Cómo prevenir el abuso sexual de menores

 

El abuso sexual es prevenible.

¿ Qué es el abuso sexual?

Se considera abuso sexual a cualquier actividad realizada sin consentimiento, con o sin violencia, con o sin contacto, por una persona de cualquier edad, con el propósito de obtener placer sexual.

Aunque una buena parte del abuso sexual infantil viene por parte de los mayores, también es posible que esta actividad sea realizada por niños y niñas en edades iguales o cercanas sin que deje de ser por ello un acto de abuso, ya que no se ha consentido y/o ha sido forzado de alguna forma.

¿Cómo prevenirlo?

En una exploración realizada por Farley Duran (1999), citada por Leonardo Romero, codirector del Centro de Asesoría y Consultoría contra el Abuso Sexual en Colombia, estas fueron las repuestas que dieron padres y madres  sobre lo que hacen para prevenir el abuso sexual:

  1. “Lo mantengo bien informado y además le digo que no hable con personas extrañas… que su cuerpo merece respeto y que nadie debe tocar sus partes intimas”.
  2. “Les hablo, les muestro libros de educación sexual, ellos miran y yo les voy explicando”.
  3. “ Le digo a la abuela que no lo deje con cualquier persona desconocida, que no lo deje salir solo, Que no se fíe de nadie”.
  4. “Yo le digo que se cuide de las personas”.
  5. “La verdad es que no lo he hecho nunca”.

Pero, como bien señala Leonardo Romero,  estas frases no evitan el abuso en absoluto, porque:

1.  Decir a l@s niñ@s que no hablen con personas extrañas no les habilita para protegerse del Abuso Sexual. Sobre todo si tenemos en cuenta que la mayor parte del abuso sexual lo cometen  personas cercanas y familiares al niño o niña.

2.  Frases como “Tu cuerpo merece respeto y nadie debe tocar tus partes intimas” inducen a la idea de que el contacto corporal y genital es “una falta de respeto” , pero no explican qué es exactamente lo que está mal en el abuso sexual. Tocarse con otro no es malo, lo rechazable es que se haga sin tener en cuenta al otro, sin su consentimiento, usando estrategias de manipulación.

3. Prevenir el abuso sexual es una cosa y crear paranoia social es otra:  la prevención del abuso sexual no debe implicarla promoción de sentimientos de desconfianza colectiva e indiscriminada. Si le dices a un niño que no confíe en nadie no le enseñas a cuidarse del abuso sexual, solo le vuelves un desconfiado y, paradójicamente, potencian su condición de víctima, puesto que cuando un niño tiene terror al mundo será más fácil que un adulto cercano se aproveche de este miedo. Un niño aterrorizado es un niño manipulable.

4.  No vale decir “cuídate” sin enseñarles como hacerlo.

5. Si no lo has hecho nunca ahora mismo te explicamos cómo hacerlo.

be your own hero

 

Cómo enseñar a un niño a defenderse del abuso

 

Muy simple: enseñándole sus derechos, entrenándole en el respeto a sí mismo y ofreciéndole información real sobre el abuso sexual, más allá de “no dejes que te toquen”, “desconfía de los adultos” o “cuidate”.

Deberías educar a tu hijo para que se aprenda de memoria estas frases, y para que las crea firmemente:

– Como persona que soy, como ser humano que soy, tengo derechos, incluso si soy menor de edad

– Nadie tiene derecho a vulnerar mis derechos. Nadie puede maltratarme, ni mi padre ni mi profesor ni ningún adulto

– No está bien usar o instrumentalizar a otros.

– Nadie debe aprovecharse de los otros bajo ningún concepto

– Nadie tiene derecho a usar sexualmente a otro.

– Nadie tiene derecho a agredir a otro, a crear miedo en el otro.

 

Por lo tanto:

· Es importante que tu hijo comprenda el concepto de los derechos, su importancia en la convivencia social y cómo hacerlos valer y respetar.

· Es necesario que tu hijo sepa que niños y niñas tienen derechos, y que tienen derecho a hacerlos  respetar o valer, que nadie – por más autoridad que tenga-  tiene derecho a atentar contra ellos.

· Es importante que tu hijo o hija aprenda que uno de los derechos que tienen las personas es NEGARSE a decir sí ante situaciones que les incomodan, que atentan contra su seguridad personal, que les hacen sentir mal. Que nadie tiene derecho a obligar a otro a hacer algo que no desea hacer porque le hace sentir mal  Que tu hijo sepa que tiene derecho a decir NO

· Es importante que aprenda el valor y la importancia del consentimiento y el ejercicio de la autonomía en las relaciones sociales. Es importante que tu hijo sepa que es un ente autónomo, y que existen límites que nadie puede violar.

–                 Y, por último, es  importante que tu hijo reciba educación sexual clara y de calidad para que aprenda a distinguir la frontera entre un comportamiento cariñoso y un abuso. Si en su colegio no la recibe, dásela tú. Libérate de mojigaterías y no creas que a los niños no se les puede hablar de ciertas cosas porque “ los niños son inocentes”. Existe una diferencia abisal entre la inocencia y la ignorancia. Y la ignorancia crea el caldo del cultivo para el abuso.

Enseñar a tu hijo educación sexual

Enséñale a tu hijo o hija a identificar su cuerpo, a conocer sus partes, sus nombres y funciones.

Enséñale a identificar sus genitales (femenino y masculino)

Enséñale a identificar  las funciones de sus genitales. A establecer la diferencia entre la micción y el placer

Enséñale a valorar sus genitales como fuente de sensaciones y emociones.

Enséñale  el cuerpo está hecho para ello, para sentir.

Enséñale a no sentir vergüenza ni culpa, a valorarse como ser sexuado.

Enséñale que tocarse, abrazarse, besarse son formas buenas e importantes para sentir, expresar cariño, amar y sentir placer. Y que precisamente por eso nunca debe tocar abrazar o besar a alguien si no se siente bien haciéndolo.

 

fotodelantalniña

Cómo desarrollar las habilidades cognitivas como respuesta al abuso sexual

Por habilidades cognitivas se entiende aquellos pensamientos, ideas y que niños y niñas deberían estructurar, aprender e interiorizar para que en el futuro desarrollen respuestas de protección ante el abuso sexual en particular y ante los abusos en general.

  • Enséñale a tener confianza contigo. Dedica un rato cada día a escuchar sus problemas y aconsejarle. Déjale claro que te puede contar todo lo que quiera, que tú estás para aconsejarle y ayudarle, nunca para recriminarle o juzgarle.
  • Enséñale a discriminar cuando SI y cuando NO interpretar una situación como abuso sexual
  • Enséñale a decir: “Yo puedo defenderme y tengo derecho a hacerlo”.
  • Y, sobre todo, fomenta su autoestima: dile a menudo que es importante, que vale mucho y que tiene derecho a ser bien tratado.

 

madre klimt

Recuerda que un niño que se valora a sí mismo nunca será una víctima.

Nosotros, los padres y madres, somos los responsables de la creación de un ambiente familiar en el que los niños y niñas se sientan sean libres de comunicar y discutir cualquier situación que les haga sentirse incómodos, y de revelar cualquier ataque , sexual o no, que hayan podido sufrir. Tenemos que romper ya la barrera de silencio que rodea a este delito porque únicamente cuando se es consciente de la gravedad del problema y de sus consecuencias, disminuirán los sentimientos de culpabilidad y vergüenza que suelen experimentar las víctimas de este tipo de delitos. Por eso nos ha parecido tan importante dedicarle un capitulo entero al tema, y por eso nos molesta tanto que todos los manuales de parenting que hemos leído no le dediquen ni una línea.

Porque en este tema, como en tantos otros, el silencio es cómplice.

 

)