Amor profesores-alumnos

POR VERÓNICA ÁLVAREZ
Un tema que ha estado presente siempre, o casi siempre, son esos rumores que acechan en todas o en casi todas las facultades del mundo de líos secretos entre profesores y alumnos. Tú que llegas de novato y te enteras un buen día de que de repente el profesor de no se qué ha tenido un rollete con una de no sé donde por una reunión tonta en un despacho que ha acabado de no sé que manera…. y en fin, aquello que siempre sale a la luz y que nunca se sabe a ciencia cierta si es verdad o mentira, pero que muchas veces provoca que se les cree una reputación que no se merecen.
Esto ha sido así siempre, de toda la vida de Dios, y raro es aquella persona a la que no hayan llegado a sus oídos algún tipo de chismorreo de esta índole. Es más, a mí me ha pasado y no solo en una de las facultades en las que estudié, sino en las dos. No diré ni nombres ni el lugar, a pesar de que a veces quizá pueda haber lanzado alguna pista, pero creo que eso son cosas que tampoco son para airear, precisamente para salvaguardar la intimidad de la gente. También tengo que decir que en un caso que conocimos no hace mucho, fue real y pudieron corroborarlo varias personas conocidas al verlos posteriormente por la calle en actitud cariñosa, podemos decir.
Pero vamos, que no es nada raro. Independientemente de aquella relación que pueda surgir, y del puntillo o morbo que den los despachos a más de uno/a, es cierto que en algunas ocasiones sí que queda una relación estrecha entre profesor-alumno por muchas razones: porque haya estado contigo en una situación delicada, porque seas un alumno modelo y aunque pase el tiempo siga sabiendo de tí, o por lo que sea. Particularmente a mí, y a una amiga mía, nos ha pasado. Seguimos teniendo contacto con una de nuestras profesoras de Francés, a la que adoramos, con la que fuimos a París estando en el Instituto y que se preocupó por nosotras durante muchos años más, aun cuando ya habíamos salido de aquella época de “rebeldía”. Cuando empezamos la carrera en ProvinciaDondeVivimos y cuando nos fuimos fuera, seguimos en contacto e incluso buscábamos un huequito para quedar a tomar un café cuando veníamos en vacaciones y así poder contarle qué había sido de nuestra vida ese tiempo. ¿Y sabéis qué? Estamos muy orgullosas de que sea así, porque es señal de que a pesar de que el tiempo pasa, no se olvidan de tí y te aprecian, y nunca se sabe a dónde te puede llevar la vida.
Lo que vengo a contaros hoy va un poco más allá de una relación de “amistad” para tomar un café de vez en cuando. Aunque aquí quizá no se estila eso, o no se dan a conocer tanto estos casos, en otros países como Estados Unidos no es raro que de cuando en cuando tengamos que escuchar alguna noticia que llame un poco nuestra atención. Pues bien, ¿Cómo os quedáis si os digo que una profesora de 42 años se ha casado para evitar la cárcel con su alumno de 17? Sí, es así. Ahora podéis cerrar la manbídula, fruto de asombro que hayáis sufrido al leer esto, y pasamos a comentarla.
Al parecer, esta peculiar pareja, habría tenido una relación sexual cuando él tenía solamente 15 años, por lo que habría cometido un delito de violación según las leyes del país. Todo iba bien hasta que un par de años después salieron a la luz las conversaciones entre ambos y entonces se acusó a la profesora Shipman de un delito de violación contra un menor. ¿La solución? CASARSE.
Sí, sí. Para evitar la cárcel, se ha casado con su alumno, con el que mantuvo relaciones y así ha evadido la acción de la justicia, dado que en Estados Unidos no se puede declarar por un delito cometido por el cónyuge. Para poder contraer matrimonio, Shipman ha tenido que pedir el divorcio a su actual marido, un joven de 19 años. Así que como vemos, a la mujer no le gusta perder el tiempo con hombres de su edad, es más práctica que todo eso y los prefiere de unas edades ligeramente más bajas a la suya. Cosa que por otra parte no critico dado que cada uno en su cama que meta a quien quiera siempre y cuando no se cometan delitos y la otra persona esté de acuerdo. El amor no tiene edad, y sino que se lo pregunten a muchos.
El joven, que todavía es menor de edad y cuenta con 17 años, ha tenido que pedir permiso a su madre para poder casarse con la profesora y evitar así que fuera a prisión. Lo que no han podido evitar es que fuera condenada por un delito de resistencia leve a la autoridad, por lo que ha sido condenada a 30 días de privación de libertad, un año de libertad condicional y pado de 345 dólares, nada comparado con los quince años de cárcel que le esperaban de no haberse casado con el joven. Eso y perder su licencia como profesora.
Por su parte, no se lo pierdan, que al marido también le han condenado por otros hechos, como violación de domicio, a 24 meses de libertad condicional, así que vamos, tiene tela la cosa. Mi pregunta es, ¿Si una persona que tiene una madurez física y mental suficiente decide tener relaciones sexuales con un adulto, debe permitirse eso? ¿Debe seguir habiendo límites en cuanto a eso o deberíamos prestarle más atención a otras cosas? ¿Es lícito que un profesor y un alumno mantengan relaciones? ¿Puede interferir eso en su relación? ¿Qué ocurre cuando en la universidad surge el feeling y un alumno se enamora de su profesor? ¿Se le debe dar la misma importancia cuando ocurre en la Universidad o en el Instituto independientemente de el alumno sea mayor de edad? Se me suscitan muchas preguntas al respecto.
Sobre esto recuerdo el caso que me contó una prima mía hace tiempo, cuando ella estudiaba. En su facultad, un día acudió al baño, y aunque había sospechas de que a una compañera suya le gustaba una profesora, no fue nada obvio hasta que un día al acudir al servicio, las pillaron in fraganti dándose un beso. Obviamente se quedaron estupefactas, y realmente no recuerdo como terminó el tema, pero vamos, que el cortazo no se lo quita nadie, independientemente de las consecuencias que luego les pueda acarrear a cada uno, porque no sé si al descubrirse dentro de la facultad al profesor le puede costar su carrera y al alumno la expulsión. A este respecto sí que me gustaría que si alguien lo sabe nos lo aclarase.
Así que ya sabéis, cuidadito con las cosas que hacemos que luego queremos que nos salga bien el tiro y tenemos que hacer cosas como estas para escaquearnos de un problema que nos podía haber causado un disgusto de los gordos.

1 comment for “Amor profesores-alumnos

  1. elisabet
    23 enero, 2013 at 14:43

    Esto me suena igual que si te lías con alguien del trabajo: tiene su morbo, pero es muy peligroso por las consecuencias que pueden traer: tratos de favor, envidias, conflictos de interes… al menos en el mundo de la universidad (doy por hecho que, cuando eres mayor de edad, eres responsable de tus actos).
    sin embargo, cuando se trata de relaciones amorosas entre profesor y alumnos de instituto, veo cierto abuso. Vale que hay chavales y chavalas que tienen una sexualidad más desarrollada, pero creo que, en general, los adolescentes son fácilmente manipulables, y me da a mí que son situaciones de abuso sexual, no de una relación sana entre dos personas que se conocen y se gustan. Aunque cada caso es especial, y a saber que le pasa a la gente por la cabeza….

Comments are closed.