La estafa de las webs de contactos

El otro día estaba yo en el metro cuando un más que apuesto joven se dirige a mí. Empieza a contarme su vida y milagros ( es escritor, traductor, y no sé cuántas cosas más) y, oh, sorpresa, se baja en la misma parada que yo. Al cabo de diez minutos ya me he dado cuenta de que…

a) El bello joven es un trepa de categoría

b) Amén de lo anterior, el bello joven es tonto. Porque ligar con una escritora famosa no te garantiza nunca la publicación de tus escritos ni que te vayan a dar trabajos editoriales. En el pasado, eso era posible. Ahora no.

Como ya estoy más que harta de que la gente intente ligar conmigo para tener acceso a publicar su novela, a ir a los estrenos de turno o simplemente a poder garantizarse entrada libre en según qué sitios en Madrid, me decidí a abrir un perfil a una página de contactos. De esa forma, quien me contactara no sabría si yo era famosa o no, y con el tiempo, ya vería yo si me interesaba quedar,  tras haber chateado un rato. Creía – oh, ingenua de mí, oh infelice – que así filtraría a trepas e interesados.

Abrí perfil en dos de ellas, meetic y e-dariling.

Cuando entras en ambas lo primero que te piden es que te abras un perfil.

Como comprenderéis, ni loca que estuviera iba a poner mi auténtico nombre y foto. Así que me creé una identidad falsa con la ayuda de una banco de imágenes y mi imaginación.  Me llamaba Laura, era editora, y sí, era morena y tenía el pelo largo. Pero de la misma manera me habría podido llamar Anuska y ser una bailarina rusa, porque nadie exigió ninguna prueba de mi identidad ni intentó verificar los datos.

Primera lección: En estas páginas puedes mentir como un cosaco. Si eres soltero, puedes decir que eres casado. Si estás en paro, te puedes convertir en CEO de una empresa. Si tienes hijos, puedes hacerles desaparecer de tu vida…  En fin, son sitios ideales para impostores.

Seguimos: Una vez me creo el perfil, y no antes, me empiezan a sugerir parejas o a instarme a que me busque una. Y me empiezan a llegar mensajes. Mensajes que no puedo leer porque… anda, no he pagado.  Y resulta que,  como la fama, la web cuesta. Y ahora es cuando vas a empezar a pagar. CVon dolor.  Y mucho. Calculo que una suscripción de seis meses me puede costar seiscientos euros. Y calculo después que con eso me puedo pagar los servicios de seis chulazos.

Así que decido no seguir adelante e intento borrar mi perfil

Atención: Nadie te dice cómo hacerlo. De forma  que no consigo hacerlo.

Como el perfil es falso, me la sopla dejar allí mis datos falsos  y mi foto falsa, pero siento cierta compasión por esos hombres que sin duda van a sentirse atraídos por mi perfil. Y digo “sin duda”  porque … ¡ anda que no hice un perfil molón! Redacto maravillosamente, así que Laura tenía encanto, savoir faire, sentido del humor… y una sonrisa preciosa. Pobres hombres que van a escribir mensajes a Laura sin saber que Laura no existe, que nunca podrá contestarles.

Para verificar si alguna vez los perfiles desaparecen, llamé a mi amiga Sandra. Ella, hace años, se había hecho un perfil en meetic. Y lo dejó morir. Le pregunté si podía verificar si su perfil estaba allí. Bastaba con entrar desde su dirección de correo electrónico a meetic. Y sí, el perfil sigue allí.

Con lo cual deduzco que estas webs de contactos son un poco como Facebook. Que entre sus usuarios hay muchos perfiles falsos o inoperativos.

Para colmo, como las identidades no se verifican, en este tipo de redes puedes caer en cualquier estafa. La más  famosa es ” La estafa de las rusas enamoradas”. ( Que sería un título fantástico para una obra de Mihura, estilo ” El caso de la mujer asesinadita”)

 

 

Esta estafa la vivió en carne propia el compañero de piso de mi amigo Andrés, en Bilbo.

Iker contactó por internet con una preciosidad  rubia y  pensó que había comenzado una interesante relación. Y quizá algo más. Se intercambiaron mails durante semanas. Al final, la falsa rusa se muestra especialmente melosa. Dispuesta a dejarlo todo y viajar por amor. Es entonces cuando  le pide dinero para  costear el trayecto. Iker se ofrece a comprar el billete por e-dreams, pero ella le cuenta que si compra el billete en una agencia rusa le sale mucho más barato.  Iker hace una transferencia de 600 euros. Fin de la historia. De la rusa nunca más se supo.

Posiblemente la rusa ni existía y se trataba de un señor de metro noventa, el cabecilla de una red que intenta lograr dinero a costa de los miles de solteros que trastean frente al ordenador en busca de esa chica que llene su corazón.
Los timadores toman fotos de jóvenes reales en redes sociales. Basta con el consabido ‘copiar-pegar’ para hacerlas suyas. Con esas imágenes de personas anónimas fabrican decenas de perfiles falsos.
Sospecho que los estafadores buscan entre los perfiles de la gente a aquellos con cierto poder adquisitivo por su profesión. Es fácil. En Meetic muchos incautos ponen en su perfil sus ingresos mensuales.  Y en e-darling te dejan poner los tuyos. Si tú pones ingresos mensuales altísimos te emparejan con gente de ingresos similares. 
Otra estafa, no monetaria pero sí sentimental , es el típico el caso del tío casado que me mete en meetic o en edarling y contacta a chicas de otros puntos de la geografía. Aprovechando viajes de trabajo les va a hacer una visita. Ellas se sienten halagadas: ” oh, hace un viaje tan largo para verme…” y no sospechan nada. Pasan dos o tres días maravillosos y después… Si te he visto no me acuerdo.  Es un caso tan frecuente que en foros sobre portales de contactos ya te advierten de que no ligues con hombres que no vivan en tu ciudad.

 

Para colmo, estas webs se quedan con tus datos de tarjeta de crédito.

Y cuando no deseas renovar la suscripción, siguen cobrando y cobrando. Porque, te dicen, deberías haber avisado de que no querías renovar la sucripción con UN MES DE ANTELACIÓN, cosa que por supuesto, nadie hace.  Te seguirán cobrando hasta que anules la tarjeta. No atienden reclamaciones.  Ojo, porque esto lo hace meetic. 

8 comments for “La estafa de las webs de contactos

  1. J M
    30 enero, 2013 at 22:47

    ¿No es más fácil irse al bar de la esquina y preguntarle al dueño o camarero si conoce a alguien soltero/soltera en la zona y que estuviera dispuesto/dispuesta a tener una cita?
    O ir a una discoteca, baile, pub o similar e intentar charlar o contactar con alguna persona que nos caiga bien ?
    Si nuestra intención es encontrar una persona a través de internet, de origen exótico (rusa, escandinava, sudamericana, etc) lo más fácil es que nos enreden con algún timo de estos, o que consigamos un ligue que esté más interesado en cambiar de aires y de país que en conseguir un auténtico amor. Y una vez que tenga papeles, vendrá nuestro fracaso con casi total seguridad.
    Por tanto, cualquier cosa que ocurra será de nuestra única responsabilidad.

  2. 31 enero, 2013 at 07:32

    Hay ciertas webs de internet que son como una secta. La entrada es seductora y atractiva pero nadie te explica cómo salir.

    Habría que meter en el mismo saco a las promociones o vales a través del correo. Es cierto, que en un momento pudiste dar los datos para que te mandaran publicidad pero al final es imposible darse de baja del servicio.

  3. Rosa
    31 enero, 2013 at 08:49

    Mujer, lo lógico cuando te abres un perfil en una de estas webs es andarse con pies de plomo. Es cierto que no te dicen cómo borrarte el perfil, pero con una búsqueda rápida en Google lo encuentras. En cuanto a renovar la suscripción, yo decidí pagar un mes, me leí atentamente las instrucciones, anulé los pagos cuando tenía que hacerlo y no me cobraron un duro de más. Y conocí gente real. No es tan complicado, solo hay que ser cauto.

  4. Eduardo
    31 enero, 2013 at 10:04

    Yo me apunté en Meetic y la verdad es que pagué durante seis meses. Luego, cuando encontré pareja (fuera de meetic) me dí de baja y borré mi perfil. La opción de borrar está muy escondida, pero es posible. Eso sí, me cobraron los seis meses completos a pesar de darme de baja al tercer mes. Por otra parte, si quieres encontrar pareja, meetic no es una opción: hay demasiada gente que te hace perder el tiempo.

  5. Maria
    31 enero, 2013 at 20:58

    Yo también estuve en meetic, no me costó tanto dinero. Estuve unos tres meses y creo que me costó unos 80 euros los tres meses. Conocí a alguien interesante, aunque luego no cuajó, más por mi que por él. Conocí gente agradable, tuve citas divertidas e interesantes, etc.. Y también me di de baja fácilmente. Sólo tuve que llamar y el perfil se cerró. Pero yo suelo ser muy cauta…

  6. Luis12
    3 febrero, 2013 at 22:32

    una rusa estupenda se va e enamorar de ti a través de Internet. En los bares de tu ciudad las chicas como estas ni te miran. Pero se obra el milagro a través una página tipo meetic? Hay qye ser un poco cauto, yo estuve en meetic y me fue bien. Eso si , me centre en muchachas normales y al alcance de mis podibilidades.

  7. 25 abril, 2013 at 16:15

    Hay muchísimos perfiles falsos por lo tanto lo mejor es comparar varias webs. Comparto con vosotros una lista de las mejores webs para ligar por internet y encontrar pareja.

    http://Estivi.es/Citas

    ¡Es muy buena!

  8. david gutierrez
    7 mayo, 2013 at 05:50

    gracias a esta pagina me he ahorrado un dinero, pensaba que una guapa danesa se habia enamorado de mi y despues de chatear , termino pidiendo dinero para impuestos y poder venirse a madrid a vivir.
    gracias por vuestros comentarios.

Comments are closed.