Las mentiras del #DiaMundialContraElCancerDeMama

Hoy es el #DíaMundialcontraelCáncerdeMama.

thinkbeforepink 1

Yo en su día tuve dos fibroadenomas que crecieron hasta alcanzar unas dimensiones aparatosas : uno parecía una canica, otro una pelota de golf. Me los extirparon. Y hasta hoy. Estoy sanísima como habréis comprobado. eso sí; tengo unas cicatrices muy feas, y estaré toda la vida agradecida a la Seguridad Social, razón por la cual lucho a muerte por defenderla.

Por supuesto, soy la primera interesada en apoyar a cualquier afectada por la enfermedad.

Pero quiero que se sepa una cosa.

Cuidado con hacer del cáncer de mama una causa comercial

la ignorancia mata

La campaña del lazo rosa es una campaña comercial, que ha ayudado a muchas empresas americanas a posicionarse entre el público femenino.

Queda mucho mejor recaudar dinero para el cáncer de mama que para el SIDA, por ejemplo.

Y además, desgrava impuestos, a la vez que posiciona a la empresa como “buenrollista” en el panorama mediático.

La jugada perfecta.
Marketing estrátegico, se llama.

thinkbeforepink 2

lmarylin y una modelo

La idea del “lazo rosa” nació de la cabecita de Evelyn Lauder, directora de Estée Lauder. En realidad, se la copió a Charlotte Haley, una millonaria americana. Charlotte hizo unos lazos color melocotón y en una cena en su casa en la que había invitado a gente influyente de la cultura y el espectáculo americano, distribuyó lacitos con una tarjeta que decía :

“El Instituto Nacional del Cáncer tiene un presupuesto de 1.8 billones de dólares y solo el 2% se destina a la prevención. Ayúdenos a llamar la atención de nuestros legisladores llevando este lazo”

La compañía Estée Lauder copió la idea, cambió el color del lacito y diseñó una campaña de marketing estratégico.

Evelyn Lauder y Alexandra Penney, entonces directora de ” Self Magazine” popularizaron la idea desde la revista, en 1991, creando el Mes del Cáncer de Mama, incitando a todas sus lectoras a que llevaran el lacito rosa.

Muchos de los productos de Estée Lauder se comercializan desde entonces con la promesa de que un tanto por ciento de la compra se destinará a campañas de prevención del cáncer de mama.

Esos productos contienen componentes cancerígenos.
En 1991 y hoy.

thinkbeforepink 3
Avon and Revlon, que se unieron más tarde a la campaña del lacito rosa, también usan componentes peligrosos.

Estos componentes en concreto:

Propylene Glycol (PG)
Polyethylene glycol (PEG):
Sodium Lauryl (or Laureth) Sulfate:
Cocoamide, Lauramide DEA (diethanolamine)

No quiero decir que si usas cremas de belleza vayas a desarrollar un cáncer de forma inmediata. Sí quiero decir que en Esatdos Unidos muchos médicos les recomiendan a sus pacientes que, por si acaso, mientras sigan el tratamiento no usen cremas o champúes que contengan estos activos.

Desde 1991 hasta hoy numerosas empresas se han sumado a la campaña del lacito rosa.

Incluidas marcas de vodka y de cerveza. Si padeces cáncer de mama y estás en tratamiento no puedes probar el alcohol ( o al menos, eso afirman muchos especialistas).

¿ Alguien le ve el sentido a esto?

Sí, se lo vemos: campaña de marketing estratégico.

“The Breast Cancer Action Network” , la Red de Accion para el Cancer de mama americana, acaba de lanzar la campaña “Think Before You Pink”, la podéis encontrar en www. thinkbeforeyoupink.org.

Para más información podéis ver el documental Pink Ribbons, que trata sobre el tema. Creo que lo han colgado por extractos en you tube

Numerosas empresas que utilizan el lazo en sus campañas para aumentar sus ventas pero… el muchísimo dinero que recaudan gracias a estas campañas contra el cáncer no se destina en exclusiva a la causa. Muchas de estas empresas utilizan químicos cancerígenos en sus productos

El documental lo muestra claramente

En el documental canadiense se suceden imágenes de las decenas de actos y campañas ‘rosas’ que cada año se suceden en todo el mundo con el fin de recaudar fondos para la investigación sobre el cáncer de mama. “Pero no se trata sólo de recaudar”, denuncia la productora del documental canadiense, Ravida Din. “Se trata de pensar en qué se invierte ese dinero. ¿Estás de acuerdo en que casi la totalidad se dedique a investigación de fármacos y apenas un 5% a descubrir qué origina el cáncer de mama?”, se pregunta.
.
.
.
.
.
.

.
.
.
.