CARMEN LINARES SUMA CU4TRO

Carmen Linares emocionó al público asistente al festival Suma Flamenca con CU4TRO, un espectáculo en el que se subió al escenario de los Teatros del Canal junto al trío instrumental compuesto por Jorge Pardo, Carles Benavent y Tino Di Geraldo.

Carmen Linares

Por David Hernández

El trío compuesto por Jorge Pardo a la flauta, Carles Benavent al bajo y Tino Di Geraldo a la batería salieron al escenario. En mitad de la pieza, vestida de azabache y grana, se unió Carmen Linares. Una voz de gran hondura, de quejío trágico y desgarrador, rota por momentos, que se fusiona con el jazz de manera prodigiosa. Su voz magnifica su figura, bañando todo el auditorio, dando lo mejor de sí misma siempre, ya sea acompañada por una guitarra española, como por una orquesta sinfónica o un trío de jazz.

Jorge Luis Borges decía que “las palabras son símbolos que postulan una memoria compartida.” La de Linares hizo memoria con música y con palabras. Con ‘La milonga del forastero’ de Borges, nos recordó que “la historia corre pareja, la historia siempre es igual.” Más tarde, aparecería Federico García Lorca en su época vanguardista en Nueva York, con ‘Asesinado por el cielo’, crítica a la lucha entre la civilización y la naturaleza, fruto de la decepción del poeta ante las ciudades colosales emergentes y deshumanizadas.

Entre fandangos, milongas, tarantas, granaínas, seguirillas, tanguillos, tangos y las bulerías finales, la cantaora abandonaba la escena para dar voz a los instrumentos del trío. La interpretación fue impoluta. Di Geraldo tocó la batería con elegancia y finura, manteniendo el compás; la flauta de Jorge cantó con voz propia; y Benavent, fraguado junto a Paco de Lucía, volvió a deslumbrar con su bajo.

La sorpresa llegó con el bailaor Pepe Torres, elegante con lo tacones, pero con su aire espontáneo de siempre. Rosario Amador y Ana María González, con los coros y las palmas, pusieron toda la gracia y el salero a las seguirillas y a las bulerías finales.

El público vivió una noche de inmensa emoción, de remembranzas, entre ellas, el recuerdo del maestro Paco de Lucía. Carmen Linares deslumbró y encandiló con su voz en un recital magnífico, en el que solamente se echó de menos que entonara la mítica ‘Banderas Republicanas’ al cantar por tangos. Pero incluso esto se le perdona. Entre el público, lágrimas de emoción y jaleos al arte de la cantaora y a la pericia de los músicos. El agradecimiento no pudo ser otro, calurosos aplausos de todo un auditorio en pie mientras las manecillas del minutero de los relojes no cesaban de dar vueltas.

Twitter: @_davidhernandez