¡EXCLUSIVA REVENTADA!

pantojaychabelita

Isabel Pantoja acompaña a su hija en el día de su confirmación

Contentos estaban los chupasangres televisivos con un cartelito de cuenta atrás que, desde hace dos meses, presidía uno de los principales programas del colorín. Los bufones reales, bajo la tutela del dueño del corral, anunciaban malévolamente que una de las personas más conocidas de este país, sin pareja, iba a ser abuela.

No había que ser muy listos para descubrir que el día en que se revelaba el secreto coincidía con la mayoría de edad de Isabel, la hija de Isabel Pantoja. Aunque quedó suficientemente aclarado, nadie se atrevía a decir el nombre, debido a que la joven era menor de edad.

Hoy, 8 de noviembre, día en que las aves de rapiña deseosas de hacer sangre, juzgar, lanzarse al cuello de esta niña, mostrar su cara y gritar desde su tribuna que se ha destrozado la vida, la madre de la criatura se les ha adelantado. Con muy buen criterio y en una hora no coincidente con ningún programa rosa, Isabel Pantoja ha publicado un comunicado en el que informa de lo siguiente:

Debo comunicar con orgullo y sincera alegría que mi hija, que hoy cumple 18 años, va a agrandar en breve nuestra familia ya que se encuentra embarazada.

Ruego que se respete su intimidad, y la del resto de miembros de la familia, y se tenga la consideración debida hacia una persona joven e ilusionada que afronta la maternidad por vez primera

No hay que ser muy listos para saber que nadie va a respetar nada y que esta niña va a ser atosigada, expuesta y criticada hasta la saciedad. ¿Realmente un día puede marcar que alguien deje de ser adolescente y tenga que padecer acoso y ser el blanco de las opiniones de las porterías de un país?

No nos olvidemos que, con 18 años, fuésemos más o menos maduros, no sabíamos dónde teníamos la mano derecha, nos faltaban por llevarnos muchas hostias y con el paso del tiempo hubiésemos obrado de otra forma.

Lo que menos entiendo, es que todos los que se han frotado las manos estos dos meses, contando los días para anunciar que esta chica está en estado de buena esperanza, ¡son padres y madres! ¿Se deja de lado la humanidad y la consideración por dar una noticia y sacar hasta la última gota de jugo de la misma?

Sólo espero que esta niña no se convierta en el monotema de todos los programas, que pueda vivir su embarazo en paz, asimilar la que se le viene encima tan jovencita y no pasar por lo mismo que el hijo de Ortega Cano, que fue cumplir la mayoría de edad y faltarles tiempo para vejarlo a cualquier hora.

¡Bien hecho, Isabel! Si quieren dar exclusivas, que estrujen a sus princesas.