ESTOY EN UN REALITY

Estoy en un reality porque vivo en una sociedad sensacionalista.
Los realitys no constituyen sino el relevo del culebrón de toda la vida, que ha perdido vigencia. En medios de comunicación y en psicología social existe la llamada ‘ley de la novedad’: para impresionar sensorial y psíquicamente hay que variar y renovar. El psiquiatra Gianfrancesco Zuanazzi lo explica así : ‘estamos en un círculo vicioso: estímulo e inmunización; nuevo estímulo, mayor inmunización y más sutil búsqueda de emociones”

Por eso, el productor de televisión se ve exigido a buscar constantemente formatos nuevos.

Por eso, los culebrones de televisión han tenido que pasar, paulatinamente, de enamorar a la pobrecita Cristal de turno con el niño rico de nombre compuesto que ya está casado, pero en romance blanco y sin sexo, al adulterio del niño rico en cuestión, es decir, enamoramiento pero esta vez con sexo , al triángulo amoroso con un tercero que se opone al niño rico, y después al incesto, cuando la pobrecita heroína se ve acosada sexualmente por el rico galán que resulta ser su padre, y más tarde a incluir a un personaje homosexual… y ya por fin , rizando el rixo, a meter en la trama algún cura o alguna monja dentro de alguna truculenta tragedia sentimental,.. Y llegado un momento, ya no se sabía qué más hacer, la trama de los culebrones se agotaba y se decidió optar por los realitys, que además son mucho más baratos.

En una espiral circense: el “más difícil todavía” televisivo, renovarse o morir. .

Tanto los realitys como los culebrones se nutres de la convergencia de dos debilidades humanas: por un lado, la ambición de ser mirado (el narcissismo) y, por otra, el afán de fisgonear en las vidas ajenas ( el voyeurismo)

El psicólogo Roberto Follar habla de ese ‘placer de ser mirado’, en los realitys: “no sólo tiene que ver con la posibilidad de ganar un premio sino con la gloria de ser mirado” Para la socióloga Graciela Cousinet, el mecanismo del es reality un proceso de ‘mercantilización’ de las relaciones sociales, desde el momento en que la intimidad se puede comprar y vender.

Voyeur no es solo el que se dedica a espiar con unos prismáticos a la la vecina del edificio de enfrente, ni el que en un burdel paga por ver a través de un agujerito cómo en un burdel la prostituta trabaja con su cliente. Para el voyeur da lo mismo que la persona observada se preste o no a ello. Lo esencial de este comportamiento es el gusto morboso que experimenta el fisgón en mirar por el ojo de la cerradura, aunque sea una cerradura virtual. El morbo es algo más que la curiosidad, es la curiosidad perversa, la curiosidad que se siente culpable

Hasta hace poco tiempo adjetivos como cotilla, entrometido, curioso, chismoso, chafardero se consideraban insultantes. No era “ de buen tono” hablar de las vidas ajenas, y la “clase” se asociaba a la discrección. Hoy, la sociedad es cotilla. Este grupo de personas que nos hemos prestado a hacer de cobayas para que su intimidad sea televisada se convierten en la comidilla de las oficinas, de los patios de colegio, de los cafés, del autobús, de las salas de espera, de las conversaciones con el taxista, de las redes sociales en realidad cumplimos una función social, no necesariamente buena. Somos carnaza.

Si estoy en un reality no es solamente porque yo soy narcisista y tú voyeurista, aunque también. Si estoy en un reality es poque fue la salida más fácil

Estoy en un reality porque parece que ya solo queda una forma de hacer televisión caracterizada por explotar el morbo, el sensacionalismo y el escándalo como palancas de atracción de la audiencia. Una televisión a la que le gusta distorsionar el enfoque.

Estoy en un reality porque la televisión tira al reduccionismo, con explicaciones simplistas de los asuntos más complejos, fácilmente comprensibles, pero parciales o interesadas.

Estoy en un reality porque el sensacionalismo es como un cáncer cuya metástasis tiende a invadirlo todo, y acaba por impedir el mantenimiento o la aparición en las parrillas de otros modelos de hacer televisión en los que yo hubiera preferido participar.

Estoy en un reality porque en televisión ya no quedan espacios destinados a cultura o a libros.

Estoy en un reality porque yo he venido. Estoy en un reality porque necesitaba dinero. Estoy en reality por mi propia responsabilidad. Y la de otros, subsidiaria. La de las cadenas, la de los anunciantes, la de los programadores y la de los profesionales. Y por supuesto la de los espectadores, que pueden optar por verme o no. Pero que deben saber que su decisión de ver un programa no está exenta de consecuencias, ni para su propia dignidad ni para el propio mercado televisivo. Porque detrás de la televisión existen intereses, poderes y modelos sociales e ideológicos. La televisión modela contenidos, pero puede cambiarlos.

Estoy en un reality no porque fuera la ilusión de mi vida ni porque me apeteciera concursar. No me apetecía. No quería ir. No se me ocurrió otra manera de solucionar un problema. Tampoco entendí por qué me escogieron precisamente a mí, qué interés podía tener para la audiencia una mujer madura, sin sex appeal ni morbo, sin adicciones conocidas, cuya vida sentimental nunca ha sido aireada y no es particularmente interesante

Estoy en un reality y tú me estás leyendo porque he dejado escrito este texto antes de marcharme para que David lo cuelgue en mi perfil de Facebook. Lees lo que he escrito la noche anterior a mi partida, muerta de miedo, después de que todos mis amigos me advirtieran de que se iba a arruinar mi imagen, destrozar mi prestigio y hundir mi dignidad.

Pero la dignidad no paga facturas

… y por eso estoy en un reality.

E intentaré pasarlo lo mejor posible, y pensar que lo mejor está siempre por venir

Un beso a todos, trolls incluidos. Vosotros, queridos trolls, no podríais vivir sin mí, porque, como los espectadores del reality, os encanta fisgar en vidas ajenas

De nuevo un beso virtual a todo el mundo

20 comments for “ESTOY EN UN REALITY

  1. Manolo
    19 julio, 2013 at 10:51

    Estás en un reality por dinero. Esta explicación se llama “Navaja de Ockham”

    • MEL
      19 julio, 2013 at 10:56

      me parece perfecto que estes en un Reality, quién soy yo para criticarte, todos tenemos nuestro precio. Pero por favor no critiques TÚ, jamas a nadie que vaya, porque no sabemos los motivos………todos son lícitos.

  2. Alberto Fernandez
    19 julio, 2013 at 10:59

    Estás en ese programa por la pasta, para pagar a Hacienda, y me parece estupendo. Y supongo que si aumentas tu popularidad mediática, tu libro se venderá más, te invitarán a más tertulias que mejorarán tu cuenta bancaria, y las revistas y periódicos valorarán más tus artículos y te pagarán mejor, lo cual nos vuelve de nuevo a la salud de tu cuenta bancaria, que espero fantástica en próximos meses. Por mi parte, me parece de maravilla que lo hagas. Siento que a cambio tengas que “vender” un poco tu alma, y soportar epítetos de personajillos cuyos únicos méritos son habérsela chupado a alguien. Pero así está el espectáculo. Me perdonaras que no vea el programa, tengo cosas mejores que hacer. Pero siempre seré un fiel lector tuyo. Ánimo y adelante

  3. Inma
    19 julio, 2013 at 11:01

    Pues olé tus ovarios… Y al tal manolo, decirque que un ingeniero que trabaja de camarero, también lo hace por dinero. Cada uno se busca la vida como sabe o puede y que las facturas no se pagan solas. Muchos hemos tenido que aceptar cosas que no nos gustan para subsistir. Por dinero…sí, claro que sí. Estudiantes y amas de casa prostituyéndose para pagarse los estudios o alimentar a sus hijos… por dinero. Pero esta es la sociedad en que nos toca vivir, y hasta que no la cambiemos, sobrevivir es lo único que podemos hacer…eso y nunca dejar de luchar. Un abrazo y “p’alante” Lucía.

  4. Malena
    19 julio, 2013 at 11:32

    Precisamente por eso estás en un reality, para demostrar que las personas que se suponen están por encima de ese cutrerío también son capaces de venderse, de “prostituirse” de algún modo. No te juzgo, ni siquiera juzgo a aquellos concursantes que entraron hace mucho tiempo. Todo el mundo tiene sus motivos y los respeto, todos tenemos un precio, está demostrado. Si incluso a mí me dijesen que entrando en un reality podría conseguir un trabajo relacionado con mi cualificación en un lugar cerca de mi familia, yo tampoco lo pensaría mucho más: inversión frente a ganancias. Por eso sólo puedo desearte lo mejor y apoyar tu decisión. Un saludo y mucha suerte

  5. Silvie en London
    19 julio, 2013 at 11:38

    Totalmente de acuerdo con Alberto. Pero añadire que escribir libros es tambien “vender tu alma”. Y se gana dinero con ello. La unica diferencia entre los lectores de tus libros y la audiencia del reality es el coeficiente intelectual. Pero en ambos “formatos” estas vendiendo tu idem. Y en ambos casos la informacion nos viene “editada”.

    Vamos que lo de la “supuesta prostitucion” por ir a un reality no lo tengo nada claro “but that’s just me”.

    Como lectora tuya me importa tres pepinos como te lavas los dientes o te peleas con Paquirrin en un campamento/plato’, por lo que no me voy a molestar en verlo tengo cosas bastante mas importantes que hacer). Pero como lectora tuya me interesa muchisimo como deconstruyes el fenomeno del “reality” desde el punto de vista del “insider” o como analizas las causas que nos han llevado a la actual crisis economica en España.Y para eso si que tengo tiempo porque leerte siempre tiene un lugar entre mis “cosas importantes que hacer”.

    Un abrazo y espero que la cosa sea llevadera. Y ojo con Paquirrin que este seguro se come las provisiones de todo el campamento.

  6. mainake
    19 julio, 2013 at 12:43
  7. hereje
    19 julio, 2013 at 14:31

    me ha encantado verte con las camisetas que nos compaste en Tirso de Molina desde ChapaIndignada quiero darte las gracias por llevar nuestros mensajes a las pantallas de TV

  8. toni diaz
    19 julio, 2013 at 16:22

    Sabe? o sabras cuando salgas que este post es de los mas seguidos y comentados, lo que quiere decir que funciona. Me alegro por ti y que te sirva para algo. Tampoco es que arruines tu imagen. Pienso que siempre has dado que hablar por como eres o por tus opiniones. Y mejor ser asín que ser de esa mediocridad tan extendida en este pais, que no se define por no molestar y encasillarse, que ya sabes que está feo que te definas ante la sociedad. Aqui está todo mal visto, por poco o por mucho, mas temprano o mas tarde. A si que disfruta, psatelo bien y nos vemos a la hora de la cena mientras mi mujer me cuenta como va el programa´. O cuando salgas y hagas un post con el comportamiento de los ratones coloraos.

  9. Esther
    19 julio, 2013 at 18:14

    Si ya te admiraba como escritora, ahora lo hago también como persona. Me parece de una integridad total asumir y hacer público además, que aunque no se esté de acuerdo con determinados espectáculos te prestes a ello por pura necesidad. Pisando fuerte, valiente Lucía. Un gran abrazo y que alcances tú objetivo !

  10. Liberto Fraterno
    20 julio, 2013 at 02:35

    Todo lo que dices es cierto. Y también es cierto para mí… pero yo no estoy en un reality! Cómo puede ser? Por una razón que se llama dignidad y que sabes muy bien que estás perdiendo al prestarte a este juego. Tus armazón de barreras intelectuales es incontestable pero no te exime de tu responsabilidad personal, eres consciente de ello, y esa certeza, acompañada de un cierto sentimiento de culpa transluce a través de todo el texto que has escrito.

  11. nekane
    20 julio, 2013 at 10:07

    Supongo que estás ahí porque los ves y sobre todo por medirte a tí misma, más experimentar emociones fuertes, más por masoca!, pues habrá que ver como te ponen… lo del dinero, anda ya! si te vendes por dinero fácil… tú misma!
    qué pena Lucía…

  12. maria
    20 julio, 2013 at 18:44

    Ay, pero qué listos han sido los productores al buscarte… Mal que te pese, Lucía, eres carne de reality, justo el perfil que sube las audiencias: un temperamento incontenible, volátil, y con pocos pelos en la lengua. Como consumidora de realitys, te diré que me hiciste mucha gracia lo poco que vi en el primer programa, el injusto reparto de equipos, que enseguida denunciaste, me pareció genial. La dignidad es asumir lo que somos con valentía, no te juzgues, mujer, disfruta de la experiencia, que seguro que sacas material para largo, aparte de la parte económica, claro. Ánimo!!!

  13. Dame pan y llámame troll
    22 julio, 2013 at 11:47

    Luci, luci… Excusatio non petita, accusatio manifesta

  14. Belit Lago
    24 julio, 2013 at 19:52

    Hola Lucía, o David.

    Supongo que recibirás cientos de mensajes de apoyo, y después de ver cómo lo estás pasando, no puedo no enviarte el mío.
    No soy fan del programa en absoluto, lo veo por internet exclusivamente porque tú apareces. Al principio me hizo gracia porque lo veía como una manera para conocerte mejor, otra vía de acceso más “tangible”. Me cuesta creer que nadie te valore como te mereces. Personalmente me encantaría tener la suerte de estar ahí contigo, dándote apoyo, abrazándote cuando lo necesitaras y sobre todo aprendiendo de ti. Me da vergüenza el comportamiento de ciertas personas. Solo decirte que cuando salgas te darás cuenta de que lo que puedes soportar es mucho más de lo que crees. Me da mucha pena que estés triste y no encuentres ningún apoyo, pero sabes que fuera tienes a mucha más gente que el resto junto, y que te quiere y te valora por lo que TÚ eres, y no por ser hija de tal o haberte tirado al cual.

    Un abrazo enorme y mucho mucho mucho ánimo.

  15. Rafael
    25 julio, 2013 at 14:53

    No tienes que justificarte. Lo haces y punto. Pero gracias por decirlo porque así no tengo remordimientos si me pirateo tus libros (puedo conseguir 6 absolutamente grátis) es que así me queda dinero para pagar mis facturas y a Hacienda. Además esto de piratear es como los “realities”: se lleva.

  16. Elena
    26 julio, 2013 at 00:28

    Empecé a ver este reality porque salías tú, ahora ya no tiene sentido verlo.
    Te conocí en Semana Santa en Mallorca, primero en el Portixol y luego en la firma de libros, por lo poco que descubrí de tí estoy segura que no has fingido nada en el programa, así que estate tranquila que los que te conocen y/o te leen sabemos como eres y no nos has defraudado para nada.

  17. Emi
    26 julio, 2013 at 03:51

    Lucía, has demostrado ser un ser humano excepcional, has dado ejemplo de educación y saber estar. Opino igual que Elena, no soy seguidora de los realitys, los cuales considero basura televisiva. Pero al ser gran admiradora de la lectura, saber que tu entrabas en ese concurso y por las razones tuyas ya expuestas (por necesidades económicas, no por querer acrecentar el morbo), decidí verlo pero una vez que te has ido no me interesa en absoluto. Esos personajes, porque no se pueden considerar personas civilizadas, ni con las que se pueda mantener una conversación normal sin estar basada en gritos e insultos, viven de hacer el mal ajeno. He sentido rabia e impotencia ante tanta maldad gratuíta. Tienes que ser fuerte Lucía, tu vales más que toda esa gentuza, porque en realidad ellos no son nadie (son famosillos de turno y son conocidos por contar sus vidas y sus trapos sucios, por tener sexo con algún famoso, por ser hijo de un famoso, por participar en otros realitys, etc..), pero tu tienes un nombre en la historia de este país y tus méritos te lo has ganado por ti misma, por tu gran capacidad de transmitir sentimientos. Que esto no te consuma, sólo necesitas algo de tiempo y estar rodeada de la gente que de verdad te quiere y a la cual le importas. Céntrate en crear un nuevo libro, es tu trabajo y es tu pasión, y te ayudará a que te sientas mejor. Por cierto, muchísimas gracias por el enorme cariño que sientes hacia los animales, ellos a diferencia de los humanos jamás juzgan. Te envío un enorme abrazo virtual desde Cádiz. Ánimo!

  18. mar
    28 julio, 2013 at 00:10

    Lo que no se comenta de Lucía porque no interesa. Este país no te merece, mientras tu luchas con la palabra , ellos las utilizan contra ti.Que indigno!!! Es su dignidad la que está en juego, no la tuya.
    http://www.youtube.com/watch?v=UnGTvQTJ3O4

Comments are closed.