40.000 MENORES EN BUSCA DE CASA

Asuntos no tan menores

Muchas veces me da escribir aquí s fabulitas personales más o menos literarias porque pienso que para cuestiones de divulgación periodística ya están los medios. Pero de vez en cuando me sorprende tanto que determinada historias no ocupen más lugar en éstos que me digo: “ si tienes este espacio, aprovechalo para dar voz a quienes no la tienen” Por eso, permitanme que hable como periodista y no como literata.

España figura a la cabeza de Europa occidental en número de menores que viven en instituciones, lo que antes se llamaban orfanatos y hoy centros de acogida. Son unos 40.000, de ente los cuales alrededor de un 25% no ha cumplido aún los seis años.

En España si un menor de seis años es abandonado o si es declarado en desamparo – es decir, si un asistente social prueba que su familia le maltrata o desatiende – se le obliga a permanecer en instituciones mientras las Administraciones , en la habitual y lentísima desidia burocrática de juzgados, deciden qué hacer con él. Así, el niño puede pasar años en un centro. En el resto de Europa ese mismo menor pasaría en cuestión de horas al cuidado de unos padres de acogida. El segundo sistema funciona mucho mejor que el nuestro. El cuidado de un menor en familia resulta más económico que su ingreso en un centro. Entre 3.500 y 6.000 euros mensuales le cuesta al Estado una plaza en un centro residencial

A las familias acogedoras no se les paga nada. Nada.

IMAGEN 2

Pero sobre todo, una familia siempre es más adecuada para un niño que el mejor de los centros, porque la institucionalización impide la formación de lo que los psicólogos llaman “el vínculo emocional estable”, imprescindible para asentar la personalidad. Para colmo de males, en algunos centros se maltrata. En la CAM, por ejemplo, existen unos 500 denuncias a centros por abusos y malos tratos, desde el defensor del pueblo y posteriormente desde Amnistia Internacional.

filicidio
Entonces ¿ por qué se mantiene un sistema tan absurdo en España? ¿Porque mueve dinero? Podría ser, y es que los centros de acogida funcionan con gestión privada. Los trabajadores de los centros, titulados superiores, cobran en torno a los 900 euros de salario, por turnos de casi 24 horas. Si uno repara en que el centro se ingresa un mínimo de 3000 euros al mes por niño institucionalizado, el pingüe beneficio es evidente.

Los responsables de la protección infantil española siempre encuentran pretextos absurdos para mantener este estado de cosas. El último son los menores inmigrantes, en realidad poquísimos en comparación con los menores españoles. Además, también hay menores inmigrantes que llegan a otros países europeos y mayoritariamente se ubican en familias acogedoras.

El otro gran pretexto es la falta de familias que se ofrezcan como acogedoras. Pero , ¿cuántas familias saben que cerca de su casa hay niños y niñas necesitados de un hogar? ¿ y cuantas familias no les acogerían, sobre todo si se les pagara por ello? Es cuestión de hacer campañas de concienciación. Y de promover seguimientos exhaustivos para garantizar que el niño o niña está bien cuidado en su familia de acogida. Esta solución nos saldría más barata que los centros, sería más humana y, desde luego, reduciría tasas de criminalidad en el futuro, pues los menores que crecen en familias se integran socialmente con más facilidad que los que lo hacen en centros. Si en el resto de Europa hay familias de sobra para reubicar a los menores en situación de desamparo, en España las hay. No solo quiero creerlo: lo creo. Solo hace falta querer y saber buscarlas.

4 comments for “40.000 MENORES EN BUSCA DE CASA

  1. Núria Fustier
    5 diciembre, 2013 at 09:08

    El número de niñ@s acogidos en centros es elevado pero, no se puede decir que no haya muchos otros en familias de acogida. En el caso de Catalunya, que es el que conozco, aproximadamente, dos tercios del total de menores tutelados por la administración (es decir, declarados en desamparo a partir de informes de equipos de profesionales multidisciplinarios, no sólo un/a trabajador/a social) viven en familias de acogida. De hecho, se prefiere esta opción por los motivos que apuntas en el texto y, además, se prefiere que el acogimiento sea por parte de la familia extensa (prácticamente el 60-70% del total).
    Es cierto que hay pocas familias acogedoras sin relación con los menores y, aunque se han hecho algunas campañas, no parece que haya un incremento.
    Las familias acogedoras sin vínculo familiar han de pasar por un proceso de validación (similar al que pasarían para adoptar); las familias biológicas (extensas) pasan por la validación del equipo profesional que trata al menor.
    Por cierto, en Catalunya las familias acogedoras pueden recibir una aportación mensual para la atención del menor, mucho más económica que el centro de acogida.

    • Mercè
      6 diciembre, 2013 at 07:04

      No se hasta que punto va tan bien en Catalunya, que el Sindic de Greuges ha tenido que hacer esta advertencia.
      El Síndic advierte de que hay que invertir más en el acogimiento familiar i 2/12/2013 – 16:02 Barcelona, 2 dic (EFE).- El Síndic de Greuges de Cataluña, Rafael Ribó, ha presentado esta mañana un informe sobre el seguimiento de los niños acogidos en familia que concluye que hay una inversión baja en acogimiento familiar, a pesar de ser “el recurso más apropiado” para criar a los niños cuando su familia no puede. El informe del Síndic revela que en 2012 se invirtieron cerca de 56.000 euros por niño en centros de acogida, 47.630 en centros residenciales de acción educativa y 26.682 en casas de niños, frente a los 5.774 que se destinaron por cada niño en acogimiento familiar en familia ajena. Ribó cree que esta diferencia “es contradictoria” y por ello ha pedido “no una redistribución de estas partidas”, sino “que se dote mejor el acogimiento familiar” y se mejoren las asignaciones a las familias acogedoras porque, además, el coste de acogida en familia es mucho más bajo que el coste de acogimiento en centro. Según el Síndic, el acogimiento familiar adquiere cada vez más peso, aunque en 2013 sólo hay un 13,6 % de los niños tutelados acogidos en una familia, frente al 38,3 % de niños que residen en centros y por cada niño en familia ajena hay 2,8 en un centro residencial. El informe advierte de que hacen falta familias acogedoras, ya que actualmente hay 287 niños “en espera” y el número de familias de acogida es de 621 en toda Cataluña, un número poco significativo en relación a los 7.104 niños tutelados. No obstante, Ribó ha querido matizar que no todos los niños tutelados pueden ser idóneos para ser acogidos en una familia ajena y que también hay que valorar positivamente la tarea de los centros de acogida. El Síndic ha señalado, además, que falta una mayor implantación del acogimiento profesional, ya que “está escasísimamente desarrollado en Cataluña” y cree que, en el acogimiento familiar, es fundamental “poner la mirada en el niño” y, a continuación en la familia”. En este sentido, el informe constata que hay un déficit en la intensidad de apoyo a niños y acogedores, a los que se suele realizar una visita cada 6 meses y con los que se mantiene contacto telefónico periódicamente, Ribó cree que es insuficiente y que hay supervisar y revisar periódicamente a las familias, pero también utilizar indicadores de malestar psicológico del niño que sirvan para detectar situaciones que con unas visitas periódicas son difíciles de detectar. Por último, el informe ha constatado que hace falta “un despliegue normativo garantista del acogimiento familiar” y que hay una “excesiva división de competencias” y una “excesiva compartimentación de instancias”. El informe ha servido para que el Síndic haga una serie de recomendaciones, entre las que destaca que hay que desarrollar una política que potencie el acogimiento familiar porque “que no haya suficientes recursos no significa que no sea la solución idónea y preferente”, ha subrayado Ribó. El Síndic ha recomendado, además, que se establezca “un profesional referente”, que valore la situación del niño y al que éste pueda explicar sus vivencias y otro profesional referente que supervise a la familia y le dé apoyo. Ribó ha hecho especial énfasis en la necesidad de más formación y especialización de quienes acogen niños y en que el seguimiento del niño “ha de garantizar que se conoce la situación del niño en cada momento” para saber si hay signos de conductas inadecuadas. El informe también recoge entre sus recomendaciones establecer criterios de seguimiento de las acogidas, en los que habría que hacer constar “que la negligencia forma parte del maltrato”, tal como ha señalado la adjunta para la defensa de los derechos de niños y adolescentes del síndic, Maria Jesús Larios. A raíz del caso Castelldans (Lleida), donde fue detenido un acogedor que presuntamente abusaba de los menores que tenía acogidos, la Generalitat ha reforzado los mecanismos de control y seguimiento de las familias de acogida. El nuevo protocolo aprobado en octubre establece que, a partir de ahora, las familias de acogida deberán superar informes psicosociales cada tres meses -en lugar de cada seis- y recibirán visitas domiciliarias obligatorias, entre otras medidas.

  2. nekane
    6 diciembre, 2013 at 10:54

    Un caso más en nuestro país, para varíar!, en que ni el estado ni las autonomías tienen capacidad de solucionar nuestros problemas más comunes, sí, es muy común que haya huerfanos, niños desatendidos, hijos de enfermos drogadictos, psiquicos etc.etc… mientras tanto echan el muerto creando culpabilidad en las conciencias de las personas de buena voluntad para qué? para ponerte cientos de pegas, responsabilidad máxima y que apechugues con más gastos! como si nos ahogasen poco!, mientras tanto infinidad de psicólogos sin empleo, pedagogos y demás personas tan necesarias para un país tan desnortado, cateto y egoísta como nuestra patria chica! a todo ello no olvidar la incompetencia deTODOS y cada uno nuestros gobernantes

  3. María
    6 diciembre, 2013 at 16:45

    Pues no debe de ser tan difícil, hay muchas familias de acogida para niños saharauis cada año, por que?
    Por qué no las hay para los niños que están en centros de acogida en España?
    Concienciación? Dinerito bajo cuerda? No deja de ser curioso…

Comments are closed.