ti, hecho con tus dos manos. A mí me pueden matar, pero no me pueden escupir. Y la plata, que brilla tanto, escupe algunas veces.

 

Como hay gente que no entiende el lenguaje lorquiano, no entiende lo que esta escena quiere decir. Y no lo entiende porque tampoco conoce el contexto en el que se escribe la obra: Andalucía, 1931. Obra inspirada en un hecho real acontecido en 1928, en el que una novia cuyo matrimonio había sido concertado, por imposición de la familia, con el hermano de su cuñado, se fugó con su primo.

 

Lo que este diálogo cuenta es que en su día La Novia no se pudo casar con Leonardo porque éste era pobre, solo poseía dos bueyes y una mala choza. Por lo tanto la propia novia “amarra” un matrimonio con Leonardo. Lo casa con su prima, en un acuerdo de conveniencia, y así queda ella libre para casarse con el hombre que quiere su padre para ella, un hombre que va a heredar tierras. Porque ellos habían sido novios o algo parecido de chicos, y si él no se casa con otra, ella lo tiene difícil para casarse.

Que el matrimonio es un matrimonio de conveniencia queda claro en esta escena
Padre: Buena cosecha de esparto.

Novio: Buena de verdad.

Padre: En mi tiempo, ni esparto daba esta tierra. Ha sido necesario castigarla y hasta llorarla, para que nos dé algo provechoso.

Madre: Pero ahora da. No te quejes. Yo no vengo a pedirte nada.

Padre: (Sonriendo) Tú eres más rica que yo. Las viñas valen un capital. Cada pámpano una moneda de plata. Lo que siento es que las tierras…. ¿entiendes?… estén separadas. A mí me gusta todo junto. Una espina tengo en el corazón, y es la huertecilla esa metida entre mis tierras, que no me quieren vender por todo el oro del mundo.

Novio: Eso pasa siempre.

Padre: Si pudiéramos con veinte pares de bueyes traer tus viñas aquí y ponerlas en la ladera. ¡Qué alegría!…

Madre: ¿Para qué?

Padre: Lo mío es de ella y lo tuyo de él. Por eso. Para verlo todo junto, ¡que junto es una hermosura!

Novio: Y sería menos trabajo.

Madre: Cuando yo me muera, vendéis aquello y compráis aquí al lado.

Padre: Vender, ¡vender! ¡Bah!; comprar hija, comprarlo todo. Si yo hubiera tenido hijos hubiera comprado todo este monte hasta la parte del arroyo. Porque no es buena tierra; pero con brazos se la hace buena, y como no pasa gente no te roban los frutos y puedes dormir tranquilo. (Pausa.)

Madre: Tú sabes a lo que vengo.

Padre: Sí.

Madre: ¿Y qué?

Padre: Me parece bien. Ellos lo han hablado.

Madre: Mi hijo tiene y puede.

Padre: Mi hija también.

Madre: Mi hijo es hermoso. No ha conocido mujer. La honra más limpia que una sábana puesta al sol.

Padre: Qué te digo de la mía. Hace las migas a las tres, cuando el lucero. No habla nunca; suave como la lana, borda toda clase de bordados y puede cortar una maroma con los dientes.

Madre: Dios bendiga su casa.

Padre: Que Dios la bendiga.

 

La novia se casa por conveniencia, pero cree que ama.  Ella se siente atraída por su marido, el buen chico que su padre aprueba. Esa es su programación cultural. Pero no se puede oponer a su programación genética. Desea a Leonardo. Se fía de lo que le dice su pituitaria

 

El dilema está expresado así:
Novia: ¡Porque yo me fui con el otro, me fui! (Con angustia) Tú también te hubieras ido. Yo era una mujer quemada, llena de llagas por dentro y por fuera, y tu hijo era un poquito de agua de la que yo esperaba hijos, tierra, salud; pero el otro era un río oscuro, lleno de ramas, que acercaba a mí el rumor de sus juncos y su cantar entre dientes. Y yo corría con tu hijo que era como un niñito de agua, frío, y el otro me mandaba cientos de pájaros que me impedían el andar y que dejaban escarcha sobre mis heridas de pobre mujer marchita, de muchacha acariciada por el fuego. Yo no quería, ¡óyelo bien!; yo no quería, ¡óyelo bien! Yo no quería. ¡Tu hijo era mi fin y yo no lo he engañado, pero el brazo del otro me arrastró como un golpe de mar, como la cabezada de un mulo, y me hubiera arrastrado siempre, siempre, siempre, siempre, aunque hubiera sido vieja y todos los hijos de tu hijo me hubiesen agarrado de los cabellos! 

 

Es decir: La novia expresa claramente su dilema. Del primero espera hijos, tierra y salud. O sea, estabilidad familiar, dinero. Pero el otro le atrae como un río oscuro, porque se siente atraída sexualmente.

 

Otra película maravillosa, Mustang (una película cuyo visionado recomiendo encarecidamente, pues es de las películas más bonitas que he visto) nos explica cómo a día de hoy, en 2016, esos matrimonios concertados aún se llevan.

 

 

mustang

 

Cinco hermanas que viven con su abuela y su tío tras la muerte años atrás de sus padres, juegan en el mar con unos chicos el día en que comienzan las vacaciones de verano. La cámara nos muestra a unas chicas que están disfrutando de su adolescencia,  entre risas y chapoteos. Aún niñas, ya casi con cuerpos de mujer. Al llegar a casa la abuela considera que su comportamiento ha sido indecente, por lo que ella y su hijo las recluyen en la casa. Será la última vez que disfruten de su infancia. Y así comienza una historia que nos recuerda a LAS VIRGENES SUICIDAS o a LA CASA DE BERNARDA ALBA, pero en turco. Las tres obras parten del mismo planteamiento. Un escenario cerrado de connotaciones claustrofóbicas. Un grupo de mujeres encerradas en una casa.

La historia está narrada desde el punto de vista de la pequeña, que verá como sus hermanas van saliendo de la casa, casadas en acuerdos de conveniencia acordados al margen de ellas. Cada una de  esas cinco hermanas  representa un modo de ver el mundo, una forma de sentir y de actuar.  Tres de las niñas se rebelan contra lo que les imponen, pero una acepta lo que le viene dado. Ella entiende que se debe casar, y por lo tanto se casa.

Nosotros creemos que en la España del siglo XXI nadie se casa en un acuerdo de conveniencia. Pero no es así. Yo he conocido muy de cerca casos en los que un hombre o una mujer rechazaron a la persona que amaban porque sabían que su familia no iba a aceptar ese matrimonio, y acabaron casándose por conveniencia. Por supuesto, esto sucede en clases muy altas. Pero a veces no. Imaginemos que Juani, del barrio de Orcasitas/La Mina/San Francisco/ La Macarena… (Piense usted en el barrio más desfavorecido de su ciudad) conoce a Borja, un chico de posibles, de Barrio de Salamanca/ Pedralbes/ Anbado/ Nervión  (piense usted en el barrio más pijo de su ciudad). ¿Tiene usted el escenario?

Ahora le cuento una historia real.  Unas Juani  que como stripper en la sex shop que hay debajo de mi casa, y de la que me hice amiga a base de vernos todos los días cuando ella entraba a su trabajo y yo salía del portal- Primero te saludas, al cabo de un año hablas: que qué bonito es tu perro, que si hace frío hoy.  Además de su trabajo fijo en la sex shop, de cuando en cuando una agencia le contrataba para que fuera a despedidas de soltero y saliera de una tarta. La chica es preciosa. No tiene un graduado escolar, no habla idiomas, su vocabulario es muy pobre, pero es lista y simpática.  Y en una despedida de soltero conoce a un Boja de turno. Un chico con mucho dinero, de bonísima familia, pero bajito, con sobrepeso y acné. Imagine usted que Juani no está muy enamorada de Borja, pero Borja de ella sí. Y Borja le viene a buscar en su TT flamante y le hace unos regalos de escándalo. Flores, joyas, viajes caros

Usted ya sabe de sobra lo que va a pasar. Tanto la familia de Juani como sus amigas le van a insistir en que trate de “amarrar” a Borja como pueda. Le van a decir “mujer, no es tan feo. Un poquito gordo, vale, pero el hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso. Y lo delas picaduras en la cara lo arreglas diciéndole que se deje la barba. Tú fíjate en lo que te quiere… “Porque las amigas y la familia creen que regalos caros equivalen a amor, cuando solo equivalen a dinero

Y también sabe que la familia de Borja va a hacer todo lo posible porque no siga viendo a Juani, y que va a decirle todo tipo de cosas “ella está contigo solo por tu dinero” (es probable, pero él está con ella solo por su belleza), “esa chica no te conviene” (le conviene tanto o tan poco como podría convenirle otra). Etc

Y usted sabe también que hay dos finales posibles

  1. Que Borja se case con Juani y que Juani acabe liada con cualquier otro mucho más guapo que Borja.
  2. Que Borja se acabe casando con la chica que su familia considere pero que se pase la vida echando de menos a Juani e idealizando su amor, y que al final Borja acabe en clubs de carretera pagando por pasar ratos con chicas muy parecidas a Juani.

Borja y muchos otros Borja suelen sufrir, de paso, el “Complejo de la madonna/ puta”, un complejo que se crea a partir de su intrahistoria y su extrahistoria. O sea, de lo que viven en casa y de los que les enseña la sociedad, frente al imperativo de lo que le dictan sus hormonas, atrapado entre la dicotomía entre la chica virginial (“Madonna”) y la “prostituta”

 

Pero de eso hablaré en próximo post.