EL VIOLADOR DEL EIXAMPLE

eix

Alejandro Martínez Singul (46) fue detenido por primera vez el 5 de junio de 1991. Había abusado sexualmente de catorce niñas, de edades comprendidas entre los 9 y los 18 años. Dos años después, lo condenaron a 65 años de cárcel, cumpliendo su pena en Francia.

En 2007 fue puesto en libertad y decidió trasladarse a Francia, dónde fue condenado por exhibicionismo tras enseñarle sus atributos a una niña de ocho años. Logró escapar, regresando a España, pero fue detenido y fue extraditado al país vecino para pagar su delito.

En mayo de 2009, de vuelta en España, Singul se masturbó delante de dos menores, a las que además persiguió, pero la Audiencia Provincial consideró que el segundo violador del Eixample sólo debía pagar una multa de 200 euros. Un mes después, trató de violar en un ascensor a una niña de 12 años, por lo que volvió a ingresar en prisión para cumplir una condena de tres años y nueve meses de cárcel.

Ya en prisión, Singul decidió ser el primer preso en someterse a un programa de castración química, de carácter completamente voluntario.

El objetivo de este programa es tratar de rehabilitar al paciente, sometiéndole a una terapia psicológica para frenar sus impulsos e inyectándole cada seis meses un inhibidor del deseo sexual. Según los profesionales que lo han tratado, Martínez Singul no está rehabilitado y además no tiene ninguna obligación ni será sometido a control alguno para continuar con el tratamiento, aunque se asegura que sí a cierta vigilancia tras haber sido puesto en libertad el pasado 4 de julio.

Mi opinión sobre la castración química no es muy favorable, porque el problema no está en los testículos, sino en la mente. Si Martínez Singul desea agredir sexualmente y no logra una erección, podrá hacerlo con cualquier objeto. Son infinitamente más positivas las terapias que le hacen sentir empatía hacia sus víctimas y fomentan el autocontrol, a las cuales también se ha sometido.

Martínez Singul, abusado sexualmente por su hermana durante su infancia, podría haber pedido cambio de identidad. El segundo violador del Eixample, abandonó la prisión con discreción y es probable que haya decidido residir lejos de Barcelona, cuyo Eixample era su zona de actuación. Habitualmente, asaltaba a sus víctimas en los rellanos y ascensores de sus edificios.

El Presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Forense, Leopoldo Ortega-Monasterio, después de analizar a Martínez Singul y dialogar con su familia, llegó a la conclusión de que presentaba «inmadurez neurótica de la personalidad, con una forma muy regresiva y primaria de expresar su sexualidad«. Añadió también que «este tipo de alteraciones tiene mejor pronóstico que cuando se trata de lo que se entiende por un psicópata desalmado con un perfil de personalidad intrínsecamente peligroso». Martínez Singul no es un psicópata y quienes lo han tratado temen que el revuelo que se pueda organizar tras su puesta en libertad lo desestabilice. La Fiscalía ha ordenado a los Mossos d´Esquadra que le realicen un control no invasivo.

Martínez Singul se ha comprometido a continuar con el tratamiento que hasta ahora viene recibiendo una vez fuera de prisión.

Ahora no queda más que esperar a que este violador en serie vuelva ó no a reincidir. El tiempo lo dirá.

El segundo violador del Eixample asegura estar arrepentido de sus agresiones, aunque siempre ha negado el intento de violación de la niña de 12 años.

A menudo, este tipo de delincuentes han sido abusados sexualmente durante su infancia, como es el caso de Martínez Singul. ¿Víctima o verdugo?

¿Es necesario un registro público de violadores y pederastas, o simplemente empeoraría las cosas?

1 comment for “EL VIOLADOR DEL EIXAMPLE

  1. A1
    18 julio, 2013 at 16:40

    … No solo no esta arrepentido sino que nisoquiera considera que sea agresion sexual el obligar a una nińa a hacerle una felacion.
    Los violadores no se curan JAMAS y en españa la carcel es para reinsercion y no como castigo con lo que es un sin sentido que esa basura tenga mas derecho a estar puesto en libertar sin estar rehabilitado del que tiene una niña a no ser violada por un reincidente,
    Que lo pongan a vivir junto a las hijas y nietas del imbecil del juez que lo ha puesto en libertad.
    Si la carcel no es castigo sino para rehabilitar importa 3 pimientos que haya pagado o no su «deuda con la sociedad» o que ya haya sido juzgado por ese delito; si alguien siguensiendo un peligro yo no lo quiero suelto

Comments are closed.