Mi experiencia con la dieta Pronokal

 

La hice hace años, no con el Pronokal sino con otra marca. Pero como Pronokal es la que se ha hecho más famosa, la llamaré Pronokal, aunque insisto: Los sobres de Pronokal, Silken, Decathlon, Biomanán, Nutrisport, etc… llevan en general la misma composción. Y si no me creéis os basta con comparar etiquetas

En mi caso adelgacé diez kilos en un mes, y me mantuve en ese peso casi un año. Luego recuperé todo, y unos kilos de rebote. De ahí me pasé a la Dukan, recuperé todo, y unos kilos de rebote. Y de ahí me pasé a una dieta macrobiótica que no pretende ser dieta sino un estilo de alimentación permanente. He vuelto a perder diez kilos y ahora veremos lo que pasa.

Por que los primeros diez kilos los pierdo siempre muy rápido. Y después, mi cuerpo entra en lo que se viene llamando “peso memoria”, que es ese peso que tu organismo registra como tuyo habitual, y de ahí no bajo. El organismo tiene a la homeostasis, así que si te has mantenido en cierto peso más de un año, es difícil bajar de ahí.

Ahora os voy a contar la experiencia de una ex amiga íntima con la dieta Pronokal. Y cuando acabe de contarla, entenderéis por qué digo “ex” amiga íntima.

Esta chica había sido delgada toda su vida. De hecho, estaba muy buena ( y lo sigue estándo) pero a partir de cierta edad cogió unos kilos. Los kilos que cualquier mujer coge a partir de cierta edad a no ser que lleve una dieta muy controlada y haga mucho ejercicio.

Mi amiga era y es actriz y cantante, y lo sigue siendo, aunque ahora se le conoce más como actriz. Su familia tiene mucho dinero, así que durante años si bien había actuado en muchas obras de teatro, algún cortometraje… en realidad vivía con sus padres y del dinero de sus padres.

En algún momento se le pasó por la cabeza la idea de que tenía que adelgazar diez kilos. Siguió la dieta Pronokal y los perdió en un mes. Y entonces entró a trabajar en una serie. Por supuesto, ella creyó que si por fin había conseguido un trabajo bien pagado era porque había adelgazado. Y lo peor es que probablemente era verdad. Lo cierto es que se situó en un infrapeso. Pesaba 50 kilos, midiendo 1,65.

 

 

Con el dinero de la serie mi amiga se fue a vivir sola a un apartamento. Pero ella no tenía ni idea de cocinar, ni siquiera de freír un huevo. Tampoco, ya puestos,  de hacer camas o planchar o quitar el polv0 o poner la lavadora. De forma que cuando acabó con el Pronokal, en lugar de iniciar la tan traída y llevada ” reeducación alimentaria” empezó a tirar de alimentos precocinados.  Entre otras cosas, trabajaba en una serie y no podía cocinar. Era fácil llevarse una barrita a la serie, no tan fácil llevarse un lenguado a la plancha con ensalada. Lo dicho, tiró de precocinados,  que como deberíais saber a estas alturas, engordan mucho porque suelen llevar en su composición azúcar y almidón, entre otros aditivos, Y sí, los productos lights también engordan.

De forma que mi amiga empezó a engordar y, aterrorizada, volvió a Pronokal.

Pero, atención, la segunda vez que inicias una dieta cetogénica el resultado ya no es tan espectacular como la primera vez. El metabolismo se ha ralentizado, y la pérdida de peso ya no es tan rápida.

 

 

 

 

Así que hizo una salvajada máxima: alimentarse exclusivamente de batidos durante quince días.

Así inició un extraño sistema de alimentación consistente en. sigo la Pronokal, lo dejo, engordo, vuelvo a Pronokal… De forma que al final seguía la dieta Pronokal de manera constante, con intermitentes fases en las que comía alimentos precocinados.

Enseguida el cuerpo empezó a pasar factura: Tenía unos calambres menstruales tan increíbles que se desmayó en medio de un rodaje, tuvo unos tres cólicos nefríticos  ( típicos en dietas cetogénicas prolongadas) en un año, se le empezó a caer el pelo, se le rompían las uñas ( por la descalicificación) , tenía unas cefaleas que le obligaban a guardar cama ( por la cetosis y también por la niacina que llevan los batidos) y  perdía la voz cada dos por tres ( esto, que yo sepa, nunca se ha citado como efecto secundario de una dieta cetogénica). Ah, y tenía que ir siempre con spray o chicle, por el mal aliento. Y olía mal. Aunque las cetonas se excretan principalmente en la orina, el exceso de cetonas también dejan tu cuerpo por el sudor y la respiración, y las cetonas no huelen bien.

 

 

Una dieta cetónica no se puede seguir a larguísimo plazo, ni adoptarse como estilo de vida. Tiene que hacerse durante un tiempo limitado, y siempre bajo control médico.

A su alrededor hubo muchos que empezamos a advertirle de lo que le estaba pasando. Pero ella ni caso. Ella se empeñaba con tozudez de mula en que seguía un estricto control médico. Lo cierto es que iba a una nutricionóloga, no a una médica. Una nutricionóloga no siempre es una doctora en medicina. ( A veces lo es, y a veces tiene un diploma en nutición y dietética y no en medicina)  Y la nutricionóloga, que estaba haciendo el negocio del siglo con mi amiga, no le dijo en ningún momento que dejara de hacer locuras. Yo creo que cualquier médico sensato le habría advertido de lo que estaba pasando.

Se cita en muchos casos entre  los efectos secundarios de las dietas cetónicas el de la irritabilidad. En su caso, cambió completamente de carácter, aunque ella lo achacaba al estrés de la serie ( con horarios de rodajes de un mínimo de doce horas, muchas veces trabajando en fin de semana). Siempre parecía desentonada y a la mínima te montaba una escena a grito herido. Puede que tuviese que ver con la niacina y la vitamina B12 que, ingeridas en exceso, provocan cambios de humor ( lo sabrá cualquiera que tome mucho Red Bull) . Empezaba a no ser una sombra de lo que fue.

 

 

 

El caso es que finalmente hicimos un viaje juntas con varios amigos más y el viaje fue un cuadro porque ella no podía comer, tenía que ir comiendo batidos y barritas todo el rato. Varios amigos intentamos convencerle de que dejara el Pronokal de una vez, y aquello acabó en una bronca monumental, porque ya os he dicho que estaba muy irritable. A partir de entonces, dejamos de vernos. Bueno, dejó ella de verme a mí, porque yo la veo a menudo. En cualquier bar en el que me tomo un café, si está puesta la tele, puede aparecer ella con su flamante novio.

Liviana como una mariposa y, como una mariposa, lejana y esquiva.

 

Es rica, famosa y… muy delgada.

 

—————————————-

 

otros post sobre alimentación

mitos y verdades sobre la dieta pronokal:  http://allegramag.info/2014/06/10/pronokal/

 

 

dieta dukan —> http://allegramag.info/2014/06/06/mi-experiencia-con-la-dieta-dukan/

 

dieta sin gluten—> http://allegramag.info/2014/06/05/dieta-sin-gluten-dieta-sin-trigo-y-lacteos/

 

macrobiótica mediterránea —> http://allegramag.info/2014/05/01/cuando-ya-no-te-cabe-la-ropa-que-es-la-macrobiotica-sensata/

 

 

 

1 comment for “Mi experiencia con la dieta Pronokal

  1. ruth arenas
    11 Junio, 2014 at 13:59

    Bueno. Con cualquier dieta, como te comenté, volverás a recuperar en peso si no mantienes el cambio de vida. Nuestro cuerpo esta vivo. Si comes menos adelgaza y si vuelves a comer mas engordas. El tema de la reducción del metabolismo te lo arregla un buen entrenador.

    En cuanto al cambio de carácter, también ocurre en cualquier dieta restrictiva. La falta de Triptofano es terrible.

    Y lo siento por tu ex amiga, tiene muchos más problemas que la dieta. Uno de ellos es la falta de ética de un profesional q antepone los ingresos a la etica

Comments are closed.