Los Cornell y la fachada compensatoria

Millonario, guapísimo, talentoso, sexy, mujer divina, hijos ideales. Presumiendo todos en sus respectivas redes sociales de tener una vida maravillosa y felicísima. Se suicida a los 52 años. Se ahorca.
Su mujer intenta convencer al mundo de que en realidad todo ha sido un efecto secundario de las pastillas para dormir que tomaba. Pero los intentos torpes de Vicky por esconder la realidad sólo acaban por sacar a la luz el hecho de que todo no es más que una fachada compensatoria. Que los Cornell se esfuerzan mucho por crear una imagen y por ocultar la realidad.
Un observador atento y que sepa un poco de comunicación no verbal ya lo habría notado en esta foto y en las muchas en las que aparecen juntos.

Mil

 

La sonrisa de Vicky es falsa ( La sonrisa real, la “sonrisa Duchenne” involucra a todos los músculos faciales. La forzada no) Chris expresa tristeza (ojo a las cejas) Y agarra a sus hijos con aprensión, como protegiéndolos. Ella “se cuelga” de él. No lo abraza de forma espontánea, posa. Y agarra el bolso con tensión.. (Si queréis saber más de comunicación no verbal leed el libro clásico de Flora Davis o ved la serie “Lie To Me”, que es un pelín exagerada y fantasma, pero sirve para aprender)
El bolso que lleva ella, el Birkin, vale 60.000 euros y no se puede comprar así como así. Para adquirirlo hay que ser cliente VIP de Hermès y entrar en lista de espera. El bolso también habla de la personalidad de ella: una narcisista desesperada por mostrarle al mundo que ella forma parte de esa pequeñísima parte de la población que se puede permitir un bolso así. Para colmo Vicky posee varios Birkin. No uno.
En el libro se habla muy largamente de la persolidad de Vicky. A mí entender, sí que se trataba de una personalidad narcisista. Ella dejó de trabajar cuando se casó con él,. Nadie le pedía que posara en phoocalls, pero lo hacía constatemente, con sus hijos. Sin embargo, la primera mujer de Cornell y la hija de su primera matrimonio no posaron jamás en ninguna parte. Vicky también pagaba páginas en Billboard, concedía entrevistas etc…
Ella , por supuesto, no estaba diagnosticada. Ël sí. Cuando ella amenazó demandar a la compañía farmaceútica abrió la caja de Pandora, porque el historial de él salió a la luz, Las personalidades extremadamente dependientes como la de Chris Cornell suelen enganchar bien con las narcisitas. De ella solo puedo opinar en el libro a través de lo que ella escribe. Y te aseguro que lo que ella escribe da para mucho. O sea, no tengo un diagnóstico clínico de ella, pero tengo sus palabras. Un abrazo y gracias por tu buena educación. En el libro de todas formas la historia de Cornell se narra a través de los ojos de la tercera, la persona que se obsesiona con él porque se está planteando imitarle
No se juzga solo por esta foto. Ni se deduce que él estaba deprimido solo por esta foto. El estuvo deprimido durante años, y en tratamiento durante años, y ocultándolo durante años.
El “Por qué el amor nos duele tanto” la protagonista se va obsesionando con suicidas famosos porque se va identificando con ellos. Cuando un famoso se suicida hay un “efecto copycat”: otras personas lo hacen. Igual que cuando Vicky posa con el bolso, mucha gente compra la imitación. El suicidio a veces parece la salida muy fácil. Y en otro post explicaré por qué a cierta gente esa idea le (nos) ronda la cabeza siempre. E incluso puedo respetarla como decisión personal. Pero en realidad no es la salida fácil. Hay muchas más.

Evidentemente la situación de los Cornell no se deduce exclusivamente a partir de la foto, sino del historial médico de Chris y de entrevistas y publicaciones de Vicky.