LA ESPERANZA DEL PP

Esperanza Aguirre lagartearan

Por David Hernández

Me ha contado un pajarito, concretamente una gaviota, que al PP le queda una única esperanza para mantener la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Madrid. La regiduría está en riesgo. Con Ana Botella es imposible mantener la mayoría absoluta con la que cuentan en la actualidad e incluso podrían perder la alcaldía. La lideresa es su última oportunidad. Tras salir ilesa de un accidente de helicóptero, superar una dura enfermedad y no hacerse ni un solo rasguño en el atentado de Bali, los conservadores la tienen por superheroína. La única capaz de lograr una mayoría aplastante en la capital.

Esperanza Aguirre vestida de lagarteranaPresidenta del PP madrileño, la que nada se calla, la que posa en las revistas, a la que le encanta llenar páginas de sociedad, la que se viste de lagarterana para marcarse unos chotis en la pradera de San Isidro:  es Esperanza del PP, es Esperanza del PP, madrileña, la más chula lideresa.

Desde hace meses es un secreto a voces. Todos creían que había un interés oculto tras la dimisión de la condesa consorte de Murillo como presidenta de la Comunidad de Madrid, más aún, sabiendo que en ningún momento se había planteado abandonar su cargo de presidenta del PP madrileño. Ahora, todo parece apuntar que su deseo era convertirse en la regidora de la capital. El gobierno autonómico le quemaba, a ella lo que le gusta es inaugurar y asistir a fiestas y a cócteles. Por eso, el lugar donde más cómoda cree poder sentirse es en el palacio de Cibeles.

Esperanza Aguirre en el ruedo

Durante las últimas semanas, hemos oído todo tipo de rumores. Ahora ya sabemos de qué se reían las famosas gaviotas reidoras que Ana Botella ve en el Manzanares. Se reían del circo popular que han montado en Génova. Se rumoreaba sobre la posibilidad de que fuera Cristina Cifuentes quien sustituyera a la actual alcaldesa cuando al acabar su mandato la envíen a tomar relaxing cups of café con leche. Cuando el rumor empezó a crecer, el faraón salió en defensa de la experta en macedonias para que nadie pueda trepar en el partido y consiga arrebatarle su ansiado sillón en Moncloa como sucesor de Rajoy, algo que en el nido de las gaviotas saben que no va a ocurrir porque con la movida del aborto ha quemado su carrera nada más pisar el ministerio. Pero ni Cifuentes ni Botella. En el PP toman por tontos a los ciudadanos y, como creen que aún se vota al cabeza de lista y no al partido, tienen en Esperanza su última esperanza.

Twitter: @_davidhernandez