Captain Fantastic

Captain Fantastic

Esta película va de una pareja que se lleva a sus hijos a las Catskills. Nunca se dice claramente que se trata de las montañas Catskills, pero una lo puede deducir. Las Catskills son unas montañas en Estados Unidos a las que se van a vivir todo tipo de comunas, sectas, o gente que no quiere vivir en la sociedad de consumo. ¿ Recordáis la (maravillosa) película Marta, Marcy May, Marlene? Pues se rodó allí

Pues allí que se va la pareja con sus seis niños para vivir en la naturaleza y vivir de una forma totalmente sostenible cultivando su tierra y levantando su propio hogar con sus manos. Y decididos a educar a los niños fuera de los parámetros de la sociedad de consumo  para enseñarles ser autónomos, independientes,  críticos, inteligentes y responsables: LIBRES. Los niños leen muchísimo, hablan seis idiomas con soltura, manejan conceptos de física cuántica como quien habla del tiempo, cazan su propia comida. y están entrenados como un atleta de alta competición. Los niños son  personas  maduras, tolerantes, correctas y respetuosas además de conscientes e informadas. Pero también son excesivamente dependientes de su padre.

Pero, ay, la madre enferma y debe volver a la civilización.

Y la cosa se complica.

 

 

¿Cual es el problema de criar a unos hijos completamente ajenos al mundo en el que viven? Que cuando llegan al mundo real no saben cómo manejarse en él.
En este conflicto me vi reflejadísima. Y en el propio conflicto del padre que educa a sus hijos de otra manera. El padre nunca miente a sus hijos. Yo tampoco miento nunca a mi hija. Y a mi alrededor me han criticado enormemente por hacerlo, por hablar a mi hija con total naturalidad de temas como el sexo, las drogas y la muerte. El padre no quiere que sus hijos jueguen con consolas o tomen azúcar. Mi hija nunca tuvo consola, no ha tenido móvil hasta muy recientemente y solo porque tiene que viajar sola a ver a su padre y es indispensable, vivía sin televisión, me ha visto desnuda desde que tiene uso de razón… Ha sido duro vivir al margen de ciertos convencionalismos, y por eso me sentía muy identificada con la película. Cuando te sales de la norma, te critican inmediatamente, y cuestionan tu rol como madre.
Me hizo mucha gracia una escena en la que un policía para la furgoneta-casa en la que viajan los niños. Le escama que los niños no estén en el colegio Cuando el policía se detiene a leer los libros que hay en la estantería, los niños tienen miedo. Hay muchos libros sobre marxismo. Entonces a los niños les da por hacerse pasar por “jesus freks” ( fundamentalistas religiosos) para desviar la atención. Se poner a cantar himnos como locos. Lo curioso es que si educas a tus hijos en casa por convicciones religiosas, nadie objetará nada al respecto en los Estados Unidos. Si lo haces llevado por convicciones políticas, eres un peligroso radical.

.En esta película no hay una visión idealizada de “la vida en el campo”, queda patente que es dura e incluso da la sensación en un determinado punto de que a nuestro protagonista  se le ha ido un poco el plan de madre y ha llegado incluso a poner  en peligro la vida de sus hijos. . La idea es que no existe una forma correcta de hacer las cosas, n todo es blanco y negro,  y nos enfrenta a pensar cómo podríamos hacerlo mejor a pesar de no adoptar una postura tan radical.

Viggo Mortensen  se come la cámara y transmite a la perfección todo ese arco emocional por el que pasa su personaje.  Y sale desnudo, en un desnudo frontal que me lleva a morirme de envidia carnicera cuando pienso en la suerte que tiene Ariadna Gil.

Captain Fantastic

El grupo de niños actores lo borda Es increíble que salgan del brete con textos tan complejos y sensibles como a los que se han enfrentado en este rodaje.

El gran fallo de la película es el final. Todo se resuelve demasiado rápido y de forma muy predecible.

 

Otro fallo que yo vi es que me extrañó que unas niñas criadas en ese entorno y con esas ideas se vistieran tan femeninas. Desde luego, si yo tengo que vivir en plenas montañas llevaría el vestuario lo más cómodo posible, y para nada me dejaría el pelo tan largo. Coño, que en las montañas no hay agua caliente ni crema suavizante. Se nota que el director es hombre y no ha llevado una melena larga en su vida. Además, unas chicas con semejante formación política habrían cuestionado los roles de género con mucho,

 

¿Es ‘Captain Fantastic’ todo lo que podría haber sido? No. El guión, como digo, falla en la parte final   El potencial de su argumento se pierde en un desarrollo que pareciendo complejo acaba siendo demasiado simple, pretende maravillar pero no lo consigue,  y se queda más cerca de una fábula moral que de otra cosa.

 

¿Merece la pena verse a pesar de todo? Sí, por supuesto.