La visión

La visión

Fue ella quien se metió
tan suave
en mi cabeza
que yo no supe cuándo
dejé de ser yo misma.
Fue ella
quien me vertió su néctar
en los ojos
para que en mi ceguera
sólo hubiera una imagen.
Ella fue
despeinada y rebelde
la que torció mis pasos
hacia el camino único
que marcaba su huella.
Su huella
que mientras avanzaba
iba borrando todo
el principio
y el fin.

ODETTE ALONSO

 Este es uno de mis poemas favoritos. Es el que abre mi libro ” El contenido del silencio”

“La poesía siempre tiene un lugar. Empezando porque los poetas no sabemos vivir sin ella. Creo que es una especie de oxígeno que aunque uno no quiera lo tiene que respirar; si no, no hallas el sentido de la vida. Vamos caminando y empieza uno a ver la vida poéticamente en ciertos momentos; creo que mientras eso nos pase hay en nosotros un lugar para la poesía. Además, hay un lugar para la poesía en todas las personas que se acercan a ella buscando también el sentido de la vida, o de las incertidumbres; o se cuestiona cómo encontrar el camino, o cómo acompañarse en el camino de una presencia amable o a veces un poco agria.”