ÁNGELES DE LA INTERPRETACIÓN

Ángeles 1

Por David Hernández

Hace algunos meses, Fede Rey y Jaime Reynolds me contaron que estaban inmersos en un nuevo proyecto teatral. No quisieron avanzarme mucho. Por eso, imaginé una comedia ligera con un toque transgresor. Conociéndolos eso era lo que imaginaba.  Pero Fede me decía que no, que me iban a sorprender. “No sabemos si para bien o para mal, pero te vamos a sorprender, porque no es lo que piensas,” me decía. Sentía curiosidad y, siempre que lo veía, intentaba sacarle algo más sobre el montaje. No lo conseguí, pero le aseguré que lo vería y que les diría todo lo que pensaba sobre el montaje. Pues bien, ayer por fin asistí al estreno de ‘Ángeles’. Los chicos del Teatro del Arte estaban emocionados por estrenar en casa, rodeados de las personas más cercanas. Fede tenía razón, Jaime y él me sorprendieron y, al finalizar, sólo pude darles una sincera enhorabuena, con el orgullo de estar abrazando a dos maestros de la interpretación.

Al pasar la puerta del teatro, me santigüé. Lo hice automáticamente y sin ser del todo consciente, tal y como hizo la mayoría del público. El olor, esa mezcla de incienso y cera derritiéndose, la luz, los santos, la cruz, la cristalera de las ventanas, los asientos… La sensación era la de estar entrando en una Iglesia. Es más, la algarabía del hall iba convirtiéndose en un murmullo hasta desaparecer en un silencio absoluto al cruzar la puerta.

Ángeles 2Sobre las tablas, o el altar, Fede Rey, convertido en el Padre Pedro. Junto a él, Dante, su ayudante, un hombre lleno de inseguridades y turbaciones que busca consejo en el párroco. Lo que comienza siendo una conversación amena, intercalada de una serie de confesiones, se convierte en un torrente de sentimientos, engaños y mentiras que llevan a cada personaje a plantearse la importancia de valores que consideran esenciales: lo divino, lo terrenal, el amor, la traición, la amistad, el odio e incluso la muerte. Dos personajes luchando contra sí mismos y contra sus sentimientos.

Un texto duro, del dramaturgo argentino José Ignacio Serralunga, dirigido por Israel Criado. Protagonizada por dos diablillos que, cuando suben al escenario, se transforman en ángeles de la interpretación. Fede Rey está maravilloso, como siempre. Pero si hay que destacar un trabajo es el de Jaime Reynolds, que está espectacular en su debut teatral. Su interpretación es sublime, llena matices y diferentes registros. Juntos hacen alarde de una gran calidad actoral, consiguiendo erizar el vello de quienes asistimos con asombro a tal derroche de talento. Demuestran que con pocos recursos todavía se puede hacer teatro del bueno. Un trabajo que en el estreno impresionó a todos los asistentes, como al actor Adrián Marín, quien me confesó que la actuación de Jaime Reynolds le parecía “de Goya.”

Los actores, la escenografía, el texto, la dirección, el sonido, el lugar… Todos los elementos que rodean ‘Ángeles’ la convierten en uno de los estrenos de la temporada. Un montaje que, como pocos, consiguieron ponerme en pie.

Twitter: @_davidhernandez

Ángeles se representa los lunes a las 20.30 en el Teatro del Arte. C/ San Cosme y San Damián, 3. 28010, Madrid.

1 comment for “ÁNGELES DE LA INTERPRETACIÓN

  1. Jacinto
    11 febrero, 2014 at 16:52

    Ayer asistí al estreno y me pareció una obra genial interpretada. El guión es muy bueno, pero lo que mas me sorprendió fue la actuación de Jaime Reynolds. Sin duda un descubrimiento. Si algún talent lo ve llegará muy lejos

Comments are closed.