VÍCTOR SEVILLA

El actor Víctor Sevilla es uno de los protagonistas de ‘Vive Cantando’. La sitcom familiar está llegando a su fin. Nos cuenta cómo llegó a la serie y qué ha supuesto trabajar en ella.

 

“‘Vive Cantando’ será uno de mis mejores recuerdos de por vida”

Víctor Sevilla
Por David Hernández

En el parque del Casino, podemos encontrarnos con Víctor Sevilla. Es habitual verlo allí relajándose, en un lugar en el que se mezclan culturas y razas,  disfrutando al ver a su perrita Julita correr y jugar. Es un chico de barrio, de Vallecas, igual que Jeco, su personaje en ‘Vive Cantando’. Pero, al contrario que él, en su tiempo libre acude mucho al teatro, al cine y a las librerías. Le encanta pasar horas en las tan de moda cafetería-librerías a las que, además, puede acudir acompañado de Julita. “Se me va el tiempo leyendo en ellas”, comenta.

– Jeco tiene muchas facetas. Parece un macarra de barrio, un poco memo en ocasiones, vago. Pero, en realidad, quizá sea el más listo de todos, trabaja duro cuando tiene un objetivo y tiene un gran corazón.

– Jeco es de los personajes más bonitos que me he encontrado en mi vida. Marcará un antes y un después en la vida de Víctor. En la reunión que tuve con el director propuse que Jeco, aunque está claro que es un “pasaete”, que fuera un “pasaete” adorable, que tuviera carisma. Eso se consigue siendo muy honesto con el personaje, creándolo muy despacito y haciéndole pasar por emociones. Así se consigue crear risas y llegar a emocionar, porque él se emociona como el que más por su prima, por su padre, por las gemelas, por todo.

Víctor Sevilla 2 - K y Rapau– ¿Cómo se trabaja en la construcción de un personaje con tantos matices?

– Como en esta marca tan grande de pizzas, “el secreto está en la masa.” No sé… – comenta pensativo. – Tampoco me gustaría desvelar cómo son mis entrañas para construirlo. Pero creo que con el proceso que lleva analizar el personaje y con los guiones uno va descubriendo cosas. Lo bueno de trabajar en una serie es que puedes estar descubriendo cosas hasta el último capítulo.

– Si algo tienes en común con tu papel en la serie, es que ambos sois chicos de barrio.

– Sí. Además del mismo.

– Eres muy defensor de Vallecas y te molesta que siga arrastrando mala fama cuando ya han pasado 30 años desde su mala época.

– Son los prejuicios que creamos en esta sociedad. Cuando me preguntan de dónde soy, digo que soy de un barrio de Madrid, que se llama Vallecas, donde viven mis padres actualmente y donde vive mi hermano y donde están mis amigos… Y me da rabia porque la gente tiende a relacionar Vallecas con un barrio delictivo, cuando es un barrio maravilloso, donde hay gente maravillosa, donde no hay esa clase de gente que se piensa.

– Una película también maravillosa, ‘La estanquera de Vallecas’, le hizo bastante daño en ese sentido.

– En la época en la que se grabaría, sería un barrio conflictivo y, entonces, sí entiendo que se escribieran guiones reflejando lo que pasaba. Además, ésa era la línea que querían mostrar y era maravilloso, pero Vallecas ahora no es así. Es un barrio de gente currante, con más dinero o menos dinero, un barrio de gente humilde, con zonas verdes, con parques…

– Como el ‘Parque de las Tetas’, que lo vemos en la serie. ¿Cómo es rodar a tan sólo 100 metros de la casa en la que creciste?

– Me siento muy a gusto. ¡Nos han jodido! ¡Conozco el terreno a la perfección! Es muy bonito. Tanto por descubrir a Jeco como por grabar en mi barrio, ‘Vive Cantando’ es y será uno y de mis mejores recuerdos de por vida. Aunque estarán por venir muy buenos momentos. Pero, para mí, ésta ya la recordaré como una etapa bonita, de enriquecimiento y de descubrimiento.

– ¿Estar tan cerca de tus orígenes te ayuda a recordar quién eres para que todo lo que te está ocurriendo no se te suba a la cabeza?

– Siempre. Hay una cosa que siempre digo: cuando uno se dedica a algo, tiene que saber cuál es el precio que tiene que pagar. En esta profesión, el precio que hay que pagar es que uno se convierte en personaje público. Si eso se tiene claro, de que es parte del trabajo, su cabeza estará siempre en el mismo sitio. Eso a mí no me afecta, más que nada porque hago mucha vida en mi casa, me gusta leer, estar con mi perrita Julita… Entonces, no me busco ninguna meta más que disfrutar en mi día a día con lo que me toque cada día.

David Hernández y Víctor Sevilla

‘Vive Cantando’, la serie que le ha hecho conocido está llegando a su fin. Aunque lleva pocos años trabajando, desde que comenzó con la serie ‘Rocío casi madre’ en Canal Sur, no ha parado. “El tiempo máximo que he podido estar sin trabajar serían como cinco o seis meses,” reconoce.

– ¿Qué hiciste hasta entonces?

– Ganaba dinero jugando al fútbol. En verano, con el buceo. Trabajaba con mi padre llevando un camión, hubo otra época en la que trabajé poniendo copas… Hacía cualquier cosa para poder sostener mi sueño.

– Por eso, cuando llega un trabajo tan importante como el de ‘Vive cantando’, te pones a brincar encima de la cama.

– Fue muy bonito. La noticia me la tenían que haber dado un día y no me llamaron. Mi madre me decía: no te preocupes, que el día de mi cumpleaños te van a llamar. Y me llamaron el día de su cumpleaños. Primero soplé, pensando ¡qué guapo! Y me puse a dar saltos.

– Tú también vives cantando. De hecho, lo del karaoke es bastante habitual en ti.

– Con mi compañero y amigo Federico Rey, cuando estábamos en el teatro Compac Gran Vía con ‘Mi sobrino el concejal’, descubrimos un karaoke al lado. Íbamos mínimos dos días a la semana. Cosas de la vida que hacen que la serie que está dando a conocer mi trabajo, tiene centrada la trama en un karaoke.

Twitter: @_davidhernandez