El sexo en los tiempos de Tindr

En fin, esto de la sociedad líquida es lo que tiene. Que todos no somos más que eslabones de una cadena larguísima que a veces se convierte en red incluso. Cuando todo el mundo se lía con todo el mundo. El amor se hace flotante, se hace barca, y surfeamos sobre las olas de relaciones que nos arrastran, cada vez más imprevisibles, olas que puede que nos lleven a puerto seguro o puede que nos lleven mar adentro y nos ahoguen.O quizá, con suerte, olas que solo nos den nuestro chute de adrenalina y después nos devuelvan a la playa. El desarraigo afectivo es parte de cada uno de nosotros. Todo es transitorio y volátil porque las sociedades posmodernas, se supone, son frías y pragmáticas. Mentira. No lo son. El ser desapegado no te libra del drama.  Te mete en más drama todavía. Eso es lo que no nos habían contado. Sí, por supuesto, todo esto se  paga caro: vacío, frialdad, indiferencia, insatisfacción permanente, alienación… ¿Qué me va usted a contar?  Me lo sé de memoria, lo vivo cada día.

En esta sociedad tan frenéticamente consumista en la que cambiamos de trabajo cada dos años, de coche cada tres, de teléfono móvil cada uno, de ordenador cada dos,… ¿Por qué vamos a querer tener siempre el mismo modelo de amante? Los cuerpos de los demás no son sino una mercancía más de la que puedes desprenderte, desecharla, desconectarla. Me he sentido tantas veces mercancía, utilizada, que nada me sorprende ni me escandaliza. Los vínculos duraderos despiertan ahora la sospecha de una dependencia paralizante, no son rentables desde una lógica del costo-beneficio. Como es natural esto también afecta a nuestra sexualidad, que una vez liberada del amor se condena finalmente a sí misma a la frustración y la falsa felicidad. Cuando se patina sobre hielo fino, hay que patinar muy rápido para que el hielo no se resquebraje. Si no conseguimos calidad, nos aferraremos a la cantidad.

Oh sí… Vivimos en el mundo de lo light, de lo pasteurizado, de lo superficial, de lo banal, de lo rápido, de lo efímero, de lo frenético, de lo instantáneo.  De los polvos rápidos y la música electrónica.  De la novedad y el consumo.  Del uso y el descarte…  Se sustituye el amor por el sexo,  la calidad por la cantidad. Las relaciones de pareja se han fragilizado tanto que parecen de cristal.  La fluidez es la norma  Todos especulamos sobre las mejores oportunidades que nos esperan y todos creemos que la hierba puede ser más verde al otro lado de la colina.

¿Quién no tiene un amigo que en sus ratos libres descarta o acepta posibles candidatos con un swipe? Tinder se ha convertido en una de las aplicaciones para “ligar” ( eufemismo de follar)  más populares del mercado,. Su número oficial de usuarios se desconoce  pero se supone que al menos son  50 millones de usuarios activos. 

Según IAC, ( que es la compañía fundadora de Tindr y matriz de la app) cada semana se registran un millón de personas en todo el mundo.

 

a byefelipe 1

Tan sólo en un día, Tinder registra 12 millones de matches.

El usuario promedio de Tinder,se conecta 11 veces al día que en total son alrededor de 90 minutos. Cada vez que los hombres se meten a usar la app están 7.2 minutos; mientras que las mujeres lo hacen más: 8.5 minutos.

Las mujeres solo dan  like al 14% de lo que ven;. . El 46% de los hombres aceptan lo que ven.

Paradójicamente, el año pasado, en el mundo real, la red social vivió un cruce de demandas de acoso sexual entre sus ejecutivos-

La historia es jugosa:

Tindr tenía dos fundadores: Justin Mateen y Whitney Wolfe. Y eran novios. Cuando Tinder se convirtió en un fenómeno global  y los medios empezaron a publicar reportajes sobre la plataforma y sus creadores, Whitney Wolfe fue apartada de los titulares. Más bien fue el uno el que apartó a la otra.  “Facebook o Snapchat no tienen fundadoras. Que figurases como tal haría que la empresa pareciese una broma”, se justificaba Mateen con Wolfe.

Además, según lo expuesto en la demanda,  Justin  iba diciendo que no le molaba nada  la de idea de que su novia apareciese como fundadora de una app que se usa para ligar ( eufemismo de follar) , “porque la hacía quedar como una putilla”.  O sea, yo monto un burdel, pero quiero una novia decente. Cool. 

 

Portrait of woman using phone

Dios mío… ¡soy una putilla!

Cuando la relación sentimental entre los socios llegó a su fin, los enfrentamientos entre ambos se recrudecieron y, Justin le echo en cara a Whitney que hablase “con cerdos musulmanes de mediana edad” y además le amenazó con hundirle la vida al nuevo novio de Whitney. El chico ideal, como veis.

Sin embargo, el crecimiento de la aplicación no se ha estancado por los conflictos pasionales.  Ya se ha lanzado  la versión de pago, Tinder Plus, con un coste de entre 1,99 y 14,99 de euros, según la edad y, atención, Tindr cotiza en bolsa. (Las acciones de IAC subieron un 5%, hasta los 80,82 dólares. Dos semanas después, llegaban a máximos del año: 84,20 dólares. El grupo acumula ya una subida anual del 21%.)

Tinder Plus ha funcionado mejor de lo que los directivos esperaban. En el primer  mes habían llegado a las 250.000 suscripciones en todo el mundo, lo que supone un ingreso de tres millones de dólares. Además, la app está tratando de lograr beneficios a través de la inserción de publicidad que, podría dejar unos ingresos de 70 millones de dólares en 2016.

Usuarios con pareja

Un estudio de The GlobalWebIndex reveló que el 42% de los usuarios de Tinder no están solteros. En otro estudio he visto que era un 47%. Yo calculo que en realidad hay más. ¿Que por qué lo sé? Simple. En cuanto tengo alguna duda les pido que me den algún dato para localizarles: perfil de twitter, instagram, linkedin. “No uso redes sociales” me responden. Ya, pero te has sabido abrir una cuenta en Tindr, lo que exige una cuenta de Facebook. Y yo te creo… ( modo irónico on). Así que les voy contando que en realidad tengo pareja, pero que me va muy mal,  y que solo he entrado para ver lo que hay,que no estoy muy segura de querer quedar, que me da miedo lo que pueda pasar. La respuesta, siempre, es la misma: ” No te preocupes, yo también tengo pareja”

Ah, claro. Que yo no les había dicho a ustedesque tengo perfil en Tindr. Lo tengo. Eso sí, no lleva mi foto. Pero alguna lista ha usado un perfil que sí lo lleva, con lo cual hay amigos que me dicen que han chateado conmigo por Tindr. No.

Queridos, si chateáis con mi foto, me toca citar a Mari Trini

Sí, no… ¡ ESA NO SOY YO!

 

Claro, esto nos lleva a otro tema

Perfiles falsos

Algún incauto me ha dicho que no los hay porque Tindr se conecta con tu perfil de Facebook. Anda que no es fácil hacerse un falso perfil de Facebook. Y sí, también he encontrado falsos perfiles de Facebook con mi nombre y foto.

 

CiberFaudes

Pero atención porque Tindr, o cualquier otra red e este tipo, es peligrosa. Y no solo por el tipo de gañanes que te encuentras…

Privacidad: Casi todas las aplicaciones de citas para Android comparten información personal de sus usuarios con terceros. ¿Has recibido más correo spam desde que comenzaste a utilizar estas apps?  Pues eso. A mí se me multiplicó por mil.

Malware: Varias de las aplicaciones de citas para Android incluyen software maligno que abre puertas en tu teléfono, permitiendo a los hackers entrar para extraer información. Y sí, un informático ( al que conocí vía Tindr, lo juro) me tuvo que resetear todo el teléfono, porque me habían colado el virus de marras

Localización: El 73% de las apps de citas para Android almacenan tu información de ubicación. Esta información queda al descubierto cuando se instala el malware que acompaña la app. Con esto, los hackers pueden saber dónde estás y a dónde has viajado en el pasado.

Información bancaria: Muchas de las apps de citas para Android piden tus datos bancarios para efectuar compras, o para pagar el servicio. Es información que le estás regalando a los hackers. A mí no me pilló porque no he pagado por Tindr.

Control de tu teléfono:  No me ha pasado pero en muchos sites geeks de internet te lo advierte. Si abres Tindr y según qué perfiles  se instala malware en tu smartphone y se abrió una puerta para que los hackers controlen su micrófono o cámara.

 

Prostitución en Tinder

Symantec reporta que en los últimos meses Tinder ha visto una alza en el número de perfiles dedicados a ofrecer servicios sexuales o pornografía a los usuarios.

Los perfiles incluyen servicios como GFE, que en inglés es el acrónimo para Girlfriend Experience, algo así como ” Vive lo que es tener una novia” ( eufemismo de prostitución) Por esa bonita experiencia llegan a cobrar hasta 100 dólares por hora. El perfil incluye varias direcciones web en las que el usuario puede ponerse en contacto para preguntar por los servicios.

A la que escribe le han ofrecido dinero no una sino varias veces. Siempre se lo ofrecían ejecutivos en viaje por Madrid o Barcelona.

¿ Que cómo me ofrecían dinero? Me lo han preguntado muchas veces, seguro que os da morbo. Bueno, el tipo en cuestión me decía que estaba en Madrid o Barcelona por viaje de negocios, Charlábamos. Ya sabéis que hablo inglés y francés tan bien como español. Teníamos una conversación de muchas risas y me preguntaban a qué sitios se podía ir en Madrid o Barcelona. Se lo decía. Entonces me decían que me querían invitar. Yo les decía que estaba chateando pero que en realidad no estaba intresada en quedar. Y ahí empezaban a ofrecer dinero. Y cuanto más distante me ponía yo, más ofrecían. Así de simple.

 

Webs de citas y páginas de porno

Muchas veces el perfil de una chica divina lleva al usuario a sitios o plataformas web de citas casuales o páginas de pornografía. Simple: Tú entras en un bonito perfil con una chica monísima que te redirige a una  URL a través del cual el usuario podría contactar a esta chica tan mona. Pero te cuesta unos  60 dólares suscribirte  como cliente premium para contactar a esa chica tan mona.

 

Pero… ¿ funciona?

 

bye felipe 3

 

Al entrar en las redes sociales que sirven para ligar ( eufemismo de follar), como Tinder, entras a otro mundo. Uno donde sabes que todo es mentira, pero vives de la esperanza de que una mentira muchas veces repetida a veces se convierta en verdad.

El New York Times tildó a los usuarios de Tinder de “lazy singles”: solteros perezosos que ya habían perdido la esperanza de encontrar pareja y ya no estaban interesados si quiera en saludar, coquetear o intentarlo.

Pero lo cierto es que usar Tinder requiere una inversión de energía considerable. No es fácil chatear, exige una inversión de tiempo desmesurada, se convierte en un auténtico vampiro.  A mí, la verdad, el método bares me funciona mejor.

 

Cuando conocemos a alguien en un bar, salvo que seamos de ese tipo de personas que salen “de cacería”, lo normal es que no nos sintamos ante un catálogo de posibles parejas y sólo nos fijemos en alguien si realmente nos gusta. No ocurre lo mismo en tinder, donde tenemos todo un muestrario de objetivos a los que elegir, algo que, aún pareciendo una ventaja, podría convertirse en un problema, ya que está demostrado que en muchos casos, cuando tenemos muchas opciones entre las que elegir, las decisiones son más perezosas y precipitadas. Para como, ése en el que nos fijamos también se está fijando en otras viente, así que todo se complica al máximo. Tindres  como un catálogo de una tienda en la que todo el mundo está disponible. Es el equivalente personal de cientos de hombres de pie en un bar diciendo lo mucho que les gustas, pero que te abandonan en el momento en que entra la próxima chica mona. La promesa de variedad ilimitada anima a la gente a perseguir la emoción de múltiples aventuras amorosas a corto plazo en lugar de trabajar en una  relación  a largo plazo.

Además, está claro que no es lo mismo elegir sobre una foto que sobre la  realidad. En foto no puedes valorar la voz, la forma de moverse, de mirar… la química.  Y es que, por lo general, tendemos a usar como foto de perfil en redes sociales las fotos en las que mejor salimos, algo que podría confundir a alguien que nos valore únicamente por nuestro físico. Y además, en un bar, si a los cinco minutos no te gusta alguien, te vas a una esquina o a donde sea- Tindr exige que emplees al menos el tiempo en llegar hasta la cita y el tiempo en volver a tu casa, más la mínima media hora de cortesía que le debes a esa persona.  Hora y media perdida, como poco

Y para colmo a menudo mi  bandeja de entrada se llena de imágenes no solicitadas y no deseadas de penes de extraños.

Por no hablar de los que me han insultado cuando no he querido quedar con ellos.  En Istagrama hay un perfil muy interesante , Bye Felipe, que muestra capturas de pantallas de conversaciones reales via Tindr. Me tranquilizó mucho leerlo. Pensaba que yo era la única que había topado con especímenes así, que había algo raro en mí… Pero no. Es más común de lo que parece…

 

https://allegramag.info/2016/01/25/la-fiesta-de-san-calentin-este-ano-en-barcelona/