JAVIER PEREIRA

“Cobraremos menos, pero nunca vamos a dejar de hacer teatro”

 javier_pereira

Por David Hernández

 

Cuando los hipster todavía no estaban de moda, hubo un personaje televisivo que sirvió para que los bichos raros de los institutos se sintieran identificados con una figura. Zaqui no era como los freakys de las teleseries americanas. No llevaba gafas de pasta, tirantes, pantalones remangados ni calcetines llamativos, ese look que predomina hoy en las calles de Malasaña. Sin embargo, ese personaje torpe, que sacaba buenas notas, leía cómics y consumía películas de serie B, marcó la adolescencia de muchos españoles, quienes, todavía hoy, lo recuerdan con cariño.

Javier Pereira había debutado pocos años atrás, cuando tenía 15, en ‘Señor Alcalde’, junto a actores de la talla de Carlos Larrañaga, María Barranco, Manuel Alexandre y Roberto Cairo. Por entonces, él vivía todo aquello con asombro y se “lo tomaba como un juego”. Se trataba de un “hobby.” Aquello que no era más que una diversión, hoy lo ha convertido en su profesión, una de las más inestables en estos tiempos en los que la cultura está amenazada por el Gobierno, a base de impuestazos, y maltratada por los medios de comunicación afines a la derecha rancia, que tratan de desacreditar a los trabajadores de las artes sometiéndolos a un continuo escarnio mediático.

– ‘Nada es para siempre marcó el inicio de una carrera que comenzaba con papeles con nombres de lo más variopintos.

– Me han tocado unos nombres en las series… Zaqui en ‘Nada es para siempre’, Triqui en ‘Al salir de clase’, luego en mi primera película era X… ¡Dije hasta aquí hemos llegado! Para mis amigos era Zaqui, Traqui, Triqui, X, tal… ¡Siempre me tocaban nombres muy raros! – se ríe.

– ¿Cómo recuerdas aquella época?

David Hernández y Javier Pereira

– Fue una experiencia muy buena. Durante el primer año, nos fuimos todos a vivir a La Coruña. Yo me volvía casi todos los fines de semana a Madrid para seguir estudiando en Cristina Rota. Estar un grupo de personas de unos 20 años trabajando juntos y viviendo juntos fue como un campamento. Se podría decir que fue mi Erasmus. Lo pasé muy bien, aprendí mucho e hice amigos.

– ¿Cómo afectó el éxito de la serie a tu vida personal?

– Empecé a notar que la gente joven, cuando iba a un bar, al parque de atracciones o a cualquier sitio me empezaba a mirar y a reconocer. Era raro. Hasta que te haces, es raro. Pero fue muy progresivo. No pegué el boom de repente. Mi carrera ha sido muy progresiva.

– ¿Qué personaje te ha dado una mayor satisfacción profesional?

– Creo que hay tres. El de ‘Heroína’ es un personaje al que le tengo mucho cariño. Me abrió puertas y era un buen trabajo para enseñar y para que se me considerara. Me sentí respetado un pelín a partir de ese personaje. Otro que me fascina es el de ‘Tu vida en 65 minutos’. La película y el papel profesionalmente me hicieron aprender mucho y me vino muy bien. Ahora, el tercero, es el de ‘Stockholm’. Creo que hemos aguantado toda la película Aura (Garrido) y yo. Es un personaje que nunca había hecho y, ahora, estoy con muchas expectativas de ver cómo funciona.

– ¿Cuál te ha hecho crecer más como persona?

– Creo que el de ‘Heroína’. Estuve un mes en Proyecto Hombre como voluntario antes de iniciar los ensayos. Íbamos a las Barranquillas a un centro social en el que ayudaba a la gente, les daba de comer o les proporcionaba jeringuillas para que lo hicieran sanamente… Todo eso fue un mes de enriquecimiento total, poder verles a ellos con los monos y con todos sus problemas… A nivel personal fue el personaje que me llevó más trabajo, más búsqueda y con el que aprendí más.

– ¿En qué rodaje recuerdas el momento más divertido de tu carrera cinematográfica?

– En ‘Tu vida en 65 minutos’. Un día que tuvimos que rodar en la playa en marzo. No hacía buen tiempo y no quedó bonito, por lo que el último día de rodaje hubo que volver a repetirlo. Cada vez que íbamos, nos teníamos que pasar todo el día en el agua y hacía bastante frío. La directora solía salir del combo y venía al borde de la playa. En la última toma, cuando acabamos, le dije al del making off: “¡GRABA!” Y, cuando vino ella a la orilla, cogí a María Ripoll y la tiré al agua. ¡Fue un gran momento! Lo malo es que llevaba el móvil encima y casi me cuelga. Pero se lo tomó muy bien, la verdad. – se ríe.

javier_pereira2

Javier se muestra igual de divertido sobre las tablas. En estos momentos, se encuentra en el Teatro Lara protagonizando ‘Perversiones sexuales en Chicago’ junto a Cristina Alcázar, Javier Mora y Adriana Torrebejano. Una comedia ácida sobre las relaciones amorosas escrita por el dramaturgo David Mamet.

– En esta obra, casi todo el público se siente identificado con algún personaje. ¿A qué se debe?

– Una de las mejores cosas que tiene la obra es lo real que es. El tema abordado en este caso son las relaciones de parejas. Intenta retratarlos muy afondo y es lo que hace parecerlo real, como se daría hoy en la vida misma. Cuando no te sientes identificado con los chicos es con las chicas o con los cuatro personajes. Cada uno está en una fase del amor y te acabas sintiendo identificado con cualquiera de ellos, porque tanto el texto es muy real como los actores intentamos hacerlo lo más real posible y sufrirlo y vivirlo tal cual. Te ríes de sus inseguridades, sus penas…

– El texto de David Mamet. Uno de los autores de moda. En el texto utiliza bastantes coloquialismos, un lenguaje de la calle. Esto tiene una pretensión: hacerlo más cercano al público.

– Totalmente. Además, lo hace de una forma que tiene mucho mérito. Ésta fue su primera obra de teatro. La escribió en 1979 y sigue vigente. Habla de lo mismo de lo que nosotros ahora hablaríamos. Son los mismos problemas de pareja que tenemos hoy en día.

– ¿Cómo ves el futuro del teatro?

– En el ámbito cultural, creo que es lo que menos afectado está hoy en día con la crisis. Se han bajado los precios, pero sigue teniendo afluencia y eso es importante. En televisión se han quitado series, en cine no se hacen películas casi, pero en el teatro sigue habiendo obras y eso quiere decir que la gente va al teatro. Es verdad que va peor y es difícil que los números salgan y, sobre todo, con el IVA al 21%, es una locura para que salgan los números, pero esperemos que cuando pase esto el IVA vuelva a su sitio.

– También cambia la forma de hacer teatro, la forma de producir, las producciones ‘micro’…

– Hay mucha más variedad de teatros. Hay pequeños, mínimos, medianos, grandes, megaproducciones… Y eso es lo bueno, que haya de todo. Micro ha pegado muy bien y hay obras muy buenas en La Casa de la Portera y muchos espacios que están levantando y sacando obras. Otros espacios como donde estamos ahora, el Teatro Lara, reinventan. Antes tenían una obra, y ahora estamos dos, ‘Burundanga’ y nosotros con ‘Perversiones sexuales en Chicago’. Se mantienen mejor. Bajan los precios, pero bueno.

– Lo malo de las ofertas es el momento en el que vais todos a taquilla. Si hay que bajar los precios, hay que repartirlos entre todo el equipo y una noche el público es escaso…

– Sí, sí, ahora más que nunca vives al día completamente. Dependes de la taquilla. Las ofertas, el 21% de IVA y el tener que repartirlo entre muchos te hace tener que llenar la sala. Cobraremos menos, pero lo que no vamos a dejar de hacer nunca es teatro.

-¿Tienes miedo viendo el panorama actual?

– Miedo no. Soy cauto, pero intento no tener miedo. Nos ha tocado vivir una época… Para mí es una putada porque es una edad muy plena, donde profesionalmente te tienes que desarrollar a los 30, y justo ha tocado esto. Pero insisto en que son etapas que pasan. Nuestros abuelos han tenido que pasar etapas peores, han tenido que vivir guerras.  Nuestra etapa, quieras que no, es una crisis, que afecta en lo profesional y en lo material, pero yo creo que se puede superar y dentro de unos años iremos remontando. Intento no tener miedo, ir mes a mes, ver que puedo ir haciendo y aguantar el tirón.

– ¿La situación del cine es tan dramática como la pintan?

– Sí. Creo que, por desgracia, va a desaparecer el cine medio. Es una pena porque se hacían buenas cosas. A lo mejor, habría que haber mirado con mejor ojo algunas películas que se han hecho para que no se critique, porque se ha hecho todo tipo de películas. Pero es verdad que es importante también, porque ahora sólo van a salir las películas de Telecinco y autoproducciones muy pequeñas de las que tampoco pueden salir grandes cosas al no contar con casi dinero. Por desgracia, se va a ir a los extremos, a las muy-muy grandes y a las muy-muy pequeñas.

– Tienes por estrenar ‘Anochece en la India’, que no está terminada aún precisamente por eso, por problemas de financiación.

– Ha habido problemas con las subvenciones, que no llegaban. Pero, por fin, en febrero se terminó de rodar en la India. Ahora queda esperar otros 2 ó 3 meses para terminar la postproducción.

– Una road movie, cuyo viaje sirve de excusa para contar una historia de amor.

– La dirige Chema Rodríguez, el director de ‘Estrellas de la línea’ y está protagonizada por un personajazo, interpretado por Juan Diego. Le quedan pocos meses de vida y quiere volver a la India, donde viajaba de joven en furgoneta, cuando era hippie, donde llevaba a gente desde España. Su sueño es hacer un último viaje hasta allí y encontrarse con su amor platónico de entonces. El personaje está en silla de ruedas. Es un personaje muy atractivo y muy bonito.

– ¿Cómo es tu personaje?

– Ellos hacen un casting y necesitan un tipo que les lleve y les ayude con la furgoneta y con ciertas cosas. A mí me contratan para que les ayude y les lleve. Todas las aventuras que les van pasando las vivo con ellos.

– Los problemas que ha tenido esta película con las subvenciones no los ha tenido Stockholm, puesto que es una autoproducción.

– Esta película surge de Rodrigo Sorogoyen, director de ‘8 Citas’.  Junto con sus amigos de la CAM, unidos a mí, decidimos grabar un teaser. Vimos que era muy difícil conseguir subvenciones. Entonces, estuvimos viendo la idea de cómo hacer el guión, lo que había que juntar y si podíamos hacerlo y decidimos tirarnos a la piscina. No hemos dependido de nadie: ni de productores, ni de subvenciones, ni de nadie. La peli es tal y cual queramos nosotros. Ha sido mucho esfuerzo y se ha trabajado mucho. La protagonizamos Aura Garrido y yo y es una película que puede sorprender porque es diferente, rollo europea.

– Las autoproducciones lo tienen muy complicado para entrar en cartelera. ¿Crees que podrá llegar a las salas de cine?

– ¡Esperemos que sí! Estamos luchando para que así sea. Nos vamos a presentar al festival de Málaga y ver si tenemos suerte. Nuestros planes serían estrenar en Málaga si todo sale bien.

– ¿Es mejor trabajar en una buena película independiente que pase desapercibida en la cartelera antes que en una mala producción por muy taquillera que sea?

-Depende lo mala que sea, depende quién sea el director… En este sentido hay que tener muchas cosas en cuenta, pero vamos, si se dan esas dos condiciones que tú dices, yo prefiero hacerme la independiente. Si en ella puedo hacer un buen personaje, prefiero un buen personaje que no se vea mucho que hacer una gran película que se vea mucho y que el personaje sea malísimo. Todo hay que estudiarlo mucho, pero sí, hay que ser selectivo.

 

Twitter: @_davidhernandez

 

 

1 comment for “JAVIER PEREIRA

  1. Angustias
    3 abril, 2013 at 20:19

    Ains, qué buena entrevista. Y me encanta este chico, es monísimo!!!!

Comments are closed.