Una Extraña Comedia

Hace mucho tiempo que no escribo aquí. Lo sé. Tenemos la web abandonada. Lo sé. Y ¿a qué se debe eso? A que tengo una fecha de entrega para una novela que estoy escribiendo en francés. Sí, en francés. Y como el francés no es mi lengua materna, me está costando dios y ayuda. Así que el Allegra, de momento, se ha quedado un poco huérfano

Salgo de mi retiro para recomendaros a los que vivís en Madrid una EXTRAÑA COMEDIA que coprotagoniza una amiga mía. O sea que sí, que escribo esto por amistad. Pero también lo hago porque la obra mola.

¿ De qué trata la obra? Ah, no se sabe. Es absurda hasta decir basta y un poco más. También es psicótica, entretenida, caprichosa, divertida, enrevesada y alógica. Es de hecho un ejercicio fascinante, nada aburrido. La extraña comedia no e detiene a pedir permiso al espectador para sorprenderlo; se mete en su cabeza y allí está el pobre espectador esperando que en algún momento todo cobre sentido. No lo cobra. Y ahí radica su encanto- ¿ Acaso le pedimos sentido a La Cantante Calva o a Esperando a Godot? Pues eso.

Una extraña comedia va más allá del teatro del más puro absurdo. En ella nos invade la sensación, el vértigo, de que algo primordial está sucediendo. Es humor que se vale de las situaciones disparatadas o incoherentes para arrancar carcajadas, su comicidad se basa en la irracionalidad. Es un humor totalmente alejado de la realidad pero que a la vez nos sumerge en lo esencial de ella. Porque la realidad no solo supera a la ficción sino que suele ser absurda a más no poder.

En su infinita conversación, el dúo protagonista poco y nada se dice, porque todo lo que hablan carece de lógica, de sustancia. Y aún así todo resulta enrevesadamente divertido Al principio, puede parecer rara, muy rara. Pero para cuando se ha terminado, una descubre que se ha reído mucho. Todo la obra es un gran juego, tanto el público como los personajes son como marionetas y el teatro es cuestionado hasta el límite de la anarquía. Y en esa libertad nos encontramos con este texto. Su delirante surrealismo,su absurda comicidad, su caos, su desorden, su irreverencia, su sinsentido, su organicidad.

El espectador es el que, a la salida, debe sacar sus propias conclusiones de una obra completamente absurda y de ritmo vertiginoso. Quizá la obra se le aparezca bajo una luz insólita, quizá intuya su verdadera luz, más allá de las interpretaciones y de una causalidad arbitraria. Quizá descubra el sentido del sinsentido. Desde luego, se habrá reído y habrá visto a dos actores en estado de gracia.

Descripción

El Teatro Alfil acogerá la obra Una extraña comedia, una comedia psicopática de Darío Paso-Jardiel. Humor negro, suspense y bastante absurdo parecen ser los ingredientes más importantes de un montaje en el que Humano 1 y Humano 2 hacen descubrimientos juntos, planean asesinatos y se hacen preguntas.
Una alocada comedia, casi enmarcada en el género del absurdo, escrita y dirigida por el conocido actor y director Darío Paso-Jardiel e interpretado por Martha Eguilior y Tato Loché.

Duración: 75 minutos
Horario(s) evento: 18:00h domingos
Idioma: Español
Categoría: Comedia
Edad mínima: 18

una extraña comedia