El Satchel

… o lo que es lo mismo: el bolso que toda fachionbloguer y chica moderna tiene, o quiere tener.  El qué, el cuándo y el por qué, aquí.

 

Si, como yo, eres lector asiduo de más de un blog de moda español lo habrás visto.  Seguramente, en amarillo fosforito (aunque ahora lo llamen «flúor», que queda más cool), o en rosa chillón (también «flúor»).  Y es que, queridos lectores, parece que Stella Rittwagen los ha ido regalando a toda bloguera con más de mil vistas diarias, como promoción.  Y así es que, de repente, asistimos a una invasión del Satchel, en sus tonalidades más modernas y vanguardistas.  (De hecho, ahora se les ha añadido el dorado y el plateado, así, rollo brillantoso ochentero).

 

 

«Satchel» no es más que la manera moderna y trendy de decir «cartera del colegio que llevaba mi señor padre».  Y eso es lo que ahora se lleva.  Ya sea en sus colores fosfor.. eh no, flúor, o en unas tonalidades un poco más clásicas, negro, beige, marrón…  El bolso es unisex, aunque pocos son los hombres que se atreven con él, aunque las tonalidades más clásicas son de lo más ponibles.

 

 

El original ronda los 125€, aunque en showrooms especiales y por blogs dedicados exclusivamente a la venta de este producto lo puedes conseguir por unos 100€ y con la posibilidad de grabar tus iniciales (o las de tu perro).  Y si no siempre te quedará la opción de comprarte el clon en Misako, Bershka, Pull & Bear o Stradivarius.

 


Pero, yo me pregunto, ¿en vez de gastarnos ese dinero en un bolso fosforito flúor que dejará de llevarse en septiembre, no es mejor ahorrárnoslo y buscar en el baúl de los recuerdos, que fijo que está el de tu padre/tío/abuelo?  Yo, por ahora, tengo suficiente con uno monísimo que comparto con su dueña que tiene más de 15 años y es de un mercadillo.  Si es que, en realidad, lo moderno es ir de antiguo.

 

twitter: @mikeyfdez

http://mikeyfblog.blogspot.com