El nivel educativo de un país

IMG-20150131-WA0024

El nivel educativo de un país lo revelan no unos exámenes estandarizados, no. Hay otros datos mucho más reveladores y los españoles no muestran un nivel educativo especialmente brillante.

Los datos que revelan el nivel educativo de un país son estos: índice de abandono escolar, de fracaso escolar, de analfabetismo funcional y de paro juvenil, habilidades y facilidades para el autoempleo y el emprendimiento, tejido empresarial sano, corrupción política y general, de igualdad real ante la Ley, funcionamiento de la Justicia, transparencia de los poderes públicos, protección a la infancia y a los menos favorecidos, machismo, feminicidios y violencia sexual, lectura habitual, generación de riqueza que incida en el bienestar común, cuidado del Medio Ambiente, compromiso social, participación ciudadana, capacidad para exigir ser bien gobernados, cantidad y calidad del gasto en ocio y cultura del gobierno e individuos particulares, inversión en ciencia e investigación, premios Nobel, Universidades de prestigio, descubrimientos en todas las ramas de la Ciencia, suscriptores a revistas científicas, hasta la tipología de los programas su Televisión Pública… El nivel educativo incide en las elecciones de las personas.

No me mareen con Pisa. Ni con que España en realidad tiene un estupendísimo nivel educativo a pesar de Pisa. Los datos demuestran lo que demuestran. Y es que España no tiene una buena Educación.

Pero es que es de cajón. Educación es eso. Conciencia, compromiso, creación de riqueza, trabajo personal, elecciones de cultura y aprendizaje acertadas, amor al conocimiento y la ciencia, y tener gobernantes que no sean rufianes. Es un círculo vicioso. Los gobernantes rufianes no quieren un pueblo culto ni un pueblo libre y no harán nada para mejorar su Educación. Un pueblo inculto y acomodaticio no producirá gobernantes que no sean rufianes. Y esto no es política, es la realidad. Un país educado protege a los científicos y a los emprendedores porque son los que generan riqueza para todos. Nos quieren ignorantes y por esa razón no invierten en Educación ni en una verdadera innovación pedagógica. Y seguimos siendo, me temo, un país con un bajo nivel educativo. No, no hablo de política. Es cuestión de Educación.

 

Mireia Long. Co-directora y fundadora de La Pedagogía Blanca. Experta en antropología de la crianza y la educación, en pensamiento divergente, en establecer límites sin castigos y comunicación no-violenta, en aprendizaje online y cooperativo, en organización de espacios educativos y en altas capacidades.
Licenciada en Geografía e Historia, profesora, conferenciante, madre homeschooler. Ha trabajado además como periodista, publicista y actriz. Autora de los libros: “Una nueva maternidad” y “Una nueva paternidad”.
http://www.pedagogiablanca.net/
http://mireialong.com/