CRÓNICA DE UNA RUPTURA ANUNCIADA

Las negociaciones de Fernando Alonso y Euskaltel han acabado como muchos nos temíamos: en nada.


El pasado 31 de agosto saltaba la noticia que nos ponía las orejas tiesas a los seguidores del ciclismo patrio Pro Tour: el piloto asturiano de Fórmula 1, Fernando Alonso, había puesto sus ojitos sobre el caso Euskaltel, que tras una temporada lamentable en lo deportivo y extradeportivo iba a poner punto y final a 19 temporadas rodando por las carreteras de todo el mundo. Parecía que los asturianos nos volvíamos a encomendar a los santos dioses del dinero para salvar proyectos deportivos, como ya pasara con el hombre más rico del mundo, Slim, en su aventura con el Real Oviedo. Ahora, un asturiano salvaba una escuadra vasca por su amor al ciclismo.

 

Pronto llegaron los titularísimos: que el equipo se vendría a Asturias, que Samuel Sánchez y Chechu Rubiera liderarían el apartado deportivo desde bicicleta y coche respectivamente y que los bidones se llenarían con sidra y las bolsas de avituallamiento con quesu cabrales.

 
Flaco favor le ha hecho la prensa al asunto de Alonso, dando por ciertas cosas que rodaban por twitter y blogs antes de cerciorarse de informaciones puras, cosa que ha sido siempre crítica constructiva de Fernando Alonso, muy celoso de que los medios entren en su vida y ordenen y manden más que él.

 
No hay confirmación oficial por parte del piloto, pero durante todo el día se han ido filtrando informaciones por parte de Euskaltel que terminan con ese comunicado extraño en el que anuncian el cierre de las negociaciones y la bajada de persianas del autobús de mecánicos del equipo. Muy triste noticia para el pelotón, pero ¿y las causas?

1378132144610

Ante el titular que se pregonó de que Alonso era quien compraba Euskaltel, cabe la siguiente aclaración: no era Alonso con el dinero de su bolsillo, sino sus patrocinadores, a los que en una semana maratoniana el asturiano puso a trabajar en pro de este proyecto. Los 6 millones que costaría la licencia Pro Tour y la puesta en marcha del equipo, así como la asunción de los contratos de 14 corredores del batallón naranja, los aportaban dichos patrocinadores individuales. Fernando, por su parte, avalaba con su patrimonio: 15 millones de euros.

 
El primer obstáculo es que Euskaltel, como equipo, ya tiene unos patrocinadores heredados. Quienes más trabas han puesto parecen ser Orbea y Bioracer. Se entiende muy bien que una marca como Orbea no pueda permitirse salir de su principal fuente de publicidad: las bicicletas con las que Euskaltel corre en pruebas tan importantes como Tour, Vuelta o Giro.

 

Euskaltel era su escaparate. Pero es que Fernando Alonso, a quien vemos en bicicleta en todos los Grandes Premios de la temporada y en su preparación para la misma, tiene como patrocinador personal a Specialized, que a nivel técnico es tan buena o más como Orbea y tiene mejor plataforma. Y mucho más dinero para igualar o subir el patrocinio de la marca vasca. ¿Que es una pena? Sí, pero también una realidad.

images

Por otra parte tenemos todo el tema de la Fundación Euskadi, esa idea que ya se tuvo que abandonar el año pasado de tener un Athletic de Bilbao de las bicis, de que los deportistas vascos de base tengan una salida profesional en su tierra. Y la popular medida que ocupaba todos los periódicos del Principado de que Alonso el equipo se lo traería a Asturias.

No es una cuestión de RH la que ha llevado a que Basque Pro Cycling Team se niegue a que la escuadra se vaya de Euskadi, sino otros intereses: la tributación en el País Vasco es menor que en Asturias, por lo que los corredores afincados en tierras vascas no estarían interesados en irse dos comunidades autónomas más allá para ganar menos. En sus manos queda la idea de si prefieren el paro o tributar más.

Y está el tema de los contratos. Fernando Alonso reiteró que daría continuidad a los 14 corredores que tenían un contrato actual con Euskaltel, pero en ningún momento habló de masajistas, mecánicos y staff técnico. ¿Por qué? El planteamiento es sencillo: yo compro una empresa en quiebra que no se ha sabido gestionar, y que además, este año, ha tenido unos resultados muy pobres. Y la compro a todos los efectos, sí. Pero la gestiono yo. Si el sistema de Euskaltel ha fallado (falló la temporada anterior, se separó de la Fundación Euskadi, y aún así no funciona) ¿por qué tengo que asumir su modelo? Si entro aquí con el dinero por delante para hacer un proyecto a medio plazo, con unos objetivos claros, ¿por qué tengo que asumir y adaptarme al proyecto anterior?. Bastante es que mantuviera el contrato de 14 corredores, cuando muchos de esos corredores tampoco entraban en su plan para el proyecto a largo plazo.

En definitiva, ¿puede el ciclismo profesional perder un mecenas como Fernando Alonso por guardar el sillón de gente que ya estaba aquí antes de que la rueda fuese redonda? Ante la posibilidad real de echar el cierre definitivo o de salvar un equipo Pro Tour cediendo en las exigencias lógicas del mecenas ¿qué debiera haber hecho el Basque Pro Cycling?

Estamos hartos de oír hablar del Nuevo Ciclismo, y no nos damos cuenta de que el ciclismo es el de siempre, y lo es porque tenemos a la misma gente de siempre metida en él. Y si no nos deshacemos de la gente que lo ha hecho mal y dejamos entrar savia nueva a curarnos, no vamos a salir de este bucle jamás.

Yo lo tengo muy claro: los amantes del ciclismo no nos podemos perder la oportunidad de reinventar todo este sistema. Al ciclismo nos los están matando por tantos frentes que es imposible combatir si no tenemos aliados potentes. Fernando Alonso es el aliado perfecto: trae marcas nuevas, nueva forma de competir, muchas ganas y sobre todo algo que nos falta: dinero e ilusión. Tal vez él no pueda salvarnos, pero su ejemplo puede hacer que vengan más como él. Y si el Euskaltel decide desaparecer, espero que Alonso no se rinda y siga luchando como siempre. Y que se pare a pensar en que, lamentablemente, Euskaltel no es el único equipo Pro Tour en apuros:

Alonso, tío, cómprate Vacansoleil o Sojasun y haznos felices a los que, simplemente, queremos un equipo español más en la carretera y la posibilidad de que este noble deporte al que amamos salga de este bache en el que nos han metido los de siempre.

2 comments for “CRÓNICA DE UNA RUPTURA ANUNCIADA

  1. Jesús
    23 septiembre, 2013 at 18:52

    Genial

  2. Asunción
    24 septiembre, 2013 at 19:44

    Tienes más razón que un santo!!! Olé por Alonso! Cero para la empresa!

Comments are closed.