MUCHO CUIDADO CON LAS REDES SOCIALES

Ayer una señora a la que no conozco absolutamente de nada me pide que por favor vaya a la Feria del Libro del colegio de sus hija en Barcelona, Y me lo pide por Facebook, a través de un comentario público, porque no se le ocurre que en realidad debería hablar con la editorial que es la encargada de gestionar mis apariciones públicas, no solo porque hay un contrato de por medio, sino también porque son los que deberían proporcionar los libros. Esta claro que la señora no tiene la menor idea de cómo se organiza una Feria del Libro.

La señora olvida de paso:
Que un viaje a Barcelona cuesta dinero
Que el alojamiento cuesta dinero
Que yo ando precisamente sobrada de tiempo
Que tengo una hija, que no tengo padre, que mi madre tiene 89 años y no puede andar y que cuando me muevo o viajo es complicado el problema de la cría. Si viajo la niña se va con su padre, pero que ssu padre también trababaja, y no siempre está disponible.
Que yo tengo vida propia y personal, a día de hoy concentrada en buscar trabajo.

Y , sin conocerla de nada, la señora me pide el favor, y cree que así porque sí estoy obligada a concedérslo.
Cuando digo que no, que no voy a ir a la feria – con el siguiente comentario ” Lo siento, ya no vivo en barcelona. Un beso”. empiezo a recibir comentarios insultantes. Por ejemplo, otra señora a la que no conozco de nada me dice:
“Eres una borde, una maleducada y una gandula. Quédate en Madrid que en Barcelona no te queremos”

Ayer me echan del trabajo.

Cuando expongo el hecho de que cobro menos que una asistenta recibo otro porrón de comentarios insultantes ¡porque tengo asistenta! Recibí 499 comentarios de insultos. 499.

O sea, se espera que viaje, que dé de come a mi hija, que consigo como sea dinero para mantener a mi hija y que por lo tanto esté fuera de casa o trabajando, pero también se espera que planche y lave. Y ojo como no lo haga porque entonces me llamarán guarra como ya hicieron en Telecinco.

Nadie parece ver el problemón de lo que significa que pierdas un curro en el que llevabas ocho años, en el que querías a mucha gente. Solo quieren hacer daño y leña del árbol caído.

Lo horrible de este tema es que esta PANDA DE HIJOS DE PUTA CON EMPATÍA CERO Y DESEOSOS DE HACER DAÑO GRATUITO A PERSONAS QUE NO CONOCEN no son militares de alta graduación que ordenan un genocidio, policías corruptos que trafican con droga, ejecutivos de banca que venden preferentes envenenadas a unos ancianitos, no. Se trata de amas de casa, padres de familia, gente aparentemente normal. De los padres de esos niños tan monos que masacran a mi hija en el colegio y le insultan porque le falta una oreja. Esos niños que aprendieron a decir “desorejada” a los seis años porque su papá les enseñó. Esos niños que llaman hija de puta a mi hija porque lo han escuchado en casa

Si habéis leído “La Banalidad del Mal” de Hanna Arendt, sabéis a lo que me refiero. Ella cuenta la historia de Adolf, Eichmann, acusado de crímenes contra la humanidad, de pertenecer a un grupo organizado con fines criminales. Eichmann fue condenado por todos estos crímenes y ahorcado en 1962, en las proximidades de Tel Aviv.

Adolf Eichmann no poseía una trayectoria o características antisemitas y no presentaba los rasgos de una persona con carácter retorcido o mentalmente enferma. Actuó como actuó simplemente por deseo de ascender en su carrera profesional. Sus actos fueron un resultado del cumplimiento de órdenes de superiores. Cumplía órdenes sin reflexionar sobre sus consecuencias. Para Eichmann, todo era realizado con celo y eficiencia, y no había en él un sentimiento de «bien» o «mal» en sus actos. Eichmann no era más que un trabajador eficiente y un honrado padre de familia. Nadie especialmente inteligente, cruel o malvado. Un ser anodino, un alemán más.

Puede que el ser humano sea capaz de hacer grandes cosas, pero tiene una capacidad para el mal que no tiene ningún otro animal. Y sobre todo, tiene una enorme capacidad para destruir a sus congéneres. La historia del ser humano es una historia de inquisiciones, genocidios, invasiones bárbaras y violencia en todos sus modos y manifestaciones. Y esa gran violencia empieza con pequeñas violencias como esta, la violencia de patio de colegio, o la de insultar a una persona que no conoces de nada y que está llorando en su casa.

Muchas de las que me leéis me contabais, tras leer TU CORAZON NO ESTÁ BIEN DE LA CABEZA, que en alguna de vuestras relaciones tóxicas uno de los momentos que recordabais con mayor pavor es que si llorabais vuestro agresor aprovechara para hacer leña del árbol caído y ridiculizaros

Por esta razón quiero dejar claro que
a- No voy a responder a nadie, absolutamente a nadie por Facebook y no quiero tener relaciones con desconocidos, a no ser que sean millonarios y se ofrezcan a pagarme a tres mil euros polvo
b- Bloquearé inmediatamente cualquier comentario no ya ofensivo sino simplemente que no me guste. Repito que si me queréis poner a partir, seguro que podéis hacerlo en Intereconomía o Telecinco

Y por último, soy una persona, sensible, vulnerable, con una niña, sufro, sufro mucho. Sé que una gran mayoría ni siquiera entendéis esto y que hay otros a los que les gusta hacer sufrir. Apelo a los que estés mentalmente sanos no solo para que entendáis lo que me pasa a mí, sino para que cobréis conciencia de los peligrosas que son las redes sociales y os protejáis, a vosotros y sobre todo a vuestros hijos. El acoso que yo estoy viviendo ya lo viven compañeras de mi hija cuyos padres les han permitido abrirse una cuenta de Facebook o de twitter con once y doce años. Las niñas han acabado destrozadas.

8 comments for “MUCHO CUIDADO CON LAS REDES SOCIALES

  1. nekane
    16 Noviembre, 2013 at 10:22

    Míra niña Lucía, no tienes ni más ni menso que los mismos problemas de todo cristi hoy día, no eres una excepción, la gente que te llama es porque te quiere y si no les contestas bien -tal y como estás haciendo en éste escrito-denuncia-bajobarriero, más propio de alguien que solo está acostumbrado a que tood le salga bien y lo arropen en demasía- la vida hija, es así d ecruel en el mundo animal, d ela splantas y de los hombres, no eres ni más ni menos que nadie como persona, quizás tengas-hayas tenido más posibles pero así es!,…si te fijas en salud casi cada cual itiene-tenemos un problema, que tú no hablas ne plural más que cuando lloras y, tienes mucho que aprender!, la vida no es una peli en la que dar pena o identificarte con un bonito personaje animado, la vida es dura y más cuando tiene spersonas a tu cargo y parece que la sociedad te dá la espalda… son día sbajos, también hay días altos y tú se supone que tienes una valía: escribir pero no exponiéndote entera, ni con amagos de prostituuirte; zapatero a tus zapatos y escucha lo bueno también que mucha gente lo es, mezcla todo y verás como hay mayoría de gente buena, eso sí, todo con sus buenos y malos momentos… habrá que ver como le has contestado a la señora catalana para que te responda así, hoy día todos estamos vulnerables, enfadados y… como en tu caso en nada saltamos y es muy, muy fácil sacar lo peor d euno mismo, pero te repito: el paso errado e spedir compasión y venderte por nada… si no te valoras tú ni valoras loq ue tienes, quien lo hará?.. llas redes son falsas y una grandísima mentira, casi nadie somos loq ue parece por aquí, venga animo chica: te deseo el mejor de los días!

  2. Lucia Etxebarria
    16 Noviembre, 2013 at 13:38

    Nekae: He contetado
    Lo siento, ya no vivo en barcelona. Un beso

  3. Ma-lo-al
    16 Noviembre, 2013 at 15:56

    El problema radica n las toneladas d frustración q tienen q volcar. Chapapote humano e inyecto. Pocas cosas buenas pueden salir de esas bocas de aliento putrefacto. Ánimo tortuga ETXE! 🙂

  4. 16 Noviembre, 2013 at 16:02

    Lucía, “yo estuve allí”, asistí a la polémica y no es _exactamente_ como lo cuentas. Te diré como lo ve una persona (yo) que no está emocionalmente implicada en la situación, pues es muy fácil que esa implicación emocional, y más en un estado tan frágil como en el que tú te encuentras por todo lo que te ha ocurrido, pueda llegar a nublarte la objetividad. Estoy convencida de que, de encontrarte en otro estado de ánimo no habrías respondido así.

    En primer lugar, no recibiste “499 comentarios INSULTANTES”. Te pudieron resultar desagradables, eso, no te lo voy a discutir porque es una cuestión de sensibilidades, pero NO eran insultantes. El 80% eran respetuosamente discrepantes, y lo sé porque los leí antes de que los borraras. De hecho, uno de los que borraste y bloqueaste fue mío por decirte que en este país se compran pocos libros y se leen aún menos, que salvo que seas un best-seller del calibre de Ruiz Zafon o similar es muy difícil en España vivir exclusivamente de los libros publicados, y que no veo qué tiene que ver la piratería en todo esto. Ese comentario te pareció tan insultante como para merecer ser borrado y yo bloqueada y añadida en ese saco de los nazis crueles que te humillan y torturan a tu hija. Lucía, con todos mis respetos: te has pasado 20 pueblos.

    Respecto al tema de la asistenta, sí es cierto que hubieron comentarios con bastante mala baba, pero no fueron ni de lejos 499 como dices porque los leí, y vi los que habías ido borrando. Aproximadamente un 20% se merecían el bloqueo, el resto de los eliminados te podían resultar más o menos incómodos pero NO eran insultos. Porque tú no te quejabas de ganar menos que “una” asistenta del hogar: te quejabas de que “tu” asistenta gana más que tú. La diferencia no es ni sutil ni de matiz. No estás diciendo que una escritora (en general) gane menos que una asistenta (en general): afirmas que tu asistenta gana más que tú, comentas que te has quedado sin trabajo (igual que 6 millones de españoles, te comprendemos bien), y que tu situación será desesperada cuando se te acaben los ahorros. La respuesta la pones en bandeja tú misma: prescinde de la asistenta. Dices que no puedes porque no llegas a todo, pero la situación que expones muchos la leen, la comparan con la propia y no ven ninguna contradicción entre ser madre trabajadora, fregar, lavar y planchar. Tener asistenta es considerado un lujo, y no una necesidad básica, por una gran parte de la ciudadanía. No se te critica por eso (al menos la mayoría no lo hace, sí unos cuantos envidiosos con mala baba), lo que te ofrecen es una salida sincera a una situación económica que tú misma defines como desesperada en breve. Los que “pretenden que además de ser madre trabajadora, encima planches y friegues” no te lo dicen con la intención de humillarte aunque a ti te lo parezca. La gran mayoría de las madres solteras y trabajadoras de este país no tienen asistenta, y si encima te has quedado en paro pues con más motivo para ahorrar en ese aspecto. La verdad, fue chocante leerte llamar “gilipollas” (textualmente) a los que te hacían esta recomendación y decirles casi que era algo de primera necesidad para ti. Bueno, cada uno tiene sus prioridades, pero tener asistenta es percibido por la mayoría como un lujo innecesario y tú reaccionaste ante la discrepancia com violencia verbal también innecesaria. No necesitábamos saber que tu asistenta gana 120€ al mes porque entonces no nos salen los números, ni necesitábamos saber que viene a tu casa un sólo día a la semana porque entonces si tan pocas horas le dedica a tu hogar quiere decir que organizándote un poquito o sacando tiempo de otras cosas a lo largo de toda la semana las tareas que ella hace bien podrías hacerlas tú. Son tus prioridades, tu dinero y tu tiempo y tú decides como lo organizas, pero no pidas empatía a las madres trabajadoras que no tienen asistenta, porque no te van a comprender como tú no las comprendes a ellas. Y llamarlas gilipollas es muy poco digno también. De hecho las palabras más gruesas, como nazi o gilipollas te las he leído a ti, y no a los que comentan en tu página.

    • Aquí estoy
      17 Noviembre, 2013 at 15:17

      Poner en un mismo párrafo “panda de hijos de p.” y después quejarse de los insultos que recibe tu hija, es como poco, contradictorio. Cuando insultas te pones a la altura de los que te insultan. Además deberías saber que los niños aprenden por imitación y no por lo que les digas.
      Otra cosa tienes muchas faltas de ortografía… Sé que no cobras por colgar este artículo, pero piensa que es una ventana para el mundo profesional. Si alguien ve que escribes tan mal puede justificar que hayas sido despedida en La Vanguardia o en cualquier otro trabajo similar.

      Sin acritud, aprende a encajar las críticas o de lo contrario tus amigos se van a alejar de ti, y te vas a rodear de admiradores sin personalidad, y de gente tóxica.

      Jessica Fillol puse este comentario como respuesta al tuyo porque lo clavas, chica.

  5. 16 Noviembre, 2013 at 16:17

    Y sobre la señora que, desde su ignorancia, te pedía un favor, aquí voy a hacer un juicio de intenciones, pero sospecho que lo que en realidad intentaba en su desconocimiento de como funciona el tinglado editorial era más bien hacerte un favor a ti. El día anterior comentaste que te habías quedado en paro, que te habían despedido de La Vanguardia, que te tenían vetada en Mediaset, que tu situación económica sería desesperada en cuanto se te acabaran los ahorros… Y lo que yo interpreto (de manera completamente subjetiva) es que esta señora, llevada por su admiración y también por su descocimiento, era intentar hacerte un favor: ella lo ve como una forma de ofrecerte promocionar tu libro, y no sabe si la editorial te paga o no los desplazamientos y el alojamiento, probablemente ni se plantee el problema logístico que los viajes te provocan con respecto a tu hija, ni que había que contactar con la editorial para que gestione todo esto. Yo veo a una fan que te abre una puerta, que te ofrece promocionar tu libro en la feria del libro que organiza el colegio de su hija, y que tú respondes de una manera furibunda y ofensiva mezclando nazis (Ley de Godwin, fin del debate), padres crueles, insultos a tu hija, fachas que quieren que te marches de España, redes sociales más dañinas que la heroína y no sé cuantas cosas más.

    Lucía, de corazón, me identifico mucho contigo, soy capaz de empatizar fácilmente contigo porque creo que en tu situación yo habría reaccionado igual en muchas de las cosas que lo has hecho, admiro tu valentía y tu manera de decir las cosas claras. Comparto tu odio por las injusticias, por los ataques gratuitos, también me lo llevo todo al terreno personal con mucha facilidad, le sulfuro ante las mismas cosas y tiendo a llorar y a sufrir con cosas que en mi entorno me dicen que no deberían afectarme tanto. Es la cruz que tenemos las personas sensibles, y créeme que te compendo bien, cuando a raíz del reality te decían que estabas loca yo te comprendía y te defendía, porque le veía a mí misma reflejada en las mismas situaciones y sabía que habría reaccionado igual que lo hiciste tú.

    Pero esta vez has patinado. No estás disparando a los directivos de una cadena que se lo llevan crudo a costa de manipular a personas para que se masacren entre ellos: ahora estás disparando hacia abajo, hacia una fan anónima que te ofrecía humildemente su ayuda desde su desconocimiento del mundo editorial, hacia las madres trabajadoras que no tienen asistenta, hacia los millones de parados que no pueden empatizar contigo sí muestras una actitud altanera, faltona y carente de humildad. Creo que tenías razón en tu cruzada contra Tele5, pero también creo que ahora estás metiendo la pata.

  6. Patricia
    16 Noviembre, 2013 at 17:53

    Estimada Lucía:

    Como siempre escribes verdades como puños (vease el caso que comentas de crímenes contra la humanidad perpetrados por personas, aparentemente, “normales” -echa un vistazo a los experimentos de Milgran realizados y las conclusiones sacadas, si no lo has hecho ya. Muy interesante y poco esperanzador-), pero te digo con todo el cariño de una persona que te lleva siguiendo durante mucho tiempo: ¿no crees que incurres en cierta contradicción al exponerte tanto a gente que no te conoce, contando que eres sensible y sufres; hablando de tu hija; contando detalles demasiados íntimos de diferente índole para -como ya sabemos- deleite de quienes están esperando poner el dedo en tu llaga (dada tu inequívoca e incuestionable capacidad de decir lo que piensas en diferentes ámbitos, sin importarte las represalias que te pueda generar)?” Sólo para que reflexiones al respecto.

    Un abrazo.

  7. Olgagaliana
    17 Noviembre, 2013 at 18:16

    La cobardía se torna valentía detrás del disfraz. Las redes son refugio para indeseables, pero también hay personas y muchas que forman parte de un tejido sano y compacto del que participan. Un abrazo Lucía y seguro que ese trabajo llega… Es mucha gente la que te apoya, la que disfruta leyéndote. Quédate con la botella medio llena… la parte vacía que la miren otros(ya lo hacen cuando insultan, cuando agreden, cuando degradan).

Comments are closed.