¿EL ZINEMALDIA? BIEN, GRACIAS

En su edición del año pasado, la número 60, el Zinemaldia donostiarra supo celebrar tal aniversario con notable éxito, tanto en términos de calidad de cine como de estrellas presentes en el certamen, lo cual siempre otorga una beneficiosa proyección pública. Este año se sabía que las comparaciones iban a ser inevitables, con el riesgo de que la euforia levantada se diluyera rápidamente. Edición difícil, pues.

Carteles

Y desde luego no ha sido lo mismo, aunque cabría preguntarse si eso representa un incumplimiento de las expectativas creadas o más bien un digno paso adelante en la evolución de un festival inmerso en un mar de adversidades (que ambas y antagónicas interpretaciones pudieran tener cabida según como se quiera enfocar la cuestión). Hay que reconocer que a la sección a concurso, aunque más que aceptable, le ha faltado brillantez, se ha echado de menos algún gran título que llamara más la atención. Pero es que las cosas estaban complicadas. Los presupuestos andan ajustados, las ayudas a lo cultural no abundan, y la competencia entre festivales de cine es furiosa (no ya con el imbatible mastodonte de Cannes, especialmente con festivales coincidentes en fechas como Venecia y el muy emergente de Toronto). Seguramente son tiempos de replanteamientos, algo de lo que es muy consciente su máximo responsable José Luis Rebordinos, y de mucha imaginación y esfuerzo.

¿Qué opciones tiene hoy por hoy San Sebastián? No parece que lo suyo sea obsesionarse con eso del “glamour” y las estrellas, aunque el año pasado le fue bastante bien en ese terreno, y este año, aunque mucho menos boyante, ha tenido en el gancho de Hugh Jackman, que ha estado ciertamente simpático y cercano, un gran aliado.

Jackman

A San Sebastián le queda seguir atendiendo al público que va a las salas, tratarlo bien, camelarlo. Ofrecer un cine actual diferente al que masivamente llega a las carteleras, pero no elitista, con retrospectivas y ciclos paralelos atractivos. Un año más, la afluencia ha sido muy alta, por lo que en esta línea parece que se está trabajando bien.

A San Sebastián le queda seguir apoyando al cine español, una postura no tan chauvinista como necesaria, un posicionamiento casi político o moral en los tiempos que corren; dar el pistoletazo de salida a títulos que habrán de marcar la producción nacional del año, exhibiendo su potencial y eclecticismo, como lo demuestran títulos de la sección oficial tan diversos como “Las brujas de Zugarramurdi” de Alex de La Iglesia, “Canibal” de Manuel Martín Cuenca, “Vivir es fácil con los ojos” cerrados de David Trueba o “La herida” del debutante en la dirección Fernando Franco. Tendremos tiempo en futuros artículos de comentar esta producción española, pero conviene señalar que en el palmarés se colaron la sugerente fotografía de “Caníbal” y la impactante interpretación de Marian Álvarez en “La herida”, película que recibió asimismo el premio especial del jurado, demostrando que esa valentía del festival por apostar por una película primeriza y arriesgada no sólo ha salido bien, sino que viene a ser uno de los grandes méritos del certamen.

La herida (Poster)

A San Sebastián le queda buscar el descubrimiento, atender a realizadores nóveles e industrias pujantes, tal es el caso de las cinematografías latinoamericanas, que gozan por aquí de notable simpatía. Hace años que el ciclo Horizontes Latinos atiende lo mejor de la producción latinoamericana del año, pero además el Zinemaldia siempre cuela en la sección oficial películas pequeñas, distintas, sugerentes, sorprendentes de estos cines emergentes. Y esta edición ha sido la de su máximo reconocimiento en el palmarés. Las grandes triunfadoras de esta edición (además de la citada “La herida”) han sido la venezolana “Pelo Malo”, flamante ganadora de la Concha de Oro, y la mexicana “Club Sandwich”, ganadora de la Concha de Plata al mejor director (Fernando Eimbcke), premios un tanto sorprendentes, pero para quien esto firma, justos y que caen particularmente simpáticos como reconocimiento a formas distintas de hacer cine y de contar historias. Se merecen una mayor atención en algún artículo venidero, y confiemos que estos premios faciliten su distribución internacional.

Pelo malo (Poster)

A San Sebastián le queda, en definitiva, seguir cumpliendo con una función de innegable utilidad pública, ahora que eso suena quijotesco y está tan devaluado por nuestra clase política: nos ofrece antes que nadie algunos de los títulos que más han llamado la atención en otros festivales de este año (atentos a “La vie d’Adele” de Abdellatif Kechiche, “From Father to Son” de Hirokazu Kore-Eda, “Joven y bonita” de Françoise Ozon, “La postura del hijo” de Calin Peter Netzer, “Dallas Buyers Club” de Jean Marc Vallée, “Prisoners” de Denis Villeneuve, “Gravity” de Alfonso Cuarón…); crea retrospectivas de enorme valor histórico y cinéfilo, como la de este año dedicada al japonés Nagisa Oshima, en colaboración con Filmoteca española, lo que permite que ahora podamos ver también estas películas en Madrid; y sobre todo, representa el apoyo e impulso para películas y cinematografías de calidad pero que se enfrentan a serias dificultades para competir en un mercado tan tendente a la homogenización y la ley del más fuerte. No ha sido una edición espectacular, pero el Zinemaldia sigue cumpliendo con lo que tiene que cumplir. El Festival de San Sebastián sigue bien. Gracias.

 

Fernando Eimbcke, mejor director por "Club Sandwich"

Fernando Eimbcke, mejor director por «Club Sandwich»

El gran Bertrand Tavernier convenció con "Quai d'Orsay", ganadora al mejor guión

El gran Bertrand Tavernier convenció con «Quai d’Orsay», ganadora al mejor guión

El excelente actor británico Jim Broadbent ganó el premio al mejor actor por su interpretación en "Le Week-end", una de las favoritas de crítica y público

El excelente actor británico Jim Broadbent ganó el premio al mejor actor por su interpretación en «Le Week-end», una de las favoritas de crítica y público

Jackman 2

Gonzalo G. Chasco

gonzalogchasco@gmail.com

Fotografías (excepto promocionales «Pelo Malo», «La herida», «Le Week-end»):

J.L. Pérez

3 comments for “¿EL ZINEMALDIA? BIEN, GRACIAS

  1. nekane
    4 octubre, 2013 at 16:05

    Habéis visto «Las brujas de Zugarramurdi ¿? no ha quedado muy misógina la peli ¿?me lo pasé muy bien, me encanta Álex peroooo ,,,cómo nos ha puesto a las tías, jo! no sé como tomármelo.
    No me gustan los festivales-eros ni éste ni ninguno pero supongo que los premiados e invitados deben estar muy agradecidos de pasar, aunque solo sea, un día en Donosti

    • GONZALO
      5 octubre, 2013 at 00:38

      Sí, ha quedado misógina, pero es parte del juego, supongo que tiene cierto sentido esa misoginia desatada y ese recurso al tradicional humor de guerra de sexos vertiente posmoderna. Eso y unos cuantos excesos más lastran una peli en todo caso bastante divertida y con buenos momentos. Pero de las películas españolas del festival seguramente se hablará en otro post.

      • nekane
        6 octubre, 2013 at 12:40

        Yo también quería suponer, peroooooooo me parece un exceso desmedido!
        gracias Gonzalo, por apostar hacer un próximo post sobre ella y otras pelis

Comments are closed.