ENEMY

image.php

Por Lucía Etxebarria y David Hernández

Anoche, asistimos a la premiere de ‘Enemy’, la nueva película de Denis Villeneuve y hoy os traemos nuestras impresiones.

Lucía Etxebarria:

Coja usted ‘El Inquilino’ de Polanski, un pellizquito de Saramago, una ralladura de Borges, unas gotas de David Lynch, una pizca de Atom Egoyan, dos cucharadas de teoría del doppelganges, un poquito de Freud, unos gramos de Louise Bourgeois, sazone con Alfred Hitchcock, Jake Gyllenhaal, espolvoree una tarántula muy fea con el curioso nombre de Theraposa Blondi (tiene que salir ya un grupo indie con ese nombre), y lo mete todo en la Thermomix… y ya está, ya tiene usted ‘ENEMY’.

Jake-Gyllenhaal-Mélanie-Laurent-EnemyO me puedo hacer la culta y decir dónde he encontrado las referencias a todos los nombres anteriores o directamente me voy a lo que importa: Jake Gyllenhaal. Pero ¡cómo se puede estar así de buenorro!, madre del amor hermoso. De todos son conocidas mis preferencias por los hombres muy hombres de pelo en pecho y mi drama humano con el avance de la metrosexualidad y los hombres depilados. Pues mira tú, este chico tiene un felpudo impresionante y se pasa media cinta con el torso desnudo. Ya, de paso, es un inmenso actor… sí, sí, ya lo dice todo el mundo.

Esta peli no sería nada sin su música. Era todo en plan “ssshññññññíííííí…. Vroooooooom,” o sea, algo así como maullidos de gato, uñas arañando una pizarra y cañerías de las que no funcionan, que pretende ser como banda sonora a los ‘Psicosis’ de Hitchcock y debe darte mucho miedo. A mí, al final, me dio mucha risa y estaba todo el rato tarareando la banda sonora y ganándome de paso el odio de David.

En fin, si te gustan todos los nombres arriba citados, o los hombres de verdad, vete a ver la peli. Si no, ni de coña. Te vas a aburrir más que un sapo de cerámica y no vas a entender ni patata. La que avisa no es traidora.
Recomendada para hipsters de los de camisa de leñador a cuadros, gafapasta y barba poblada. No recomendada para amantes del principio, nudo, desenlace, trama y subtrama.

Twitter: @_LaEtxebarria

David Hernández:

Las gafas cada vez son más imprescindibles en el cine. Están las gafas tridimensionales para ver las películas en 3D; las gafas clásicas para miopes, que generalmente son las que utilizan las señoras que van a ver películas románticas; y, después, las gafapasta, cada vez más imprescindibles para ver ciertas producciones. ‘Enemy’ es de las que sólo se puede entender con unas enormes gafas de pasta.

Jake Gyllenhaal da vida a Adam, un afable profesor de literatura que lleva una vida bastante aburrida. Un día, viendo una película, descubre a un actor idéntico a él. La búsqueda de esa persona tendrá consecuencias sorprendentes. Con este argumento nos presentan la libre (muy libre) adaptación de la novela ‘El hombre duplicado’ de José Saramago.

La cinta es turbadora, desesperante e inconclusa. Sin dejar de ser un elegante y enigmático thriller psicológico. Una película muy estética, aunque con una banda sonora estridente que aporta más intriga al asunto, aunque, en ocasiones, puede resultar cansina (sobre todo si tu acompañante no deja de intentar cantarla).

enemy-jake-gyllenhaal

Lo mejor de la película, sin duda, fue el grito de Lucía sonando en toda la sala con el brusco e inesperado final. Un grito que sucedió a las risas. Un final que no deja indiferente a nadie y el público tiene todo tipo de reacciones: gritos, risas, silencio, muecas… Y es que el inconcluso final es de lo más sorprendente. ¿Cómo algo sin un final cerrado puede ser sorprendente? Si lo cuento, os destrozo la película.

Al finalizar, la canción ‘After the lights go out’ de The Walker Brothers intenta dar un poco de luz a lo que hemos visto. Pero no ayuda lo suficiente. La película se entiende, pero a trozos, por eso nadie se atrevía a intentar explicarla en los corrillos de actores, escritores, directores, guionistas y periodistas que se formaron al final de la proyección.

Ver la película suma puntos en el carné de hipster.

Twitter: @_davidhernandez