Goodbye, Nora Ephron

Su cara no te sonará y puede que su nombre tampoco, pero si te digo que escribió o dirigió las películas «Algo para recordar«, «Julie & Julia«, «Cuando Harry encontró a Sally«, o «Tienes un e-mail«, segurísimo que te haces una idea de la persona de la que hablamos.

Yo me enamoré de Nora Ephron muy muy tarde, y como todos los amores de este tipo vinieron referidos por otros amores.  Me explico: Julia Child siempre me pareció uno de los personajes más característicos de la televisión americana, así como el libro y (antes) blog de Julie Powell son referencias necesarias para mí en cuanto a escritura gastronómica.  La adaptación cinematográfica del último libro de la primera, y del primer libro de la segunda (en una misma película) me hizo ir al cine, y enamorarme de la guionista y directora y buscarla como un stalker por google.

 

Después llegué a su blog en el Huffington Post americano, y leí sus artículos sobre políticaSusan Boyle y, sobre todo, comida, mucha comida.  Y es precisamente esto lo que la hizo tan entrañable para mí.  Su visión de la comida como algo más allá que una simple gasolina para el ser humano.

 

La misma mujer que nos regaló escenas como el orgasmo fingido por parte de una todavía preciosa Meg Ryan en pleno dinner americano, seguido de un «I’ll have what she’s having» de otra clienta, nos regaló años después algunos de los mejores artículos gastronómicos pubicados en Estados Unidos.  La comida siempre fue importante en la vida y el trabajo de la Ephron.  Una de sus primeras películas, «Heartburn» (conocida en España como «Se acabó el pastel») era sobre una escritora gastronómica (Meryl Streep) y su historia de amor con Jack Nicholson.  Más de veinte años después, su última película era sobre una cocinera americana con corazón francés (Meryl Streep) y una americana que cincuenta años después escribía un blog sobre como cocinar todo su primer libro. Ambas películas basadas en libros. «Heartburn» está basada en su novela semiautobiografica de unos años antes.  Lo que hace que ambas películas sean basadas en hechos reales. El destino quiso cerrar así el ciclo.

 

Muchas escenas claves de sus películas tienen la comida como telón de fondo, o como  tema de conversación.  En «Algo para recordar», el personaje de Tom Hanks recuerda como su abuela solía pelar una manzana y dejar la piel entera en una tira, y así se lo contaba a su hijo para animarlo en un momento de la película.

 

Como buena foodie, tenia fuertes convicciones: creía que comer tortilla francesa solo de claras era una estupidez  y que no servía para nada.  Y escribió y habló varias veces sobre el súbito miedo a la mantequilla y el aceite de oliva como factores de engorde en la comida.

 

Yo no puedo más que amar a una mujer que dice abiertamente que el verdadero protagonista de «Julie & Julia» no son ni Julie ni Julia, sino el Boeuf Borgignon, la clásica receta de estofado de carne en vino tinto, que tan famoso hizo en los Estados Unidos la gran Julia Child.

 

Estés donde estés, Nora ¡Bon Appétit! Y esperemos que haya mantequilla.

 

PD. Yo os recomiendo encarecidamente ver sus películas y leer sus libros.

1 comment for “Goodbye, Nora Ephron

  1. 15 abril, 2013 at 19:55

    No eres el único. Soy noraephronologo convencido. Tienes que ver su discurso deel homenaje a la AFI en homenaje a meryl

Comments are closed.