diario lucia 22/05/2016

Un ex amor ha ingresado hoy en un centro de rehabilitación para curar su alcoholismo. Se supone que se va a tirar allí dos meses. Le he dicho que mientras estuviera allí yo no bebería. Así que como no es lo mismo contarlo que vivirlo me voy a pasar 21+ 39 días sin beber.

Ayer me di cuenta de lo difícil que es no beber. Había ido al cine con una amiga y allí nos encontramos con otra conocida, que había acudido a la sala sola. Admiro mucho a la gente que va al cine sola ( yo lo hago a veces) pero aún así la invité a que viniera con nosotras. Cuando salimos nos fuimos a una terraza. Lo lógico era pedir un vino o una caña. La otra opción socorrida era una coca cola, pero la cafeína me desvela, y no tengo intención de salir. Acabé pidiendo un zumo de piña. Después nos fuimos al bar de enfrente. De nuevo obligada a beber. No me gusta tanto el zumo de piña como para beberme dos seguidos. Pagar dos euros por un botellín de agua me parece ridículo. Me fui a casa. Si hubiera tenido que seguir el ritual de pedir algo para beber en cada bar al que íbamos habría acabado con el estómago hinchado y unas ganas enormes de ir al baño. Claro que si bebes alcohol acabas igual, pero vas borracho y no te das cuenta

 

Nuestra cultura influencia el alcoholismo de tres modos: Creando la tensión que te lleva a consumirlo, tolerando e incentivando el consumo el consumo para aliviar y no suministrando alternativas validas de solución.

Me preguntas por qué soy tan rara, me dices que no me entiendes, que no sabes qué es lo que busco.  Que qué busco.  Busco… llamarme, encontrar un nombre, pero no lo encuentro, no sé ponerle palabras a esa desconocida e informe llama que me anima y me domina. No tengo ni idea de quién soy. Busco y busco un signo que me defina o incluso que me sustituya.  Me busco a mí misma desde hace años sin ningún resultado. Te juro que he buceado, muy profundo, en mi pensamiento y en mis instintos,  en las últimas profundidades de mis desesos y de mis miedos, y ahora extiendo los brazos en la sonbra, desorientada. ¿Y tú pretendes que te diga cómo soy si yo misma no lo sé?

1 comment for “diario lucia 22/05/2016

  1. Violeta Gómez
    22 mayo, 2016 at 09:13

    ¡Qué sincero tú artículo! A veces me sorprende que muestres tanta seguridad en ti misma como para hablar públicamente de inseguridades propias y, que al mismo tiempo, sientas la presión social para beber alcohol. Lo que quiero decir es que la presión está, no te lo voy a negar, pero tú puedes sentirla más o menos, igual que sucede con otras presiones (tener un cuerpo bonito, intentar agradar a todos, etc.). Si uno no quiere beber no tiene que hacerlo, que no es más soso ni menos sofisticado por beber agua (y además es lo que mejor sienta). Y desde luego tú no tienes nada de sosa 🙂

Comments are closed.