A Los Oscars II

Anoche en los Oscar, Gwyneth Paltrow, Rooney Mara y Octavia Spencer se alzaron ganadoras en la batalla de la alfombra roja.

 

La alfombra roja de la gala de los Oscar se las prometía interesante cuando la primera en aparecer fue una espectacular Milla Jovovich, con en Elie Saab, introduciendo la gran tendencia de la noche: el blanco. Pero, como casi siempre en estos casos, la alfombra roja fue perdiendo fuelle mientras esperábamos que hicieran su aparición Gwyneth Paltrow, Meryl Streep o Angelina Jolie.

 

 

Empezamos con algunas preguntas que nos quedaron sin respuesta anoche.

 

¿Cómo es posible que uno de los mejores vestidos en negro lo llevara Nina García, editora jefe de Marie Claire, y que solo estaba de comentarista para la ABC?  Llevaba un vestido de Jean Paul Gaultier Couture.

 

 

¿Qué hacía la Doctora Queen “enlentejuada” en la alfombra roja? ¿Y cuándo piensa cambiar de peinado?

 

 

¿Qué le ha pasado a Sandra Bullock? ¿Estaba enferma y por eso decidió mandar a un travesti que se le parecía? ¿Esa nariz? ¿Esa nariz? (Conste que mi amor por Sandra como actriz sigue intacto, pero cada vez que aparece en una alfombra roja dan ganas de arrancarse los ojos).

 

 

¿Quién engañó a Michelle Williams y le dijo que iría monísima con un vestido repolludo de Louis Vuitton? ¿Por qué decidió meter la pata en el estilismo en la gala más importante de la temporada? ¿Los frufrús del vestido son para disimular el hecho de que últimamente parece un chupachús? (En los Bafta y en los Spirit Awards iba mucho más mona).

 

 

¿Soy el único que entendió el homenaje a Facebook y sus páginas “Señoras que…” por parte del peinado de Penélope Cruz? ¿Sabe Pe que, precisamente, ese peinado ha conseguido que ese vestidazo de Armani Privé pase desapercibido? ¿Dónde estaba Mo? ¿Y Ja?

 

 

¿Cuándo se dará cuenta Cameron Diaz que usar el mismo cirujano que Belén Esteban no es buena idea? ¿Y qué eran eso que se le había quedado pegado a la parte de debajo de su Gucci? Pero sobre todo, ¿qué hacía Cameron en los Oscar? ¿Ya estamos en un momento revival de finales de los 90?

 

                                                                                                 

 

¿Por qué se disfrazó la Barbie de George Clooney de burbujita Freixenet?

 

 

¿Qué hacía Sherri Shepherd (presentadora de “The View”) en los Oscar? ¿Y por qué nos enseñaba su sujetador?

 

 

Y, nuestra última pregunta sin respuesta. ¿Por qué Jessica Chastain decidió modificar un estupendo vestido de Sarah Burton para Alexander McQueen? Sabe que el original es mejor, ¿verdad?

 

 

Hubo poco negro en esta alfombra roja, pero dos actrices coincidieron con vestidos muy similares. Aunque, eso sí, las comparaciones son odiosas.  Rose Byrne y el escote asimétrico de su Vivienne Westwood ganan por goleada a Ana Faris.  Rose Byrne forma parte del elenco de “Bridesmaids“, nominada a mejor guión original, y Ana Faris es conocida mundialmente como la mujer a la que le robaron, hace unos años, una nominación al Oscar por “Una Conejita en el Campus“.

 

 

Otra que optó por el negro fue Melanie Griffith con un YSL que la encumbra entre las mejor vestidas de la noche.  Tanto ella como él mejoran considerablemente con respecto a sus looks en los Goya.  Antonio Banderas iba vestido por Armani.  Su único fallo fueron los botines.

 

 

Bérénice Bejo, al igual que Maria Menounos y Esperanza Spaulding, se disfrazó de chicle de menta.  Su vestido era un Elie Saab.

 

 

Angelina Jolie era una de las más esperadas en Twitter y no defraudó con un Atelier Versace negro, que le obligaba a posar en posturas extrañísimas para enseñar cacha. De hecho, creemos que estuvo de pie toda la gala para, así, practicar para cuándo le tocaba presentar.  Brad también estaba, pero como había decidido no lavarse el pelo, no hay foto.

 

 

Otra que no creyó necesario eso de usar champú fue Natalie Portman, que decidió hacer las paces con Dior, que no con Galliano.  Se decantó por un vestido rojo con lunares (o polka dots, para los entendidos de verdá de la buena del año 1954.

 

 

Meryl Streep decidió vestirse de Oscar, para ver si así le tocaba ganar. Y así fue.  La americana se hizo con su tercera estatuilla vestida con un Lanvin imposible… Imposible de mirar, gracias al color y los drapeados.  Otra que estuvo  muchísimo más acertada en los Bafta.

 

 

Otra de las nominadas a mejor actriz, Viola Davis, se presentó con un escotado Vera Wang.  Lo mejor, el hecho de haberse presentado sin peluca, lo que le quitó de encima, más o menos, los años que se había puesto Pe con su peinado.  Eso sí, llevaba los pechines un tanto apretaos.

 

 

El premio a la peor vestida de la noche se lo lleva sin lugar a dudas, Jennifer Lopez con un vestido de Zuhair Murad que parecía comprado en el Modas Loli del Bronx. Nada como liarse con un adolescente para volver a sus años Jenny from the Block.  Por cierto, Jenny, ya es hora de cambiar de peinado, y tal…

 

 

Antes de empezar con los cinco mejores looks de la noche, hagamos una pausa para adorar al rapero y productor Pharrell Williams. El mejor vestido de los hombres y uno de los más guapos de la noche.

 

 

Y ahora, sí que sí, empezamos con el top 5 de los vestidos de anoche.  Además, cuatro de ellos son en blanco, el color estrella de la noche.

 

En el puesto número 5, Shailene Woodley, protagonista de “The Descendants”, con un Valentino blanco de manga larga y sin escote. Toda una revelación la de esta chica que durante toda la temporada de premios ha ido mejorando.

 

 

En el puesto número 4, Emma Stone y su Giambattista Valli de color fucsia y con maxi lazo al cuello. Estupenda como siempre, una de mis pelirrojas favoritas.

 

 

En el puesto número 3, la mujer que hace que el blanco sea un tanto punkarra. Rooney Mara, protagonista de la versión americana de la saga Millenium, y candidata al Oscar, se presentó con un Givenchy blanco que había elegido “esa mañana” y sin joyas.  Lo mejor: su flequillo y sus cejas. Lo peor: que dan ganas de invitarla a una cena en un asador.

 

 

la medalla de plata es para la gran Octavia Spencer, que además de ganar el Oscar a mejor actriz de reparto, ha sido una de las más constantes figuras en las listas de mejor vestidas esta temporada. Su Tadashi Shoji es de una perfección que quita el hipo, con unos drapeados muy bien situados y en blanco, rompiendo así con la creencia que las mujeres de más allá de la 42 tiene que ir siempre de negro.

 

 

la mejor vestida, sin lugar a dudas, fue Gwyneth Paltrow que robó el protagonismo a todas las candidatas al Oscar con un conjunto de vestido ajustadísimo y capa del genio Tom Ford.  Las joyas era de Anna Hu.  Y es que como Gwyneth, hay pocas.

 

 

Y hasta aquí el repaso de la alfombra roja más esperada de la temporada.  Ahora sólo nos falta esperar al año que viene.  No sin antes mencionar a Miss Piggy, la cerdita mejor vestida de la historia de los Oscar, aunque se comenta en las redes sociales que repitió vestido.

 

 

twitter: @mikeyfdez

http:// mikeyfblog.blogspot.com