¡MANDA HUEVOS!

Hay muchos mitos sobre los huevos. En realidad, son una fuente natural de proteínas y vitaminas. Los huevos criados en un ambiente artificial, en cambio, son de escasa calidad y, en ocasiones, pueden ser perjudiciales para la salud, pudiendo provocar alergias.

Por David Hernández

Hay muchos mitos sobre los huevos. En realidad, son una fuente natural de proteínas y vitaminas. Son buenos para adelgazar, ya que su proteína ayuda a controlar el apetito y, además, el organismo la absorbe con facilidad. Este alimento es beneficioso para los huesos, siendo rico en vitamina D, que interviene en la elaboración del tejido óseo; un huevo aporta el 10% de la cantidad diaria recomendada. Es una de las mejores fuentes de un nutriente denominado colina, que ayuda al sistema circulatorio a eliminar compuestos que podrían causar inflamación e incluso provocar trastornos como hinchazón muscular después de un entrenamiento duro, o diabetes y alzheimer. La yema contiene el pigmento luteína, que ayuda a mantener una visión nítida.

A pesar de que durante años se ha estado culpando del colesterol a la ingesta de huevos, este alimento ayuda a proteger el corazón. Los estudios demuestran que comer varios huevos a la semana origina partículas de colesterol menos propensas a producir problemas cardiacos. Una proteína que se encuentra en la yema, bloquea la agregación de las plaquetas en el interior de los vasos sanguíneos, reduciendo el riesgo a padecer un ataque cardíaco.

Huevos

Estos beneficios nos los aportan los huevos ecológicos u orgánicos. Es importante consumir siempre alimentos naturales, libres de agroquímicos nocivos, así como el acceso a la libertad del movimiento de los animales y el sueño reparador. Estos aspectos sólo son posibles en las producciones ecológicas u orgánicas, en las que se cuidan las normas de vida para que las gallinas no sufran y su producción sea de alta calidad y beneficiosa para la salud del consumidor.

Los huevos criados en un ambiente artificial, en cambio, son de escasa calidad y, en ocasiones, pueden ser perjudiciales para la salud, pudiendo llegar a provocar alergias. Para evitar las infecciones que pueden atacar a las gallinas, suelen añadir al agua que consumen sulfonamidas, antibióticos y tranquilizantes. Además, a los forrajes les echan colorantes artificiales para que las yemas de los huevos obtengan un color dorado más intenso, similar a los de las gallinas criadas con maíz. A estas gallinas suelen denominarlas “robots”, ya que pueden aumentar su producción hasta en un 90%, pero con una mala calidad biológica.

Código de identificación

images-8Para saber de dónde provienen los huevos que compramos, hay que fijarse en el código con el que se marcan. La primera cifra indica la procedencia, las dos siguientes letras el país de procedencia y, el resto, identifica la granja de producción.

El código 3 suele ser el de los huevos más baratos y, también, los peores, los que siempre debemos evitar consumir. Se trata de huevos de gallinas que viven encerradas en jaulas de un espacio de 25×25 cm, lo que viene siendo similar al de un folio. En muchas granjas, les ponen luz artificial para que continúen poniendo huevos todo el día, logrando cerca del doble de lo que harían de forma natural. De este modo, los animales envejecen de forma acelerada por el agotamiento físico, además del maltrato animal, supone un empeoramiento de la calidad del alimento que después vamos a consumir. Para mantenerlas en esa situación y puedan continuar produciendo, les dan piensos enriquecidos con vitaminas y nutrientes.

Gallinas en batería

El código 2 identifica a los huevos de gallinas criadas en el suelo. Son alimentadas con pienso tradicional y viven en naves sobre el suelo, pero sin acceso al exterior. Aunque tienen toda la nave para caminar, no salen de ella. Pueden tener jaulas, pero abiertas para caminar. En este caso, también suelen utilizar el sistema de luz de 24 horas para que no dejen de poner huevos.

Gallinas en suelo en naves

El código 1 identifica a los huevos camperos. Se trata de gallinas criadas en el suelo, en naves o gallineros, pero con acceso a corrales al aire libre. Pero, generalmente, son alimentadas con pienso tradicional.

camperas

Los huevos que se deben consumir son los que portan el código 0, que indica que son de gallinas camperas y de alimentación ecológica. Son alimentadas con cereales ecológicos o pienso natural, sin insecticidas ni componentes transgénicos. No se pueden utilizar hormonas para su cría y el uso de antibióticos está muy limitado.

Gallinas criadas en libertad

Twitter: @_davidhernandez

1 comment for “¡MANDA HUEVOS!

  1. Yanina
    8 agosto, 2014 at 21:32

    Genial informacion, gracias!

Comments are closed.