ACERCA DE LA EMPATÍA

empatia2

Unos días atrás ocurrió un suceso que, si bien resulta demasiado típico en la sociedad en la que nos encontramos, me ha hecho reflexionar… Nos encontrábamos unos amigos charlando por la calle cuando escuchamos unos gritos de mujer. Al acercarnos a ver qué ocurría, observamos que había una mujer tendida en el suelo y sobre ella, inmovilizándola, quien resultó ser su marido. Sorprendido por nuestra presencia, el hombre, de origen rumano romaní, inmediatamente asió y levantó a la mujer y ella, (con visibles eritemas y arañazos en la cara) trató de hacer ver que no ocurría nada.

Tras nuestro aviso a la policía, dos coches se presentaron de inmediato en el lugar de los hechos. La forma de tratar a la víctima me pareció de todo menos empática. Creo que eso no ayuda a la hora de alentar a una mujer a denunciar: la trataban cual delincuente, no como una víctima, y tras una somera identificación, los dos se volvieron para casa juntos. Sin entrar en discusiones sobre lo justa o injusta que pueda resultar la ley vigente, considero que había indicios más que suficientes para que el sujeto fuese detenido, y puesto a disposición judicial, a lo cual, los agentes, argumentaron que para una riña de rumanos, no merecía la pena movilizar a unos compañeros, elaborar informes durante cuatro horas, y poner en marcha la maquinaria de un juzgado. Entonces, yo me pregunto: ¿Cómo pretendemos la verdadera integración de los inmigrantes si ni tan siquiera ponemos a su disposición los instrumentos necesarios? ¿Es que debemos asumir como normal que una mujer rumana sea maltratada en nuestro país?

En mi escueto contacto con ella, traté de decirle que existía otro camino, que tendría a su disposición asistencia psicológica, jurídica, incluso económica, pero el resto de presencia había asumido como que aquello era algo NORMAL, incluidos mis acompañantes, quienes llegaron a afirmar que si ella no denunciaba nada se podía hacer, que si algún día le pasaba algo, era su culpa, por no haber puesto las medidas necesarias en su día ¿De verdad sabemos tan poco acerca de los círculos de violencia? ¿De verdad no somos capaces de practicar un mínimo de empatía? ¿Hasta cuándo esta cultura del sálvese quien pueda, y yo me aparto para que no me salpique la mierda?

Comencemos a practicar un poco la alteridad, por favor, pensemos que nunca sabremos si en un futuro nosotros nos encontraremos en una situación en la que necesitemos ayuda; no estigmaticemos a las personas tan rápido, y tratemos de interiorizar que detrás de cada conducta suele haber alguna motivación. Debemos dejar a un lado palabras como loca, culpable, etcétera, cuando alguien está pasando un mal momento y seamos, en definitiva, un poco más sensibles con el mundo que nos rodea.

 

PATRICIA VILLAMEDIANA DEL VAL

Abogada

1 comment for “ACERCA DE LA EMPATÍA

  1. nekane
    14 noviembre, 2013 at 19:43

    Éstos casos son racismo con agravantes!, los cuerpos de seguridad dan risa, pena y más de lo mismo, acaso son algo más que figurantes bien pagados lamiendo la mano de quienes les dán de comer? por qué creéis que están tan bien pagados!?

Comments are closed.