Toda autobiografía es ficción, toda ficción es autobiografía.

Toda autobiografía es ficción, toda ficción es autobiografía.
Esta frase es de Borges.
Mucha gente me pregunta si mi última novela es autobiográfica.
La respuesta es larga.

No podría escribir una novela autobiográfica porque me podrían demandar.
Es decir, según la legislación española, si desvelas datos concernientes a la intimidad de otra persona, aunque sean reales, se te puede demandar. Si yo desvelo historias de infancia o juventud y cito a otras personas, éstas me pueden demandar.
Esto hace casi imposible escribir una autobiografia honesta en España, porque hay que contar con la autorización previa de todos los citados.

Cuando se dice que toda autobiografía es ficción se habla precisamente de esto. De que en una autobiografía hay que esconder muchas cosas, porque muchos de los implicados no dan su autorización para aparecer. También porque nadie recodamos nuestra vida perfectamente

Por ejemplo. Os encomio a hacer un experimento
Esta nochebuena anotad exactamente todo lo que se sirvio en la cena
Después, en el grupo de whatsapp, pedid a los asistentes que valoren lo que cenaron,una semana después. Comprobaréis que la gran mayoría no recuerdan exactamente lo que cenaron. Que confunden platos. Que recuerdan haber cenado pavo cuando cenaron cordero y cosas así. Que mezclan recuerdos de esa cena con anteriores cenas de Nochebuena.

Lo que se suele hacer en estos casos es hacer una “novela en clave”
El tecnicismo novela en clave (tomado del francés, roman à clef) se aplica a aquellas novelas en las que ciertos personajes o situaciones, representan, de una forma más o menos explícita, a personas o situaciones reales. Ocurre, entonces, que bajo la máscara de la ficción, el autor está contando una historia verdadera.

Cuando se dice que ” toda ficción es autobiografía” lo que se quiere decir es que siempre que escribimos, siempre, escribimos de nosotros mismos, incluso si creemos que no.
Los que han venido a mis cursos se quedan patidifusos cuando yo empiezo a averiguar acontecimientos relevantes de su vida a partir de cuentos infantiles que me escriben. Creen que es magia, pero no lo es. Todos, cuando escribimos ficción, escribimos a partir de nuestras vivencias. No somos conscientes de ello, pero es así.

Esta novela cuenta mi vida, pero no importa la exactitud con la que la cuenta. Cuenta historias de abuso sexual y de maltrato, pero no importa cuándo sucedió ni quién las protagonizó. Importa cómo sobreviví a ellas. Importa cómo puede mi experiencia ayudar a otras personas, Importa cómo puedo explicarles a otras personas que el pasado no define quién eres y que al pasado sí que se puede sobrevivir.

Así que lo que he escrito es real, pero lo que es real es el sentimiento. Lo que yo viví en mi cabeza, lo que crucé. Toda la historia no se corresponde punto por punto con una historia real.

Todo lo que he escrito, lo he hecho con la intención de sanar y de resignificar los hechos vividos. De tal manera que aquellos eventos dolorosos o traumáticos los pueda yo ahora ver desde otro punto de vista. Con distancia. Con la experiencia del soldado que ya ha regresado de la guerra, y que ya no está aterrorizado en la trinchera. Desde la lógica del adulto, ya no de la niña o adolescente. Para dar sentido al dolor porque solo así puedo superarlo.

Voy y vuelvo desde ese punto, y regreso para vencer el sufrimiento, para tomar oxígeno. Cuando escribo me permito, en gran medida, que los hechos dejen de doler. Porque los hago palabras. Para poder verlos neutralmente, y mirarlos a los ojos. Para intentar descubrir cómo esas experiencias vividas me permitieron desarrollar capacidades y fortalezas. Y para compartirlas.

La novela la puedes encontrar en Amazon
O en la web porqueelamornosdueletanto.com
No se encuentra en librerías.
No se encuentra en librerías porque ninguna editorial se atrevió a publicarla, ya que la consideraron poco comercial y deprimente.