El gran bazar bohemio

El Mercado de Motores nos ofrece productos originales y un plan perfecto de fin de semana

 1891595_10152242194240250_1707744812_o

Por Eloy Molanes / Fotografías por David Hernández

El segundo fin de semana de cada mes, la modernidad se deja ver por la antigua estación de tren de Delicias en Madrid. Es el Mercado de Motores, un evento que comenzó en la nave de motores de Metro y que en cada edición atrae a más visitantes. El lugar ideal para estar al día de las últimas tendencias en diseño y hacerse con todo tipo de cosas, desde un termo sacado del desván de la abuela a naranjas recién traídas de la huerta murciana.

En estos tiempos de decadencia y penuria en general, sorprende mucho la ilusión de los responsables de todos los puestos, orgullosos de su producto y encantados de mostrarlo a cualquiera que pase. Y es que el mercado es, en su mayoría, una reunión de pequeñas empresas que apuestan por el diseño y la calidad. Así podemos encontrar estupendos calcetines, camisetas con estampados originales, preciosas pajaritas, muebles… Y todo a precios más que razonables.

1655614_10152242192885250_1032315986_o

También es el paraíso de lo retro, lo vintage o simplemente lo viejuno. En las inmediaciones del museo se colocan puestos en los que hay una selección de los mejores desvanes de Madrid, donde encontramos libros, ropa, menaje de cocina, vinilos. Vamos, lo que era el Rastro de Madrid antes de que se viese invadido por hordas de turistas e inocentes domingueros.  Por otra parte, también podemos hacernos con una bici clásica y aparejarla con todo tipo de accesorios. Me encantaron los complementos de cuero para bici que había en uno de los puestos. También sorprenden los sombreros años cuarenta o la variedad de abrigos de piel de segunda mano. Delicias para cualquier dama que se precie. Y qué decir de las gafas de sol vintage. Imposible resistir el probárselas todas.

1961017_10152242190920250_42584778_o

Viendo también los mostradores de juguetes y ropa para bebés, uno siente casi la necesidad de comenzar a engendrar hijos. Todos los juguetes son originales y realizados de manera artesanal. Recuerdan a los de nuestros abuelos. La ropa infantil es de lo más tierna, siempre con la intención de despertar la imaginación de los más pequeños.

Merecen también atención los puestos de comida. Se nota que las malenis están de moda. Así podemos encontrar galletas personalizadas, cupcakes y demás pastelitos cuquis. Al mismo tiempo, podemos comprar leche fresca, frutas y verduras ecológicas o deliciosas conservas de las Rías Baixas.

1658146_10152242190905250_786670934_o

Sin embargo, el mercado no es solo un lugar para dejarse los cuartos entre masas de hipsters, bohemios, modernas o simples curiosos. También es un sitio para quedar con amigos y tomarse unas cervezas en un sitio diferente. En las vías de la antigua estación, se coloca una terraza donde se puede beber, comer y alternar con todo tipo de personas. Un plan genial para estas soleadas tardes de primavera. La cita perfecta para un fin de semana diferente.

1901818_10152242191920250_553472085_n

Twitter: @eloymolanes